Artículos de Medicina 21


Lactancia materna, natural y normal
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 27 de julio 2016
La leche materna es la forma óptima de nutrición infantil y se recomienda para los primeros 6-12 meses de edad del recién nacido

Quizá habrá oído a alguna madre decir: "No todas las mujeres pueden amamantar a sus bebés de forma natural." Sin embargo,la lactancia es una actividad natural para una madre, aunque el mejor comienzo es al lado de alguien que le enseñe. Algunas mujeres crecen en culturas y familias donde la lactancia materna es común. Otras conocen a muy pocas madres que lo hagan, lo que limita la posibilidad de aprender tomando ejemplo.

Olvide experiencias anteriores negativas

Quizá intentó en su día amamantar a su primer bebé, se sintió frustrada y abandonó. Recuerde que la lactancia materna requiere paciencia, experimentación y a veces pedir ayuda. Su experiencia anterior no debe limitarle en la presente.

Quizá su madre le dirá: "No entiendo todo este revuelo que se ha armado con el dar de mamar. Cuando yo tenía tu edad, casi ninguna de nosotras amamantábamos a nuestras criaturas" Si habla de los años 50, tiene razón, pero actualmente la lactancia materna se considera más natural y mejor para la madre y el recién nacido.

"La leche materna está cargada de nutrientes
en las proporciones justas de proteínas, vitaminas minerales
y grasas que el recién nacido necesita para crecer"


Todo son beneficios

La Academia Española de Pediatría afirma que la leche materna es la forma óptima de nutrición infantil y se recomienda para los primeros 6-12 meses. Conocer los muchos beneficios de la lactancia puede incentivar aún más a la madre. La leche materna está cargada de nutrientes en las proporciones justas de proteínas, vitaminas minerales y grasas que el recién nacido necesita para crecer. Y más aún, la leche materna contiene anticuerpos que refuerzan el sistema inmunológico del niño frente a las infecciones.

La composición de la leche materna también cambia con el tiempo, adaptándose a las necesidades del niño en crecimiento. No hay fórmula infantil artificial que consiga esto, o que alcance todos los beneficios alimenticios de la leche de la madre. Estos beneficios hacen que valga la pena amamantar al bebé, incluso si trabaja o ha contratado a una canguro. La clave está en aprender a usar un extractor de leche materna.

Aunque el principio es siempre lo más difícil, empiece a dar el pecho a su bebé a las tres horas de su nacimiento. Guíe a su hijo hacia su pezón y sus instintos harán el resto o al menos ayudarán mucho.

"La leche materna contiene anticuerpos que refuerzan
el sistema inmunológico del niño frente a las infecciones"


Consejos prácticos
. Alimente a su hijo tan pronto como muestre signos de hambre. Retrasar su hora de comer podría poner nervioso al bebé y luego costaría mucho calmarlo.
. Siéntese en una postura cómoda. Para evitar dolores de espalda no se recline sobre el bebé o le lleve el pecho a la boca, sino que debe recostar al niño hacia el pezón.
. Siéntese en una silla con un buen respaldo. Otra opción es acostarse de lado con el bebé frente a usted, a la altura del pecho.
. Para empezar a amamantar, hágale notar la presencia del pezón haciéndolo llegar a su labio inferior. Esto originará en el recién nacido un acto reflejo que le hará abrir la boca y empezar a succionar.
. La boca de su hijo debe contener uno o dos centímetros de la areola mamaria, no solamente el pezón. Muchos casos de dolor en el pezón al amamantar se dan por que el bebé no mama de forma apropiada.
. Deje que su hijo marque el ritmo. Recuerde que para el niño amamantar supone una experiencia tan nutritiva como placentera. Quizá se detendrá a descansar, a mirarle o a observar a su alrededor, pero no significará más que un pequeño descanso, no problemas de amamantamiento.
. No tenga prisa al darle el pecho a su hijo. Tómese este momento como un rato de relax y de disfrutar de un tiempo de intimidad con su hijo.
. Durante la alimentación ofrézcale los dos pechos. Vaya alternando el lado con el que empieza. No se concentre en el tiempo que se toma para cada pecho. Debe darle el primer pecho hasta que éste se note más vacío, haga expulsar los gases al bebé y ofrézcale el otro pecho. Es decisión del niño seguir mamando; dependerá del hambre que tenga.
. Observe la manera como el niño deja de mamar. La mayoría dejarán de comer, y se dormirán cuando terminen.
. Al terminar, deje que sus pezones se sequen al aire. Es probable que los tenga un poco irritados las primeras semanas. No obstante, no es normal que existan molestias severas. En caso de que existan deberá consultar a su médico.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.