Artículos de Medicina 21


Fibromas uterinos
Autor: Dra. Mercè Piera - 7 de marzo 2002
Los fibromas uterinos también denominados leiomiomas o fibroides son el tipo de tumoraciones del sistema reproductor de la mujer más frecuentes

Los fibromas uterinos también denominados leiomiomas ofibroides son tumoraciones de músculo liso y tejido conectivo que se forman en la pared uterina. Son el tipo de tumoraciones del sistema reproductor de la mujer más frecuentes, considerándose que entre un 20 y un 30 por ciento de las mujeres en edad reproductora los tienen. En casi todos los casos son benignos y no se asocian a un mayor riesgo de cáncer de útero. Su tamaño es muy variable desde microscópicos hasta un volumen que ocupa toda la cavidad uterina.

¿Por qué se producen?

Aunque se desconoce su causa concreta, se cree que cada tumor se origina a partir de una célula de un músculo aberrante en el útero. El crecimiento del tumor está influenciado por el nivel de estrógenos.

¿Qué mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar fibromas uterinos?

Se ha sugerido que los fibroides pueden crecer con la terapia estrogénica (como los anticonceptivos orales) o con el embarazo. Su crecimiento parece depender de la estimulación estrogénica regular, presentándose raramente antes de los 20 años y disminuyendo después de la menopausia. A medida que una mujer con fibromas menstrua, los fibromas probablemente continúan creciendo, aunque este crecimiento suele ser muy lento.

¿Qué síntomas dan?

Las mujeres con fibromas uterinos pueden no tener síntomas o tener de ligeras a importantes molestias. Entre los síntomas hallamos:

Reglas abundantes o prolongadas Sangrado anormal entre dos reglas Dolor pélvico por la compresión del tumor sobre los órganos vecinos Mayor frecuencia urinaria por la presión de la tumoración sobre la vejiga Dolor en la zona lumbar de la espalda Dolor al mantener relaciones sexuales Una masa firme, con frecuencia localizada en la mitad de la pelvis que el médico puede palpar. En algunos casos, las reglas abundantes o prolongadas y el sangrado anormal entre las mismas puede ser causa de anemia.

¿Cómo se diagnostican?

El examen pélvico realizado por el ginecólogo revela un útero de forma irregular, lleno de bultos o agrandado. Frecuentemente, este diagnóstico es fidedigno, sin embargo, en ocasiones, el diagnóstico es dificultoso, especialmente en mujeres obesas. Los fibromas pueden confundirse con tumores ováricos, procesos inflamatorios de las trompas y embarazo. Por este motivo, puede ser necesario hacer una ecografía transvaginal o pélvica para confirmar los hallazgos. Incluso puede requerirse un raspado uterino o una laparoscopia pélvica (procedimiento quirúrgico para examinar y tratar los órganos abdominales y pélvicos a través de un pequeño instrumento quirúrgico – el laparoscopio – que se inserta en el abdomen por el ombligo) para descartar otras patologías potencialmente malignas.

¿Cuál es su tratamiento?

Los métodos de tratamiento dependen de la severidad de los síntomas, la edad, la historia reproductiva, el deseo de futuros embarazos, la salud general y las características de los fibromas.

¿Qué pronóstico tienen?

Previamente a la menopausia, los fibromas suelen crecer lentamente. Las mujeres que se sabe que tienen fibromas y que desean tener hijos, es aconsejable que los tengan a edades no muy avanzadas. Como regla general, los fibromas no interfieren en la fertilidad, sin embargo y en ocasiones, el tumor puede bloquear las trompas de Falopio impidiendo que los espermatozoides lleguen hasta el óvulo. En algunos casos, los fibromas pueden impedir que el óvulo fecundado se implante en el útero. No obstante, existen tratamientos adecuados para restablecer la fertilidad.

Los fibromas pueden ser causa de infertilidad

Una vez se produce el embarazo, los fibromas existentes pueden crecer debido al mayor flujo sanguíneo y al mayor nivel de estrógenos. Los fibromas suelen volver a su tamaño original después del parto. La mayoría de mujeres pueden llegar hasta el final del embarazo, pero algunas sufren partos prematuros debido a la falta de espacio en la cavidad uterina. Puede llegar a ser necesario hacer un parto por cesárea en los raros casos que los fibromas bloquean el canal del parto o que la posición del bebe impide un parto por vía natural.

Después de la menopausia, raramente se desarrollan nuevos fibromas y los que ya están presentes suelen reducirse.




Comentarios

elizabeth
2013-10-14 06:48:25
mi novio tuvo una relacion durante 9 meses sostuvo relaciones sin proteccion, cuando me conocio a mi la quiso dejar pero le dijo q estaba embarazada, yo tengo con el 6 meses y soy muy fertil y no me ha embarazado, el tiene fibromas en la piel sera infertil

paulina
2013-08-12 07:31:04
Hola: tengo 4 semanas de embaarazo, un utero iiregular y miomas, que tan complicado es eso??

yny
2011-02-24 07:42:14
tengo 58 anos, ya menospausica, pero tengo un fibroma de tamano de una toronja o pelota de footbal, no tengo sintomas , a menos que haga ejercicio de caminadora con inclinacio, de resto no siento nada, me deberia hacer la histerectomia? y si no me la hago que pasaria en el tiempo, se podra convertir en cancer?


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.