Especialidades Médicas- Neurología


El ejercicio regular mejora el rendimiento escolar de niños con TDAH
18 de octubre 2012
Unos pocos minutos de ejercicio físico al día son suficientes para mejorar el rendimiento escolar de niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), según un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Michigan

Ejercicio, posible complemento al tratamiento farmacológico

El nuevo estudio, publicado en Journal of Pediatrics, demuestra que los niños que padecen TDAH mejoran su concentración y se distraen menos después de haber realizado ejercicio físico. Esto, en opinión de los investigadores, confirma que el ejercicio podría ser una herramienta no farmacológica útil para combatir el TDAH. Aunque ya existen diversos fármacos para el tratamiento del TDAH en niños y adolescentes, muchos padres y profesionales sanitarios están preocupados por los posibles efectos secundarios a largo plazo.

En el estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos), participaron cuarenta niños de edades comprendidas entre los 8 y los 10 años, la mitad de los cuales con TDAH. A unos se les pidió que pasaran 20 minutos caminando rápidamente en una cinta ergométrica o leyendo sentados. A continuación, se les hizo contestar a un cuestionario de comprensión oral y a un examen de matemáticas. También tuvieron que jugar a un sencillo videojuego que requería ignorar estímulos visuales para determinar en qué dirección nadaba un pez de dibujos animados.

Los resultados mostraron que los niños que habían hecho ejercicio lo hicieron mejor en todas las pruebas. En el videojuego, los niños con TDAH pudieron aminorar el ritmo después de haber cometido un error para así evitar repetir fallos, algo que resulta muy difícil a las personas con este trastorno. Por tanto, sería recomendable aumentar las horas de ejercicio físico en las escuelas, concluyen los investigadores.

El TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos conductuales más comunes en todo el mundo: afecta a un 5-10% de la población infantil y juvenil. Es un trastorno neurológico provocado por el desequilibrio entre dos neurotransmisores cerebrales, la noradrenalina y la dopamina, lo que afecta a las áreas del cerebro encargadas del autocontrol y del comportamiento. Sus síntomas suelen ser hiperactividad, impulsividad (dificultad para controlar conductas, emociones) y falta de atención (le resulta muy difícil concentrase en una tarea concreta). Es un trastorno predominantemente masculino: el 80% de los afectados son niños. Sus causas son todavía desconocidas, aunque algunos científicos han propuesto la hipótesis de que podría ser provocado por un retraso en el desarrollo de ciertas áreas cerebrales.

Fuente:   Michigan State University (MSU)


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.