Artículos de Medicina 21


La diarrea pediátrica y su tratamiento
Autor: Dr. Salvador Giménez - 10 de julio 2002
Definir la diarrea en el lactante resulta difícil, puesto que las deposiciones en esta edad son frecuentes durante el día y en una situación normal pueden ser líquidas

Definir la diarrea en el lactante resulta difícil, puesto que las deposiciones en esta edad son frecuentes durante el día y en una situación normal pueden ser líquidas.

Diremos que se produce diarrea en el lactante en el momento en el que se manifiesta un cambio brusco en el ritmo intestinal normal de defecación del niño. Esta situación comporta un aumento del paso de las heces y las hace más líquidas que las habituales. La diarrea puede acompañarse de vómitos, fiebre, dolor abdominal y deshidratación.

Causas de la diarrea pediátrica

 

Existen numerosas causas capaces de producir diarrea. Generalmente se producen por agentes infecciosos. En nuestro país encontramos habitualmente:

-          Salmonella y Campylobacter: son las bacterias que producen diarreas con más frecuencia en los últimos años. Típicas del verano y del otoño.

-          Giardia lamblia: parásito intestinal que provoca diarreas en ocasiones intermitentes. Muy frecuente en las guarderías.

-          Rotavirus: virus que causa la diarrea más típica en niños de menos de dos años. Muy típico en invierno y se produce en todo el mundo.

Tratamiento

 

La diarrea pediátrica comporta dos riesgos fundamentales: la deshidratación y la desnutrición.

El tratamiento se fundamenta principalmente en evitar en primer lugar la deshidratación y después en instaurar  una realimentación precoz.

Rehidratación oral

La mejor manera de evitar la deshidratación es la rehidratación oral. Este sistema se utiliza desde los años 60, para remplazar las pérdidas de líquidos y electrolitos producidas con la diarrea. La vía oral es la más adecuada. Durante la rehidratación debe evitarse la administración simultánea de otros remedios caseros que puedan producir alteraciones hidroelectrolíticas: zumos de fruta, bebidas de cola...

En el mercado farmacéutico encontramos distintas alternativas. Existen por ejemplo sobres (Sueroral y Sueroral Hiposódico) que deben añadirse en un litro de agua y que deben ser administrados al niño a lo largo del día. La preparación sólo es válida durante 24 horas. Últimamente se ha comercializado una rehidratación lista par su uso, 1 litro y con sabor a frutas (OralSuero).

La solución debe administrarse en pequeñas cantidades y en intervalos cortos de tiempo. Poco a poco se puede ir aumentado el volumen de solución administrado.

Realimentación precoz

Las últimas investigaciones indican que el ayuno durante el proceso diarreico no está indicado.

Tras la hidratación inicial ya tolerada por el niño, se recomienda proseguir con la alimentación habitual. En los lactantes se continuará con la lactancia natural o artificial.

El ayuno durante el proceso diarreico no está indicado

Las leches formuladas sin lactosa, se administrarán sólo en caso de fracasar con la realimentación inicial, si se produce una deshidratación severa o si se sospecha de intolerancia a la lactosa (el parásito intestinal Giardia lamblia produce con frecuencia intolerancia a la lactosa).

En niños más mayores se aconseja alimentos como: arroz, patatas, zanahoria, pasta, cereales, tostadas, carne magra, yogur, plátano, manzana...etc. Están desaconsejados los alimentos grasos y ricos en azúcares. 

Nuestro pediatra, podrá aconsejarnos sobre el menú más adecuado en función de la edad del niño, en caso de producirse diarrea.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.