Especialidades Médicas- Neurología


Miastenia gravis
Autor: Dra. Mercè Piera - Revisado: 19 de diciembre 2011
La Miastenia gravis es un trastorno crónico caracterizado por rápida fatiga y debilidad de cualquier músculo que se halla bajo control voluntario

La Miastenia gravis es un trastorno crónico caracterizado por rápida fatiga y debilidad de cualquier músculo que se halla bajo control voluntario. Esta enfermedad es el resultado del fracaso en la comunicación normal entre nervios y músculos.

La debilidad muscular que se experimente mejora con el reposo. En los casos de grado moderado a severo, la miastenia puede causar dificultades para hablar, tragar o respirar, así como debilidad de las extremidades.

Esta es una enfermedad rara pero afecta tanto a niños como adultos. Lo más frecuente es que afecta a mujeres menores de 40 años y hombres mayores de 60. No existe cura para la miastenia, aunque se puede aliviar sus síntomas.

Signos y síntomas

Como ya hemos comentado, la miastenia gravis puede afectar cualquier músculo que se halla bajo control voluntario. Tiene preferencia por ciertos músculos, como los de la cara, ojos, brazos, piernas y aquellos implicados en masticar, tragar y respirar. Los signos y síntomas pueden incluir:

Debilidad de la musculatura facial, incluyendo caída de los párpados Visión doble Dificultar para respirar, hablar, masticar o tragar Debilidad muscular en brazos o piernas Fatiga de aparición súbito o por emociones repetitivas Cuanto más se repite una acción muscular, más empeora la debilidad. En esta enfermedad, se alternan los días buenos con los malos. Sin embargo, puede pasar que remita durante largo tiempo. En raras ocasiones, los problemas para respirar o tragar empeoran, requiriendo asistencia médica.

Causas

En condiciones normales, una sustancia química propia del organismo llamada acetilcolina transmite impulsos nerviosos hacia los músculos. En éstos existen unas áreas especializadas, denominadas uniones neuromusculares, en las que hay unos receptores que reciben los impulsos y señales necesarios para la contracción muscular en los movimientos cotidianos como, por ejemplo, llevarse la cuchara a la boca.

En la miastenia gravis, existe una fracaso en la comunicación entre los nervios y los músculos a causa de un trastorno inmunológico. Por razones desconocidas, esta enfermedad hace que el propio sistema inmune produzca anticuerpos que bloquean o destruyen varios de los receptores (más del 80 por ciento de los mismos). Con tan pocos receptores, los músculos reciben pocas señales nerviosas, causando la debilidad de los mismo.

Se cree que el timo, glándula que forma parte del sistema inmune y que se localiza en el pecho bajo el esternón, puede estimular o mantener la producción de estos anticuerpos. El timo tiene un tamaño considerable en la infancia, pero va empequeñeciéndose a medida que se alcanza la edad adulta. Sin embargo, algunas personas con miastenia gravis tienen un timo anormalmente grande. Cerca de un 15 por ciento desarrolla tumores de timo.

Varios factores pueden empeorar la miastenia gravis, como un resfriado, el estrés o la sobreexcitación.

Diagnóstico

El síntoma clave que apunta la posibilidad de miastenia gravis es la debilidad muscular que mejora con el reposo. Existen varias pruebas para confirmar el diagnóstico como el examen neurológico, la electromiografía, el análisis de sangre (para comprobar la presencia de anticuerpos que se unen a los receptores bloqueando el impulso nervioso) y el test de edrofonio cloridio.

Tratamiento

Aunque no existe cura para la miastenia gravis, se dispone de varios tratamientos, solos o en combinación, para aliviar sus síntomas. Entre los mismos se encuentra:

Medicaciones: Varios fármacos, denominados inhibidores de la colinesterasa, aumentan la comunicación entre los nervios y los músculos. Estos fármacos no tratan el problema subyacente, pero mejoran la contracción muscular. Otras medicaciones son los corticoesteroides que inhiben al sistema inmune, limitando la producción de anticuerpos.

Cirugía: La extirpación del timo (timectomía) produce una marcada mejoría en cerca de la mitad de personas afectadas de miastenia gravis severa.

Plasmaféresis
: Esta técnica implica la eliminación de los anticuerpos que bloquean las señales entres las terminaciones nerviosas y los receptores musculares mediante el paso de la sangre del paciente a través de un filtro. Suele aplicarse en casos graves de la enfermedad. Como parte del tratamiento, puede ser recomendable una terapia física y ocupacional que ayude al paciente el poder realizar sus tareas cotidianas en casa y en el trabajo.




Comentarios

bere
2009-07-22 06:17:42
eso es muy acertado ya que yo padezco esa enfermedad


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.