Artículos de Medicina 21


Extracto de hojas de alcahofa contra la dispepsia no ulcerosa
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 0 de 0000
Estudios recientes ponen de manifiesto que un tercio de la población española sufre molestias dispépticas, problema que afecta principalmente a mujeres y hombres a partir de los 35 años. La principal causa de este trastorno suele ser una mala alimentación derivada del ritmo de vida actual, el estrés y la tensión nerviosa, que obligan muchas veces a comer en restaurantes comidas pesadas y ricas en grasas

Los efectos beneficiosos de esta planta de la familia de las asteráceas en el tratamiento de disfunciones hepatobiliares y digestivas se encuentran en sus hojas, no en el fruto comestible, que es donde se concentran sus principios activos: los ácidos fenólicos como la cinarina y los flavonoides.

Los médicos aseguran que para digerir 100 g de grasa, el cuerpo necesita como mínimo 20 g de bilis. Sin embargo, el cuerpo sólo dispone de 2 a 4 g que circulan varias veces al día por el intestino. Un preparado a base de extracto de hojas de alcachofa puede ser la solución, gracias a su propiedad estimuladora de secreción de la bilis, con lo que facilita la digestión de las grasas.

El extracto de hojas de alcachofa se obtiene a partir del prensado de las hojas de esta planta, recolectadas un año después de su cultivo y antes de su floración. Al prensarse, estas plantas producen un zumo que se concentra y purifica y se destina a la preparación de extractos. También se puede obtener el extracto de alcachofa a partir de la desecación rápida de las hojas después de trocearlas en porciones pequeñas. La desecación debe realizarse en ambientes muy ventilados y a baja temperatura para que se conserven todos sus principios activos.
 

Colerética, colagoga, hepatoprotectora y antioxidante

En estos últimos años, nuevas investigaciones clínicas han puesto en evidencia que, a dosis elevadas, los “extractos de hojas de alcachofa son capaces de disminuir los niveles plasmáticos de  lípidos   y  de  ejercer  un   importante  efecto  hepatoprotector, gracias a  sus propiedades antioxidantes”. Esta actividad se debe a la acción captadora de los radicales libres que producen la oxidación celular. Están más que demostradas sus propiedades colerética y colagoga, es decir su capacidad de aumentar la secreción de bilis por parte del hígado y también de la almacenada en la vesícula biliar, gracias al principio activo de la cinarina. Por todo ello, se recomienda su uso en caso de dispepsia o cólico biliar, y de insuficiencia hepática. También está muy indicada en casos de hepatitis. Además de reconocer estas acciones, existen otras investigaciones que la apuntan como complemento ideal de las dietas y el tratamiento de la hiperlipemia y la hipercolesterolemia, encaminado a mantener normales los niveles de colesterol.

En la actualidad, el extracto de hoja de alcachofa está inscrito en la Farmacopea Francesa, Brasileña y Rumana, así como en la British Herbal Pharmacopoeia (1996) que lo indica para trastornos hepáticos. Asimismo, la dirección de Farmacia y del Medicamento de Francia en su normativa de 1990, lo recomienda para facilitar las funciones de eliminación renal y digestiva del organismo.

Por su parte, la Comisión E Alemana – agrupación de expertos alemanes en plantas medicinales – viene recomendando el extracto de hoja alcachofa como solución a los problemas dispépticos no ulcerosos, es decir los trastornos que se producen cuando no se digieren bien los alimentos y que provocan digestiones lentas y pesadas, acompañadas muchas veces de aerofagia y meteorismo, gases y ardores. Una recomendación que no sólo se dirige a aquellas personas que sufren a menudo este tipo de trastornos digestivos sino también a aquellos casos puntuales en  que se prevén comidas copiosas o más cargadas de grasas de lo que uno está habituado. La dosis diaria recomendada por la Comisión E es de 6 g de planta o su equivalente en las distintas preparaciones.

Aunque los preparados a base de concentrado de hojas de alcachofa pueden ser de gran ayuda en el proceso digestivo natural de las grasas, expertos en nutrición y alimentación aseguran que también es importante mantener una dieta alimenticia variada; comer diariamente cereales, fruta fresca y verduras; cocinar las comidas con poca grasa; y prestar atención a las grasas ocultas, especialmente de la carne, embutidos y pastelería.




Comentarios

Miguel
2018-05-08 06:53:14
Excelente artículo, felicidades. Saludos.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.