Artículos de Medicina 21


Tratamiento del hipotiroidismo
Autor: Dr. Salvador Giménez - 17 de enero 2003
El hipotiroidismo es un trastorno frecuente que presenta una incidencia muy superior en el sexo femenino y que, en sus formas leves, a veces no se diagnostica hasta pasado un largo periodo de tiempo

Se denomina hipotiroidismo a la situación clínica caracterizada por un déficit de secreción de hormonas tiroideas, debido a una alteración de la propia glándula (hipotiroidismo primario) o por un déficit de estimulación de la TSH (hipotiroidismo secundario).

El hipotiroidismo es un trastorno frecuente que presenta una incidencia muy superior en el sexo femenino y que, en sus formas leves, a veces no se diagnostica hasta pasado un largo periodo de tiempo.

Tratamiento preventivo

El bocio endémico aún existe en varias regiones de España como los Pirineos, la Cordillera Cantábrica, las Hurdes, comarcas de Extremadura, Teruel, la Meseta y la isla de La Palma en Canarias.

Se le ha relacionado con falta de yodo en el agua, aislamiento geográfico, bajo nivel económico y alimentos con efecto antitiroideo como las verduras del género Brassica (col, coliflor, berzas, rábanos, berros).

Las medidas de profilaxis con yodo en la sal, aceite o en los depósitos de agua ha demostrado ser de gran efectividad en la prevención del bocio endémico y del hipotiroidismo infantil o cretinismo.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento del hipotiroidismo radica en el aporte de L-tiroxina sódica por vía oral. Estos comprimidos se absorben por vía digestiva, consiguiendo un rápido aumento de los niveles sanguíneos de T4 libre a las 1-6 horas de su administración, que debe ser cada 24 h en toma única diaria y preferentemente en ayunas.

Se empieza con dosis bajas de 50 mg al día y se va aumentando cada 3-4 semanas, hasta que los controles analíticos indican la normalización de TSH.  En pacientes ancianos o cardiopatas la dosis inicial de tratamiento debe reducirse a 25 mg al día para evitar alteraciones del ritmo cardiaco y anginas de pecho.

En el caso de vómitos o intolerancia digestiva, también se dispone de L-tiroxina sódica para su uso parenteral (IM, IV) en viales de 500 mg.

La dosis del fármaco se controla mediante análisis de sangre periódicos

Posteriormente, se llevan a cabo controles periódicos de TSH cada 6 meses: si los niveles de la hormona están disminuidos debe reducirse la dosis de tratamiento, si están aumentados debe elevarse la dosis, y si se mantienen en la normalidad debe seguirse con la misma dosis.

El hipotiroidismo subclínico se trata únicamente si la TSH duplica su valor normal. En caso contrario, solamente deben hacerse controles de la hormona cada 6 meses.

El hipotiroidismo no tratado en la mujer gestante está asociado a un incremento de la mortalidad fetal y maternal. En este caso, puede ser necesario incrementar la dosis habitual de L-tiroxina pues las necesidades de la paciente en estado son mayores.


 




Comentarios

DENIS
2010-01-26 07:16:49
QUIERO SABER LAS CONTRAINDICACIONES DE LA LEVOTIROXINA SODICA,LLEVO 15 AñOS TOMANDOLA


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.