Enfermedades - SIDA


Prevención en la transmisión sexual del SIDA
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 30 de noviembre 2011
Uno de los factores de riesgo más importantes en el contagio del SIDA son las relaciones sexuales. Pero no por ello debemos renunciar a su práctica. Se pueden tomar medidas simples para poder desarrollar una vida sexual sana y segura.

Es muy importante saber que:

Cualquier persona que mantenga relaciones sexuales de penetración con otra persona sin ningún tipo de prevención puede infectarse por el HIV, si la pareja se encuentra infectada.

Aunque cuántas más relaciones sexuales de riesgo se tengan sin precaución la probabilidad de infección es más grande, la existencia de una sola relación puede ser suficiente para adquirir el virus.

La seguridad frente al contagio sexual es total si se evitan las relaciones sexuales de penetración. Los besos, las caricias y la masturbación mutua no transmiten el virus.

Esta demostrado que el preservativo es un método efectivo para prevenir la infección por microorganismos de transmisión sexual (gonorrea, herpes, hepatitis B, etcétera). Por eso, se ha de utilizar siempre en las relaciones donde haya penetración, ya sea anal o vaginal.

El preservativo es un método efectivo para prevenir la infección por microorganismos de transmisión sexual. Se ha de utilizar siempre en las relaciones donde haya penetración, ya sea anal o vaginal.

Si la persona ya esta infectada, el preservativo evitará el riesgo de contagiar a la pareja y de volverse a infectar por el HIV, si esta pareja está infectada. El hecho de volverse a infectar por el virus (reinfección) puede contribuir a un desarrollo más rápido del SIDA.

Cómo se utiliza ADECUADAMENTE el preservativo masculino

Hay que elegir un preservativo de látex que cumpla la normativa de la CE. Es importante tener en cuenta la fecha de caducidad, porque la resistencia del látex se puede reducir con el paso del tiempo.

Se debe utilizar un preservativo de látex que cumpla la normativa de la CE. Es importante tener en cuenta la fecha de caducidad.

Los preservativos se han de guardar en lugares secos y protegidos del calor, ya que con el calor se pueden deteriorar y romperse con facilidad.

La colocación es muy importante y debe hacerse al producirse la erección, antes de que se inicie la relación de penetración. El preservativo ha de deshacerse presionando con los dedos el receptáculo, de manera que cubra el pene hasta su base y que quede bien ajustado, para evitar que se desprenda.

El preservativo se ha de mantener hasta el final de la relación, y sacarlo cuando el pene aún conserva una cierta erección, para impedir que el semen caiga en el interior de la vagina o en el interior del recto.

Una vez sacado, se hará un nudo en el extremo abierto para evitar el derrame del semen, y se tirará a la basura.

Para cada penetración, hay que usar un preservativo nuevo.

Se ha de evitar la utilización de lubrificantes aceitosos como la vaselina, la parafina o la lanolina, pues disminuyen la resistencia del látex. Es preferible utilizar lubrificantes acuosos como la glicerina.

Hay muchas maneras de expresarse sexualmente que no comportan riesgo de infección, como son las caricias, la masturbación mutua y los besos.

Medidas generales de prevención del SIDA

Como medida general para no contagiarse por el virus, la higiene es imprescindible.

En los servicios de atención al público que trabajen o utilicen instrumentos que pueden estar en contacto con la sangre, hay que exigir una elemental regla de higiene: LA ESTERILIZACIÓN del instrumental o su DESINFECCIÓN antes de cada uso. De esta manera, perforarse la oreja, tatuarse, depilarse eléctricamente... no será un peligro.

En los servicios médicos y odontológicos, y en tratamientos de acupuntura, hay que tener en cuenta el seguimiento de una correcta higiene y utilizar en cada visita instrumentos debidamente desinfectados/esterilizados.

En casa, constituye una medida de higiene básica el hecho de que cada miembro de la familia utilice de forma personal los útiles de limpieza corporal, como son los cepillos de dientes, las hojas de afeitar, etc.

De todas formas, si se convive con una persona infectada, el riesgo de contagio a través de objetos domésticos, si es que lo hay, es muy bajo. La cantidad de sangre que puede haber en una hoja de afeitar o en un cepillo es muy escasa y, además, el virus del SIDA es muy poco resistente a las condiciones ambientales.



Vivir sin migraña

Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.