Enfermedades - Obesidad


La celulitis y su tratamiento
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 0 de 0000
La celulitis es una alteración de la superficie de la piel que afecta al 95% de las mujeres

Ahora que terminan las vacaciones para la mayoría de nosotros, es el momento ideal para empezar a abordar el problema de la celulitis. Nos quedan por delante unos meses de tratamiento en los cuales podemos eliminar desde casa los excesos del verano y ponernos a punto para la próxima temporada. 

La celulitis es una alteración de la superficie de la piel
que afecta al 95% de las mujeres

Se sitúa básicamente la región pélvica, en las extremidades inferiores y en el abdomen.La causa de esta alteración es una sobrecarga de grasa localizada, provocada por el aumento de tamaño de los adipocitos (son las células grasas situadas en la hipodermis). Las modificaciones en la textura del tejido subcutáneo, provocan la aparición de nódulos celulíticos, denominados “piel de naranja”. La celulitis suele ir acompañada de retención de agua, grasas y toxinas en el espacio intersticial, problemas de circulación sanguínea  y de una desorganización del tejido conjuntivo subcutáneo.

Tratamiento higiénico-dietético

El tratamiento de la celulitis comienza por el establecimiento de unas correctas medidas higiénico-dietéticas.

Medidas generales:

- Monitorización de la dieta. Se recomienda evitar dietas hipercalóricas, un exceso de grasas y de carbohidratos, el exceso de sal, el consumo de tabaco, café, bebidas con gas, alcohol y los alimentos precocinados y muy condimentados. Se aconseja un aporte de fibra adecuado para evitar el estreñimiento. Es recomendable no comer entre horas y respetar un horario regular de comidas. Es importante evitar las variaciones bruscas de peso.

- Practicar ejercicio con regularidad. La falta de actividad física predisponen a la agravación de la celulitis. También se desaconseja permanecer periodos de tiempo largos en la misma posición (de pie o sentada) y cruzar las piernas.

- Controlar la ansiedad y el estrés. Está demostrado que los trastornos psicológicos favorecen el proceso de formación de celulitis.  

- Evitar baños o duchas con agua muy caliente.  Acabar el baño o ducha con un chorro de agua fría, desde los tobillos hasta las nalgas ayudará a estimular la circulación y evitar la agravación del proceso. Se desaconseja el uso de ropas ajustadas y tacones.

Tratamiento dermocosmético

La celulitis no conoce todavía un tratamiento efectivo comprobado. La clave consiste en la detección precoz y la instauración del tratamiento en la fase inicial de esta alteración. A partir de este momento, el tratamiento debe ser constante y sin interrupciones.

El tratamiento dermocosmético continuado mejora el aspecto y la textura de la piel afectada, limita las acumulaciones de grasa y previene complicaciones derivadas del proceso celulítico.

¿Cómo utilizar un producto anticelulítico?

- Aplicar el anticelulítico todos los días del año, una o dos veces al día.

- Se recomienda una exfoliación previa en las zonas que van a ser tratadas (gel de ducha exfoliante, guante de crin...).

- Realizar antes de su administración un masaje suave que active la circulación (la ducha es un buen momento para realizar este tipo de masaje).

- Durante la aplicación, la piel debe encontrarse totalmente seca. El cosmético debe ponerse realizando un masaje circulatorio ascendente.

¿Cómo escoger un buen anticelulítico?

En el mercado existen multitud de preparados para el tratamiento dermocosmético de la celulitis. Es conveniente escoger un producto con unas buenas características organolépticas y una formulación que permita la fácil aplicación del preparado, una buena extensibilidad y rápida absorción (geles, cremigeles y emulsiones).  Lo ideal es que la aplicación del anticelulítico represente cada día un momento de placer y bienestar para la piel.

Actualmente la formulación de estos preparados incluye multitud de principos activos que intervienen en distintos niveles del proceso anticelulítico. Enumeraremos algunos de ellos, para tenerlos en consideración a la hora de elegir un buen anticelulítico: cafeína, L- carnitina, phloridizina (extracto del manzano), colagenasas, elastasas, hidrolasas, oligoelementos (cinc, cobre, cobalto, manganeso), derivados del yodo, vitaminas (E, A, B, C...), mentol, aceites esenciales y diversas plantas de acción anticelulítica (castaño de indias, abedul, ananas, castaño de indias, centella, garcinia, ginkgo, hiedra, meliloto, rusco, salvia...), entre otros.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.