Enfermedades - Infecciones nosocomiales


Las muertes causadas por infecciones nosocomiales han aumentado de forma importante durante los últimos diez años
22 de marzo 2012
Un informe presentado recientemente por el Centro para Control de Enfermedades (Center for Disease Control, CDC) de los EE.UU revela que entre 1999 y 2007 el número de muertes causadas por infecciones bacterianas ha aumentado de 7 a 17.000 al año en los EE.UU. de estas defunciones, unas 14.000 están vinculadas a casos de diarrea provocadas por la bacteria Clostridium difficile.

En España y en otros países desarrollados la mortalidad por bacterias patógenas resistentes a los antibióticos también ha aumentado durante la última década; en Europa, cada año se producen 37.000 fallecimientos por infecciones contraídas en centros sanitarios.

La mayor parte de las muertes son causadas por la bacteria Clostridium difficile, que suele contraerse en hospitales y residencias de ancianos, en especial por pacientes que han estado tomando antibióticos. La bacteria se ha hecho cada vez más virulenta y resistente al tratamiento durante la última década, advierten los expertos del CDC. En este sentido, es muy importante tomar antibióticos sólo cuando estos son realmente necesarios, pues las personas que toman antibióticos corren un riesgo de 7 a 10 veces mayor de contraer una infección por Clostridium difficile durante el mes siguiente al tratamiento, y un triple riesgo durante los dos meses siguientes.

Clostridium difficile se transmite por la ruta fecal-oral; en personas sanas, la flora intestinal suele contrarrestar los efectos de la bacteria. No obstante, las personas que toman antibióticos tienen la flora intestinal debilitada, con lo que la bacteria provoca diarrea nosocomial (nosocomial sería aquella enfermedad o infección contraída en un hospital o centro de salud) que en algunos casos puede provocar deshidratación y muerte, en especial en ancianos. Las esporas de esta bacteria pueden sobrevivir durante semanas fuera de un cuerpo humano, y el jabón y los desinfectantes de manos habituales no son eficaces para eliminarlo; es necesario limpiar con lejía o con otros tipos de desinfectantes las zonas contaminadas. En este sentido, la higiene de manos del personal sanitario es importante para evitar la propagación de la bacteria entre los pacientes de hospitales y residencias de ancianos. Se han llevado ya a cabo campañas de prevención e imposición de protocolos de higiene de manos entre el personal sanitario de diversos hospitales de Europa y EE.UU. En Europa, el Parlamento Europeo ha puesto en marcha un proyecto legislativo contra el contagio hospitalario; el proyecto busca reforzar la formación del personal sanitario para prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas, manteniendo los niveles de limpieza e higiene más elevados posibles. La resistencia de las bacterias a la acción de los antibióticos debe ser uno de los temas centrales de la formación continuada del personal sanitario.

No obstante, en muchos centros sanitarios el nivel de higiene sigue siendo deficiente. Prácticamente todas las infecciones por Clostridium difficile (un 94%) proceden de hospitales y otros centros sanitarios, por lo que, afirman los autores del informe del CDC, médicos, celadores y personal sanitario en general debería tomar un papel activo en la lucha contra las infecciones bacterianas en hospitales.

Fuente:   Center for Disease Control, CDC


Comentarios

Víctor Espinal
2014-09-15 08:49:30
cual o cuales son las bacterias ) nosocomial ) más resistentes a los tratamientos y con que tratamiento se pueden conbatir


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.