Artículos de Medicina 21


Fármacos para el tratamiento de la infección por el VIH
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 19 de diciembre 2011
Hoy día existen unos veinte fármacos comercializados en el mundo para el tratamiento de las personas que tienen infección producida por el VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana, la causa del SIDA o síndrome de inmunodeficiencia adquirida

Cuando el SIDA fue reconocido por primera vez en 1981, los pacientes con la enfermedad raramente vivían más de un año o dos. Desde entonces se ha desarrollado un eficaz arsenal de fármacos contra esta infección, que permiten que las personas con el VIH puedan vivir una vida más larga y de mayor calidad. Estos fármacos en conjunto se denominan antirretrovirales, porque el VIH es un retrovirus. El tratamiento contra el VIH también se denomina terapia antirretroviral o TAR, por esta misma razón.

Una vez dentro de la célula, el VIH emplea unos enzimas específicos para sobrevivir. Las dos primeras clases de fármacos antirretrovirales que se emplearon, los inhibidores de la transcriptasa inversa e inhibidores de la proteasa, interfieren con la capacidad del virus de utilizar estos enzimas. Más recientemente se dispone de una nueva clase de fármacos antirretrovirales, los inhibidores de la fusión.

Inhibidores de la transcriptasa inversa. Estos fármacos interfieren con la enzima transcriptasa inversa, que es necesaria para que el VIH pueda producir copias de sí mismo, en el interior de la célula infectada. Son de dos tipos distintos y actúan de forma diferente: Inhibidores nucleósidos o nucleótidos (INTI). Estos fármacos proporcionan bloques falsos para el ADN, lo que produce el bloqueo de la cadena de ADN que emplea el virus para hacer copias de sí mismo. Inhibidores no nucleósidos (INNTI). Se unen al enzima transcriptasa inversa. De manera que el virus no puede llevar a cabo la función de replicarse (copiarse a sí mismo). Inhibidores de la proteasa (IP). Estos fármacos interfieren con el enzima proteasa, un enzima que el VIH utiliza para producir partículas víricas infecciosas. Inhibidores de la fusión. Esta reciente clase de fármacos antirretrovirales actúa cambiando la forma de una proteína de la cubierta del VIH, la gp41. Interfiere con la capacidad de virus de fusionarse y entrar en la célula huésped para infectarla.

Fármacos comercializados para el tratamiento de la infección por el VIH (Comercializados® En España)

INTI

INNTI

IP

Inhibidores de la fusión

Abacavir (ABC; Ziagen®, Trizivir®)

Delavirdina (Rescriptor®)

Ritonavir (RTV; Norvir®, Kaletra®)

Pentafuside

ddC (Zalcitabina; Hivid®)

Nevirapina (NVP; Viramune®)

Saquinavir (SQV; Fortovase®, Invirase®)

ddI (Didanosina; Videx®))

Efavirenz (EFV; Sustiva®)

Indinavir (IDV; Crixivan®)

d4T (Estavudina; Zerit®))

Amprenavir (APV; Agenerase®)

3TC (Lamivudina; Epivir®, Zeffix®; Combivir®; Trizivir®)

Nelfinavir (NFV; Viracept®)

ZDV (Zidovudina, AZT; Retrovir®, Combivit® , Trizivir®)

Lopinavir (LPV; Kaletra®)



Tenofovir (TDF; Viread®)

Atazanavir

Entricitabina

Fosamprenavir cálcico

El tratamiento no cura la infección por el VIH

Los actuales medicamentos no son capaces de curar la infección por el VIH. Ello se debe a que los actuales fármacos pueden suprimir el VIH pero no son capaces de eliminarlo del organismo. Puesto que el VIH puede volverse resistente a cualquiera de estos fármacos, hoy en día se emplea una combinación de fármacos antirretrovirales para suprimir el virus. La combinación de inhibidores de la transcriptasa inversa y de inhibidores de la proteasa es una terapia muy potente y efectiva, que actualmente se denomina terapia antirretroviral muy activa o HAART (highly active antrretroviraltherapy).

