Artículos de Medicina 21


La mamografía
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 19 de octubre 2016
Las mamografías periódicas disminuyen un 30% la mortalidad por cáncer de mama en las mujeres sometidas a esta exploración diagnóstica

La mamografía consiste en la observación del tejido mamario gracias a la radiología, es decir, es una radiografía del pecho femenino. Para hacer resaltar más la textura del tejido de la glándula mamaria la radiación de la mamografía es de baja densidad. Las dosis de radiación con los rayos X son tan bajas, que no suponen riesgo alguno para la paciente, a pesar de la repetición de la prueba varias veces a lo largo de la vida.

La mama a explorar se sitúa en una plataforma especial destinada a tal efecto, mientras otra plataforma o cristal comprime la mama por el lado contrario. Habitualmente se obtienen dos proyecciones de cada mama: una en su eje horizontal y otra en el vertical.

Preparación de la paciente

No precisa preparación previa de la paciente, excepto limpieza de la piel, pues restos de cremas o de polvos de talco, maquillaje, etc., pueden contener gránulos radioopacos, que se observan en la mamografía como puntos blancos, lo cual puede confundir la imagen.

Los inconvenientes de la mamografía son mínimos. Se limitan al escaso dolor o molestia que puede ocasionar la compresión del pecho durante la mamografía.


¿Qué puede detectar la mamografía?

Las indicaciones de la mamografía son dos:

1. Estudio de una tumoración mamaria sospechosa de ser de origen canceroso

2. Detección de cáncer de mama en mujeres sin síntomas

La mamografía detecta masas mamarias como un aumento de densidad de la textura del tejido mamario. Pero no puede distinguir entre masas de contenido sólido (fibromas, tumoraciones) y líquido (quistes). Por ello, en algunos casos se suele solicitar la realización de una ecografía de la mama.

¿Quién y cuándo debe someterse a una mamografía?

Las mamografías periódicas disminuyen un 30% la mortalidad por cáncer de mama en las mujeres sometidas a esta exploración diagnóstica. Y puesto que el cáncer de mama es la principal causa de cáncer entre las mujeres, se recomiendan exploraciones periódicas, incluso en mujeres sin síntomas.

· antes de los 50 años, una mamografía inicial a los 40 años y repetir cada 3 años hasta los 50 años

· entre los 50 y 70 años, una mamografía cada 2 años

· en los casos de parientes de primer grado con cáncer de mama en edad premenopáusica, mamografías periódicas a los 35 años con intervalos variables en función de cada caso individual.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.