Artículos de Medicina 21


Tratamiento de la infección por VIH
Autor: Dr. Salvador Giménez - 29 de noviembre 2002
El tratamiento del SIDA ha evolucionado considerablemente debido fundamentalmente a dos hechos: el conocimiento de la cinética viral y las innovaciones en el tratamiento antirretroviral

Según el informe anual conjunto de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), los afectados de SIDA se elevan a 42 millones, alcanzando por igual a hombres y mujeres. Las manifestaciones clínicas de la enfermedad se producen cuando el sistema inmunitario no es capaz de vencer la infección por el virus. Su tratamiento ha evolucionado considerablemente debido a dos hechos fundamentalmente: el conocimiento de la cinética viral y las innovaciones en el tratamiento con fármacos antirretrovirales.

Por un lado se ha añadido un nuevo parámetro de evaluación de la progresión de la enfermedad. El recuento ya tradicional de los linfocitos CD4 mide el estado de las defensas, un recuento bajo de células CD4 indica una fase avanzada de la enfermedad. El nuevo parámetro es la medida de la carga viral, es decir el número de cadenas de ARN viral por ml de plasma,  que indica la agresividad del virus invasor.

También se han introducido mejoras en el tratamiento antirretroviral. La tendencia es clara: un tratamiento precoz y la combinación de varios fármacos para maximizar la eficacia y minimizar la aparición de resistencias. La principales limitaciones de la politerapia son de tipo económico y la aparición de reacciones adversas.

La tendencia es clara: un tratamiento precoz y la combinación de varios fármacos para maximizar la eficacia y minimizar la aparición de resistencias.

Actualmente se está ensayando con éxito la administración de hasta seis antirretrovirales con estructuras y mecanismos distintos.

Citaremos los distintos grupos de fármacos disponibles en el tratamiento del SIDA, incluyendo los nuevos productos comercializados recientemente. El tratamiento antiretroviral será individual para cada paciente en función de la carga viral, el recuento de células CD4 y los antecedentes de resistencias y efectos secundarios al tratamiento previo.

Inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (INTI)

 

Los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa fueron los primeros medicamentos disponibles en el tratamiento contra el VIH.

 

Fueron los primeros medicamentos efectivos contra el VIH. Su actividad consiste en impedir la síntesis de DNA viral a partir de la cadena de ARN infectante. En este grupo de fármacos se incluye: zidovudina (Retrovir), lamivudina (Epivir), didanosina (Videx), zalcitabina (Hivid), estavudina (Zerit), abacavir (Ziagen)y tenofovir (Viread). Este último autorizado para su comercialización por la Comisión Europea el día 5 de febrero de 2002.

El día 5 de febrero de 2002 la Comisión Europea autorizó la comercialización de tenofovir.

La zidovudina fue el primer medicamento comercializado para el tratamiento del SIDA, se considera la base del tratamiento porque es el fármaco de este grupo con más experiencia clínica. La zidovudina puede asociarse a lamivudina (Combivir) porque esta combinación es más potente que la zidovudana sola y no produce un incremento exagerado de los efectos adversos.

Los principales efectos secundarios dentro de este grupo de fármacos son los siguientes: zidovudina y en menor intensidad lamivudina, producen toxicidad hematológica (neutropenia y anemia) y gastrointestinal (náuseas). Abacabir da lugar a reacciones de hipersensiblidad en un 3% de los casos. Didanosina, estavudina y zalcitabina pueden presentar riesgo de neuropatía periférica y pancreatitis. Tenofovir suele producir problemas de tipo digestivo (diarrea, náuseas y vómitos) e hipofosfatemia.

Inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa (INNTI)

Son fármacos que interfieren directamente en la actividad de la transcriptasa inversa con la particularidad que su estructura química es distinta a los nucleósidos antirretrovirales. Los principios activos incluidos en este grupo son: efavirenz (Sustiva) y Nevirapina (Viramune).

Estos medicamentos no parecen presentar resistencia cruzada con los INTI, especialmente si se trata de zidovudina

Inhibidores de la proteasa (IP)

 

Son fármacos que inhiben la enzima proteasa, responsable de cortar los precursores de las proteínas virales y favorecer la formación de unidades estructurales de los virus no efectivos.  Dentro de este grupo se encuentran los siguientes principios activos: amprenavir (Agenerase), indinavir (Crixivan), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir), saquinavir (Fortovase, Invirase), lopinavir (Kaletra, medicamento comercializado más recientemente de este grupo que contiene lopinavir y ritonavir).

Lopinavir es el último inhibidor de la proteasa comercializado en España.

Lopinavir es el último inhibidor de la proteasa comercializado en España. Se encuentra asociado al fármaco ritonavir, porque esta combinación obtiene niveles séricos de lopinavir muy superiores a los que se obtendrían si este fármaco se administrara en solitario. 




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.