Artículos de Medicina 21


Tratamiento de soporte del mieloma múltiple
Autor: Dr. Salvador Giménez - 26 de febrero 2003
El mieloma múltiple es un tipo de cáncer que afecta un tipo de glóbulos blancos de la sangre que se denominan células plasmáticas

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la extensión del cáncer y de los síntomas del paciente. También se tienen en cuenta la edad del paciente y su estado de salud general. Los médicos especializados en el tratamiento del MM son los oncólogos, los hematólogos y los radiólogos oncólogos.

 

El plasmocitoma y el MM son difíciles de curar. Si bien los pacientes con un plasmocitoma pueden estar libres de síntomas durante largos periodos de tiempo tras el tratamiento, algunos acaban desarrollando un MM. Para los que tienen MM, el tratamiento puede mejorar la calidad de vida gracias al control de los síntomas y las complicaciones de la enfermedad.

Las personas que tienen MM pero no tienen síntomas de la enfermedad, normalmente no reciben tratamiento. Para estos pacientes los riesgos y los efectos secundarios del tratamiento superan a los posibles beneficios del mismo. Sin embargo, estos pacientes deben ser vigilados estrechamente y su tratamiento empieza en cuanto aparecen los síntomas. Los pacientes con MM que necesitan tratamiento, normalmente reciben quimioterapia y en ocasiones radioterapia.

La quimioterapia representa el empleo de medicamentos para tratar el cáncer. Es el principal tratamiento del MM. Se pueden emplear dos o más fármacos que actúan conjuntamente para destruir las células del mieloma. Muchos de estos fármacos se toman por vía oral, otros se inyectan en un vaso sanguíneo. Por una u otra vía, los fármacos viajan a través de la circulación sanguínea y llegan hasta las células del mieloma en cualquier rincón del organismo. Por esta razón a la quimioterapia se la denomina terapia sistémica. Los medicamentos anticancerosos con frecuencia se administran en ciclos, o sea, un periodo de tratamiento seguido de un periodo de reposo, luego otro nuevo tratamiento, otro nuevo periodo de reposo, etc. La mayoría de los pacientes reciben la quimioterapia en su domicilio, como pacientes ambulatorios, o en la consulta del médico. Sin embargo, dependiendo de su estado de salud y de los fármacos que se administran, puede ser necesario el ingreso en el hospital durante el tratamiento.

La radioterapia emplea rayos de alta energía para lesionar las células cancerosas e impedir su crecimiento. En esta forma de tratamiento, una gran máquina envía los rayos sobre el tumor y el área vecina. El tratamiento con radioterapia es terapia local, ya que afecta solamente a las células del área tratada. La radioterapia es el principal tratamiento para las personas que tienen un único plasmocitoma. Normalmente reciben radioterapia cada día de la semana durante 4 a 5 semanas en el departamento de consultas externas de radioterapia del hospital. Las personas con MM en ocasiones reciben radioterapia además de quimioterapia. El propósito de la radioterapia es ayudar a controlar el crecimiento de los tumores en los huesos y aliviar el dolor que causan estos tumores. El tratamiento dura habitualmente de1 a 2 semanas.

Efectos secundarios del tratamiento

Los métodos empleados para el tratamiento del MM son muy potentes. El tratamiento puede ayudar a los pacientes a sentirse mejor gracias al alivio de síntomas como el dolor óseo. Sin embargo, es difícil limitar los efectos de la terapia de manera que se destruyan solamente las células cancerosas. Puesto que también se lesionan células sanas, el tratamiento puede producir efectos secundarios no deseables. Los efectos secundarios sufren que los pacientes durante el tratamiento contra el cáncer varían de una persona a otra. También pueden ser distintos de un tratamiento al siguiente. La planificación del tratamiento intenta producir el mínimo de efectos secundarios. También se vigila estrechamente a los pacientes de manera que se puedan tratar los problemas en cuanto aparezcan.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los fármacos que se empleen. En general, los medicamentos anticancerosos afectan a las células de crecimiento rápido, como las células sanguíneas que luchan contra las infecciones, las células que recubren el interior del aparato digestivo, y las células de los folículos pilosos. Como resultado, los pacientes tienen menor resistencia a la infección, pierden el apetito, tienen náuseas, vómitos o sequedad de boca. Los pacientes también pueden tener menos energía y pueden perder el cabello. Los efectos secundarios de la quimioterapia normalmente desaparecen un tiempo después de la interrupción del tratamiento.

