Artículos de Medicina 21


18 de Octubre: Día Mundial de la Menopausia
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 18 de octubre 2016
La mayor esperanza de vida, las mejoras en la salud y calidad de vida y el avance social y profesional de la mujer son factores que están contribuyendo a cambiar la percepción negativa que hasta hace poco se tenía de la menopausia


La menopausia es una fase de la vida de la mujer que se caracteriza por el cese de la función ovárica, con la consiguiente alteración de los niveles de hormonas, especialmente los estrógenos.

En la menopausia, se asume que la falta de estrógenos produce una sintomatología específica, altera el estado de salud general de la mujer y predispone a una serie de enfermedades. Los objetivos del tratamiento médico en esta época de la vida de la mujer tiene tres objetivos fundamentales:

- alivio de los síntomas
- mantenimiento y mejoría de la salud
- prevención (primaria y secundaria) de enfermedades

Síntomas de la menopausia

La mujer menopáusica busca consejo y consulta médica principalmente por los síntomas y alteraciones de su estado de salud, que aparecen con gran frecuencia, derivados de la falta de estrógenos:

- aumento de peso
- diferentes distribución de la grasa corporal
- aumento del apetito
- astenia, cansancio
- dolor en huesos y articulaciones
- presión precordial
- hipertensión
- dispareunia
- incontinencia de estrés,
- hipersensibilidad mamaria (en la menopausia precoz)


Aumento del riesgo de enfermedades

Tabién se asume que la falta de estrógenos predispone a padecer diferentes enfermedades que deben prevenirse o tratarse, en función de cada caso:

- cardiopatía coronaria
- resistencia a la insulina
- obesidad resistente
- osteoporosis


Recomendaciones de salud

Tanto para el alivio de síntomas de la menopausia, como para el tratamiento de las alteraciones de la salud que se presentan, como para la prevención de las enfermedades en estas mujeres, a todas ellas se les puede hacer las siguientes sugerencias y recomendaciones:


(1)    iniciar una dieta mediterránea comiendo:

- más pan y cereales integrales
- más hortalizas, verduras y legumbres
- más pescado azul: salmón, atún, sardinas, etc.
- más frutas frescas
- reemplazar la carne por el pollo
- no tomar mantequilla
- utilizar solo aceite de oliva
- beber un poco de vino tinto
- tomar infusiones a base de té negro o verde
- comer nueces

(2)    iniciar un programa de actividad física y ejercicio, tanto como sea posible

(3) mantenerse mentalmente activa

(4) reordenar su estilo de vida

(5) tomar los siguientes nutrientes esenciales, a partir de los alimentos o en forma de suplementos

- vitamina A, 4.000 UI / día
- vitamina B6, 5-10 mg / día
- vitamina C, 500-1.000 mg / día
- vitamina D, 400 - 800 UI / día
- vitamina E, 200 - 400 UI / día
- ácido fólico, 0,5 - 1,0 mg / día
- calcio, 500 - 1.000 mg / día
- magnesio, 250 - 400 mg / día
- beta-carotenos, 5.000 UI / día




Comentarios

MP
2009-10-17 13:47:27
Los sudores, diurnos y nocturnos, acompañados de sensación de ahogo o mareo, así como los sofocos con gran sensación de calor y enrojecimiento de la piel de la cara y el cuerpo, son típicos de la menopausia. Además, son síntomas muy frecuentes, que padecen muchas mujeres en esta etapa de su vida. Si bien este proceso fisiológicamente normal de la mujer suele acontencer entre los 50 y los 55 años de edad, en algunos casos puede adelantarse o retrasarse unos años. De manera que la única recomendación que puede hacerse ante la presencia de estos síntomas es la de acudir al ginecólogo para que evalúe, mediante un análisis de sangre, si los niveles de hormonas sexuales femeninas se encuentran en sus concentraciones normales o no, para confirmar o descartar un estado pre-menopáusico, o investigar otras causas de estos síntomas.

María G
2009-10-17 13:42:36
Soy una mujer de 48 años de edad y jamás he tenido ninguna sensación de mareo ni siquiera cuando viajo. Desde hace poco me despierto con una sensación de calor muy fuerte y asustada. Tengo sudores y mareos y me cuesta mucho trabajo poder levantarme y moverme hacia otro lugar. Esto me suele suceder por la noche en mitad del sueño. Durante el día también me entran fuertes ataques de sudor pero no con mareos. ¿Qué puede pasarme?


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.