Especialidades Médicas- Reumatología


Tratamiento del lupus eritematoso sistémico
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 10 de mayo 2012
El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria multisistémica de causa desconocida

El lupus se caracteriza por la producción de autoanticuerpos contra múltiples antígenos, produciéndose la inflamación de los distintos órganos. Su principal manifestación cutánea es un eritema (enrojecimiento de la piel), en forma de mariposa que afecta al dorso de la nariz y de los pómulos. Clínicamente se caracteriza por la sucesión de exacerbaciones y remisiones de la enfermedad. Puede producir fatiga, pérdida de peso, fiebre, artritis, afectación renal, convulsiones, psicosis y trastornos gastrointestinales.

Prevalencia de la enfermedad

Su prevalencia se ha estimado entre 25,4 a 42 casos por cada 100.000 habitantes.
Diferentes estudios en Gran Bretaña y Estados Unidos, han llegado a la conclusión que el lupus eritematoso sistémico es de 3 a 6 veces más frecuente en personas de raza negra que en los de raza blanca. Sin embargo en los países africanos se da una baja prevalencia de esta enfermedad, que podría explicarse por el posible efecto protector del paludismo contra el desarrollo de las enfermedades autoinmunes.

El lupus es una patología típica en jóvenes (mayoritariamente se produce entre los 15 y los 40 años de edad). Es mucho más frecuente en mujeres que en hombres. Esta mayor incidencia en las mujeres se hace todavía más patente en la raza negra. Estos dos hechos relacionan el lupus eritematoso sistémico con el predominio del efecto estrogénico durante la pubertad y los años fértiles.

Tratamiento

El tratamiento del lupus eritematoso sistémico debe ser individualizado para cada persona, porque no hay dos pacientes iguales con lupus.

El mejor tratamiento en el lupus es aquel que consigue inactivar la enfermedad con el mínimo número de fármacos administrados.

Existen cuatro grupos de medicamentos utilizados en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico:

1) Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Cada paciente responde de distinta forma tras la administración de una AINE. Se aconseja, si no se producen efectos adversos, administrar durante al menos dos semanas la dosis máxima de un AINE, para evaluar la eficacia en el enfermo de un determinado antiinflamatorio de este tipo.

Son destacables los siguientes efectos secundarios:

  • hepatotoxicidad con el uso de ácido acetilsalicílico, relacionada con la actividad de la propia enfermedad
  • disminución de la función renal, debido al efecto inhibidor de los AINE sobre las prostaglandinas renales
  • reacciones febriles inespecíficas y episodios de meningitis aséptica, descritos durante el tratamiento con ibuprofeno, sulindaco y tolmetina.

2) Corticoesteroides

Son los principios activos más importantes en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico. Se recomiendan corticoesteroides de vida media corta como son la prednisona y la prednisolona.

En ocasiones los pacientes requieren tratamientos prolongados, en otras se administran en períodos de tiempo cortos. Siempre que se desee suspender el tratamiento con este tipo de fármacos, deberá hacerse de forma gradual. El ritmo de disminución de la dosis depende de la dosis inicial administrada y siempre deberá ser pautada por el médico.

En tratamientos prolongados con corticoesteroides, será necesario un tratamiento complementario con calcio, vitamina D y difosfonatos, para evitar problemas de osteoporosis.

3) Antipalúdicos

Los antipalúdicos más empleados en el tratamiento del lupus son la hidroxicloroquinay la cloroquina. Los principales efectos de estos medicamentos son:

  • eficaces en el tratamiento de las lesiones cutáneas
  • disminuyen la actividad del lupus, complementando así el efecto de los AINEs
  • facilitan la disminución de los corticoides administrados

Su principal efecto secundario: la retinopatía, por lesión irreversible de la retina y la mácula. Esto exige la realización de controles oftalmológicos antes de comenzar el tratamiento y después cada 6-12 meses.

4) Inmunosupresores

Estos fármacos actúan más lentamente que los corticoesteroides, por esta razón no son útiles en períodos agudos de la enfermedad e inicialmente deben administrarse con prednisona.

El fármaco inmunosupresor más utilizado y con mayor eficacia en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico es la ciclofosfamida.

Están indicados en casos en que el paciente no responde adecuadamente a tratamiento con corticoesteroides y aquellas manifestaciones especiales en que estudios controlados han demostrado su alta eficacia.

Remisión de la enfermedad

En aquellos pacientes que consiguen mantener una adecuada supresión de la enfermedad, el médico puede suspender todo tratamiento. Las remisiones conseguidas pueden llegar a durar muchos años e incluso llegar a ser permanentes.




Comentarios

ANGHY
2009-10-08 07:57:02
COMO LOGRAR LA RECUPERACION CON UN CUADRO DE DESNUTRICION Y LA PRESENCIA DE ULCERAS EL EL INTESTINO TODO ESTO DEBIDO A UN CUADRO DE LUPUS QUE NO TUVO MANIFESTACIÓN DE MANCHAS EN LA CARA SOLO UN CUADRO DE PERITONITIS MAL TRATADA?


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.