Durante la radioterapia el paciente puede estar más cansado de lo normal. El reposo es importante, pero normalmente se recomienda que el paciente se mantenga lo más activo posible. La piel del área tratada puede ponerse roja o volverse seca. La piel debe exponerse al aire, pero protegerse del sol y los pacientes deben evitar vestir ropas que rocen el área tratada. No deben emplear ninguna loción o crema para la piel sin el consentimiento del médico. Los pacientes pueden tener otros efectos secundarios, dependiendo del área o áreas tratadas. Por ejemplo, la radiación en la espalda puede producir náuseas, vómitos o diarrea a causa de la exposición del tracto digestivo inferior a la radiación. A menudo los médicos deben prescribir medicaciones o sugerir cambios en la alimentación para aliviar estos problemas. Los efectos secundarios normalmente desaparecen de forma gradual tras le interrupción de la radioterapia.

La pérdida del apetito puede ser un problema para los pacientes con MM. Las personas no tienen hambre cuando están incómodas o cansadas. Algunos de los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como las náuseas y los vómitos también pueden hacer más difícil la alimentación. Los pacientes que comen bien, con frecuencia se encuentran mejor y tienen más energía, de manera que la nutrición es importante. Comer bien significa ingerir las suficientes calorías y proteínas para prevenir la pérdida de peso, recuperar las fuerzas y reconstruir los tejidos normales. Muchos pacientes encuentran que comer menores cantidades y más veces al día es mejor que realizar las tres comidas normales.

 

Cuidados paliativos

·         Las complicaciones del MM pueden afectar a muchas partes del cuerpo. La quimioterapia y la radioterapia a menudo pueden ayudar a controlar complicaciones como el dolor, las lesione óseas y los problemas renales. Sin embargo, de tanto en tanto, los pacientes necesitan tratamiento adicional para controlar estos y otros problemas producidos por la enfermedad. Este tipo de tratamiento llamado cuidados paliativos o asistencia de soporte, se emplea para mejorar el confort y la calidad de vida de los pacientes.

·         Los pacientes con MM con frecuencia tienen dolor causado por la lesión ósea o por la presión de los tumores sobre los nervios. El empleo de analgésicos o férulas o collarines cervicales puede aliviar estos dolores. Algunos pacientes encuentran que las técnicas de relajación pueden reducir su dolor.

·         La prevención o el tratamiento de las fracturas óseas es otra parte importante del tratamiento de soporte. Puesto que el ejercicio puede reducir la pérdida de calcio de los huesos, normalmente se recomienda la máxima actividad posible a los pacientes, así como determinados tipos de ejercicios. Si el paciente tiene una fractura ósea, en particular de la columna vertebral, puede ser necesaria la intervención de un cirujano para extirpar el máximo volumen posible de cáncer y reforzar el hueso.

·         Los pacientes con hipercalcemia pueden recibir una medicación que reduzca los niveles de calcio en su sangre. También se les recomienda que beban grandes cantidades de líquidos cada día, si bien algunos pacientes pueden necesitar la administración intravenosa de líquidos. Esta gran cantidad de líquidos ayuda a los riñones a eliminar el exceso de calcio de la sangre y también ayuda a prevenir los problemas derivados del acúmulo de calcio en los riñones.

·         Si los riñones no funcionan bien, puede ser necesaria la diálisis o la plasmaféresis. En la diálisis, la sangre del paciente pasa por una máquina que elimina los desechos y devuelve la sangre limpia al paciente. La plasmaféresis se emplea para eliminar el exceso de anticuerpos producidos por las células del mieloma. Este proceso diluye la sangre, haciendo más fácil el trabajo de los riñones y el corazón.

·         El MM debilita el sistema inmunitario. Los pacientes deben ser muy cuidadosos y protegerse a sí mismos de las infecciones. Es importante que se mantengan alejados de las multitudes y de las personas con resfriados y otras enfermedades infecciosas. Cualquier signo de infección como fiebre, dolor de garganta, tos, debe ser informado inmediatamente al médico. Los pacientes que desarrollan infección son tratados con antibióticos u otros fármacos.

·         Los pacientes que tienen anemia pueden necesitar una transfusión de glóbulos rojos. Las transfusiones pueden ayudar a reducir la dificultad respiratoria y la fatiga que están causadas por la anemia.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.