Sin embargo, aunque el empleo de la HAART ha reducido mucho el número de muertes a causa del SIDA, esta potente combinación de fármacos no puede suprimir el virus de forma indefinida. Además, al mismo tiempo que las personas con el VIH pueden vivir más tiempo, lo hacen enfrentándose a nuevas enfermedades. Las personas con el VIH que están en tratamiento con la HAART siguen pudiendo contagiar el VIH a otros a través de las relaciones sexuales no protegidas.

Problemas asociados con la toma de fármacos antirretrovirales

Las personas que tienen el VIH deben tomar la medicación en regímenes complicados, con frecuencia varias veces al día, en ocasiones en ayunas. Algunos pacientes tienen dificultades para seguir este complicado régimen, las restricciones alimentarias son difíciles de cumplir y suelen experimentar efectos secundarios desagradables como náuseas o vómitos.

Aparte de los complicados regímenes de dosificación, los fármacos antirretrovirales tienen por sí mismos efectos secundarios. Aparecen cambios metabólicos como alteración de la distribución de la grasa, alteración del metabolismo de la glucosa o de los lípidos, y pérdida de masa ósea.

Algunos de estos fármacos son tóxicos para las mitocondrias, las centrales de producción de energía del interior de cada célula. Los tejidos que requieren elevados niveles de energía, como los músculos y los nervios, son los más afectados por la lesión de las mitocondrias. La fatiga muscular, la insuficiencia cardiaca, la lesión nerviosa, la degeneración del hígado y la inflamación del páncreas suelen asociarse con la lesión de las mitocondrias.

Para reducir la exposición a los fármacos potencialmente tóxicos, se están ensayando distintas estrategias terapéuticas:

- Protocolos de interrupción estructurada del tratamiento

- Empleo de terapias inmunitarias junto con la HAART

- Comparación de diferentes regímenes de dosificación

- Tratamiento retrasado en lugar de inmediato tras el diagnóstico

Nuevos fármacos en la fase de investigación y desarrollo

Investigadores de todo el mundo están desarrollando alrededor de dos docenas de nuevos fármacos para el tratamiento de la infección por el VIH: inhibidores de la proteasa más potentes, inhibidores de la transcriptasa inversa menos tóxicos y nuevos fármacos que interfieren con diferentes pasos del ciclo vital del virus. Entre estos últimos se encuentran:

Inhibidores de la entrada. Fármacos que interfieren con la capacidad del VIH para penetrar en las células. Inhibidores de la integrasa. Fármacos que interfieren con la capacidad del VIH de insertar sus genes en el interior del ADN normal de las células. Inhibidores del ensamblaje y de la siembra. Fármacos que interfieren con las fases finales del ciclo vital del VIH, cuando las nuevas partículas del virus son liberadas a la circulación sanguínea. Moduladores del metabolismo celular. Fármacos que interfieren con los procesos celulares necesarios para la replicación del VIH. Asimismo, los científicos están empleando moduladores del sistema inmunitario para mejorar su respuesta frente al virus y hacer más efectivos los fármacos antirretrovirales ya conocidos y empleados. Las vacunas también están siendo investigadas con este propósito y podrían ayudar a reducir el número de fármacos antirretrovirales necesarios o la duración del tratamiento contra el VIH.




Comentarios

Forte
2009-12-16 08:02:45
Mas que comentario esta es una pregunta para toda la comunidad participante: ¿ Se conoce algun caso en el cual habiendo transcurrido 17 años del posible contagio, en el sujeto empiecen a manifestarse sintomas de sida, tales como: resequedad bucal, artralgias (dolores en las articulaciones), cefalea, perdida leve de memoria, petequias, en el cual la prueba de Elisa haya dado resultados negativos?


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.