Especialidades Médicas- Medicina Interna


El síndrome de fatiga crónica
Autor: Dr. Salvador Giménez - 22 de julio 2003
Todos estamos cansados alguna vez. Muchos podemos sentirnos deprimidos en alguna ocasión. Pero el misterio conocido como “síndrome de fatiga crónica” (SFC) no es como el cansancio o el bajo estado de ánimo que podemos sentir en nuestra vida diaria

El primer signo de esta misteriosa enfermedad conocida como síndrome de fatiga crónica (SFC) es una fatiga o cansancio extremo que aparece súbitamente y que con frecuencia viene y va, y de la que uno no se recupera. Uno se siente demasiado cansado por hacer las actividades diarias normales o se cansa fácil y rápidamente sin razón aparente. Los científicos han comparado este síndrome con la mayor de las “resacas”, pero a diferencia de ella, la gran debilidad del SFC no desaparece tras una buena noche de reposo y sueño. En su lugar, el SFC le roba sigilosamente a uno la energía y el vigor durante meses e incluso años.

Síntomas clínicos

Para muchas personas, el SFC empieza tras un resfriado, una bronquitis, una hepatitis o una infección intestinal. En otras, aparece después de una mononucleosis infecciosa, que reduce temporalmente la energía en muchos adolescentes y adultos jóvenes. Con frecuencia los pacientes afirman que su cansancio comenzó durante un periodo de gran estrés. En otros, el SFC se desarrolla más gradualmente sin que haya un inicio claro de su enfermedad tras un determinado proceso.

A diferencia de la gripe, que generalmente desaparece en unos pocos días, los síntomas del SFC se mantienen o van y vienen con frecuencia durante más de seis meses. Los síntomas más frecuentes del SFC son los siguientes:

Dolor de cabeza Hipersensibilidad de los ganglios linfáticos Fatiga y debilidad Dolores musculares y articulares Incapacidad para concentrase Factores de riesgo

En la década de 1980 el SFC fue estereotipado como “gripe de la yuppie” puesto que los que buscaban ayuda médica por estos síntomas eran principalmente mujeres de treinta y tantos y cuarenta y tantos años, bien educadas y de buena posición social. Sin embargo, desde finales del 1800 se han ido describiendo enfermedades con síntomas parecidos y con distintos nombres. Sin embargo, los médicos han reconocido el síndrome en personas de todas las edades, razas y clases sociales y económicas en muchos países de todo el mundo.

Este síndrome se diagnostica de dos a cuatro veces más frecuentemente en mujeres que en hombres, posiblemente a causa de influencias biológicas, psicológicas y sociales. Por ejemplo:

El SFC puede tener una diferencia de género similar a la de enfermedades como el lupus eritematoso sistémico y la esclerosis múltiple, que afectan más a las mujeres que a los hombres. Las mujeres pueden hablar más con los médicos que los hombres sobre los síntomas sospechosos de SFC Algunos miembros de la comunidad médica y de la población no saben nada del síndrome o son escépticos sobre su existencia Así como los médicos vayan reconociendo y diagnosticando el SFC, cada vez habrá un mayor número de pacientes con este trastorno Puesto que no existen pruebas de laboratorio ni síntomas clínicos específicos del SFC no se sabe cuanta gente puede padecer la enfermedad. Se estima que en nuestro país puede haber hasta 70.000 personas afectadas del SFC.

Diagnóstico del SFC

El diagnóstico de SFC es difícil puesto que tiene los mismos síntomas que muchas otras enfermedades, por ejemplo la esclerosis múltiple o el lupus eritematoso sistémico. Una vez descartadas estas otras enfermedades, cuyos síntomas tardan mucho tiempo en desarrollarse, se establece la sospecha de SFC, para lo cual la enfermedad debe cumplir ciertos criterios.

Desde una reunión de expertos en 1994, un paciente puede ser identificado como que padece SFC si cumple los siguientes dos criterios:

fatiga inexplicable que no se debe a un ejercicio agotador, que no se alivia con el reposo y resulta en una reducción sustancial de los niveles de actividad anteriores, y existen cuatro o más de los siguientes síntomas que aparecen concurrentemente durante seis meses o más: ·         deterioro de la concentración o la memoria

·         dolor de garganta

·         hipersensibilidad de los ganglios linfáticos cervicales o axilares

·         dolor muscular

·         dolor articular múltiple

·         dolor de cabeza

·         sueño no reparador

·         gran malestar tras el ejercicio

Hoy día al SFC también se le denomina como encefalomielitismiálgica, síndrome de fatiga posviral y síndrome de fatiga crónica y disfunción inmune.

Tratamiento

No existe un tratamiento eficaz para el SFC. Aunque no existe un tratamiento específico para el SFC, suele ser útil el tratamiento de los síntomas más prominentes. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar los dolores y a reducir la fiebre. Los antihistamínicos no sedantes pueden ayudar a aliviar los síntomas alérgicos, como la rinorrea.

La falta de un tratamiento eficaz es frustrante tanto para el paciente como para el médico. Los expertos recomiendan unos hábitos de vida saludables:

una alimentación equilibrada reposo físico, emocional e intelectual suficiente, ya que el estrés agrava los síntomas ejercicio habitual, sin que causa más fatiga La evolución de la enfermedad es distinta en cada paciente. Para la mayoría de los pacientes los síntomas alcanzan una meseta rápidamente y luego van y vienen. Algunos se recuperan totalmente, pero no se sabe con qué frecuencia ocurre esto. La terapia cognitivo-conductual y los programas de ejercicio parecen ayudar a algunos. Otros se benefician de los antidepresivos tricíclicos, de los inhibidores de la recaptación de la serotonina, así como de las benzodiacepinas, tal como los pacientes con fibromialgia.

Conclusión

El SFC parece tener interrelaciones entre el sistema inmune y el sistema nervioso central, sobre las que los científicos conocen relativamente poco. Solamente la investigación de este recientemente definido síndrome permitirá ayudar en un futuro, próximo más que lejano, a los que lo padecen.




Comentarios

Virginia
2010-12-10 10:57:47
Hola, mi nombre es Virginia tengo 20 años y decidi buscar informacion en el internet ya que me siento mal, todo el tiempo noto que me faltan energias y me duele el cuerpo como si estuviera engripada.. no sabia que existiera este sindrome , en realidad no se si es lo que me esta afectando.. Pero me quede pensando ya que este año he tenido dos recaidas de Bronquiolitis que no he tratado bien ya que no tome la medicación como correspondia.. Bueno lo que estoy pensando es que voy a ir a una consulta con el medico y le voy a plantear mi problema, tal vez sea solo una falta de vitaminas, pero lo tengo que averiguar.. Gracias por heber subido este documento me ha servido de mucho y tenia la informacion que buscaba y mas.. Saludos


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.