Artículos de Medicina 21


Cuida tu corazón
Autor: Dra. Mercè Piera - Revisado: 8 de noviembre 2011
La angina de pecho es el dolor u opresión que suele aparecer en el pecho a consecuencia de una falta transitoria de riego sanguíneo en el corazón

¿Qué es una angina de pecho?

La angina de pecho es el dolor, opresión o malestar que aparece generalmente en el tórax a consecuencia de una falta transitoria de riego sanguíneo en el corazón (isquemia miocárdica transitoria)

La angina de pecho se clasifica en:

- Angina de esfuerzo: el dolor está provocado por el ejercicio, sobre todo si éste se realiza después de las comidas o en un ambiente frío, o por emociones intensas. Su inicio suele ser gradual, alcanza pronto la máxima intensidad y desaparece también de forma gradual. Suelen ser episodios de corta duración (de 1 a 10 minutos). El dolor cede con el reposo o el cese de la actividad que lo provocó, salvo en algunos casos de angina prolongada en las que el dolor puede durar más de 30 minutos. En este tipo de angina, el paciente suele conocer qué tipo de actividades de su vida cotidiana la provocan.

La angina de esfuerzo, a su vez, puede clasificarse en:

o Inicial: de antigüedad inferior a un mes

oProgresiva: ha empeorado durante el último mes en cuanto a frecuencia, intensidad, duración o nivel de esfuerzo que la provoca.

oEstable: sus características no se han modificado durante el último mes.

Angina de reposo: se produce de manera espontánea, sin relación aparente con el esfuerzo, su duración es variable y en ocasiones los episodios son muy prolongados, simulando un infarto de miocardio. La angina inicial, la progresiva y la de reposo son formas de evolución imprevisible y de pronóstico variable, por lo que se agrupan bajo la denominación de angina inestable, siendo su tratamiento distinto del de la angina estable. Estos pacientes deben ingresar en una unidad coronaria para establecer el tratamiento más adecuado.

¿Cuáles son sus síntomas?

En general, los pacientes describen el dolor anginoso como una opresión, un peso o una sensación urente que se localiza en la región retroesternal (por detrás del hueso esternón) o en toda la cara anterior del tórax y que se irradia o extiende hacia los brazos, el cuello o la mandíbula. Sin embargo, en otros casos, el paciente nota una molestia vaga que le dificulta la respiración o un dolor que sólo se localiza en el cuello o en la mandíbula o en los brazos o en las muñecas.

El dolor anginoso suele acompañarse de una sensación de angustia y gravedad y, a veces, de palidez, sudoración y palpitaciones. Durante los episodios de angina suele aumentar la frecuencia del pulso y la presión arterial.
El dolor anginoso suele acompañarse de una sensación de angustia y gravedad.

En los casos de angina estable, el electrocardiograma (ECG) es normal en el 50% de los casos, mientras que en los casos de angina inestable la mayoría de los pacientes presentan alteraciones en el ECG.

Según el tipo de angina, se pueden realizar otras exploraciones complementarias, además del ECG, que permiten realizar el diagnóstico y establecer la gravedad y pronóstico de la angina. Dichas exploraciones son: la ergometría o prueba de esfuerzo, la gammagrafía cardíaca de perfusión con isótopos radioactivos y la coronariografía (cateterismo cardíaco).

¿Qué podemos hacer para prevenir una segunda angina de pecho?

Es fundamental controlar los factores de riesgo coronario, por lo que además de controlar enfermedades como la hipertensión, la diabetes o la anemia, si existen, se debe prestar especial atención a la dieta, al abandono del consumo del tabaco y al ejercicio que se realiza.

Debe abandonarse totalmente el consumo de tabaco, ya que esto reduce notablemente el riesgo cardiovascular. Debe limitarse el consumo de alcohol, aunque no es perjudicial el consumo de 1-2 vasos de vino al día. La dieta más recomendable es la mediterránea. Deben evitarse las comidas copiosas y debe restringirse ligeramente el consumo de sal. Debe reducirse el sobrepeso. Debe realizarse actividad física de forma regular, preferiblemente al aire libre y con aumento paulatino del esfuerzo. El tipo de ejercicio se adecuará en cada caso a la sintomatología del paciente. En general, es recomendable caminar entre 4 y 6 Km diarios. Salvo en caso de realizar oficios especiales (pilotos, conductores, trabajos que requieren esfuerzo físico intenso), puede mantenerse la actividad laboral, evitando realizar esfuerzos que provoquen angina o situaciones de estrés excesivo. La mayoría de los pacientes pueden mantener una actividad sexual satisfactoria.




Comentarios

JOSE RICARDO HERNAND
2014-07-25 09:32:02
el dolor en el pecho, se prersenta por amigdalitis crónica? mi hijo tiene 13 años de edad, tiene sobrepeso, y el IMSS no lo ha operado de ls anginas. que me recomiendan? gracias


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.