Especialidades Médicas- Medicina Interna


Emergencias de la hemofilia: ¿cuándo ir al hospital?
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 18 de julio 2008
Aunque se deben tener en cuenta las habituales medidas de primeros auxilios, especialmente el tratamiento de las hemorragias, para las personas que padecen esta enfermedad, es importante saber cuándo se debe acudir a un hospital y con quién se puede consultar

Las habituales medidas de primeros auxilios deben ser tenidas mucho más en cuenta para las personas con hemofilia que para cualquier otra persona, en particular el tratamiento de las hemorragias.

Existe un gran número de pequeñas hemorragias que pueden ser tratadas inicialmente en casa y que pueden ser controladas sin necesidad de acudir al médico. Para ello, es útil almacenar gasas estériles, diversos apósitos, compresas, vendas elásticas, packs de hielo, etc.

Los pequeños cortes, abrasiones y hemorragias nasales deben ser tratadas aplicando presión sobre el área lesionada. Los packs de hielo son siempre útiles puesto que el frío reduce el tamaño del vaso sanguíneo sangrante y puede reducir la cantidad de hemorragia. Cuando se usa un pack de hielo hay que asegurarse siempre de no ponerlo en contacto directo con la piel, sino sobre un paño húmedo, para evitar lesionar adicionalmente la piel.


¿Cuándo ir al hospital?

Es importante saber cuándo se debe ir al hospital y con quién se puede contactar para consultar acerca de un problema de hemorragia antes de que se presente. Determinadas circunstancias personales o condiciones locales pueden modificar la posibilidad de obtener asistencia hospitalaria, pero todas estas situaciones son de las que precisan una consulta rápida y un tratamiento inmediato:

- Dolor en articulaciones o músculos. No esperar a que la hinchazón sea visible

- Hemorragia externa que no puede ser detenida o que recurre después de un tratamiento de primeros auxilios

- Sangre en la orina o en las heces

- Después de una caída con golpe en la cabeza u otra lesión en la cabeza, o si existe dolor de cabeza o náuseas y vómitos prolongados sin otra explicación

- Hemorragia o hinchazón en la zona alrededor del cuello

- Dolor abdominal inexplicable


Coordinación de la asistencia a la hemofilia

A causa de la que la hemofilia dura toda la vida, es deseable la supervisión continua por un equipo médico. En muchos países ello se proporciona por medio de Centros de Hemofilia en donde existe personal especializado en todas las áreas de tratamiento: pediatras, hematólogos, enfermeras, dentistas, fisioterapeutas, cirujanos ortopédicos, asistentes sociales, que ha recibido un entrenamiento especializado.

En los países en los que no existe esta posibilidad, la supervisión asistencial se suele centrar en un hospital general en el que se encuentren representadas todas las especialidades médicas. Un médico interesado asume el papel de responsable y coordinador principal y esta posición le permite organizar las visitas periódicas, supervisar la terapia domiciliaria y se asegura que los procedimientos quirúrgicos se realizan de forma segura y con los apropiados registros en la historia clínica. También es necesario un laboratorio de calidad suficiente para monitorizar el tratamiento de forma adecuada.

Las visitas periódicas continuadas con el mismo equipo asistencial son una parte esencial de una asistencia coherente. Aún cuando el tratamiento temprano de la hemorragia produzca menores complicaciones y mayor calidad de vida, la hemofilia es una enfermedad dolorosa y produce un considerable estrés familiar.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.