Artículos de Medicina 21


Tendinitis
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 14 de marzo 2008
La tendinitis es la inflamación o irritación de un tendón, el cordón grueso fibroso que fija el músculo al hueso. Esta enfermedad que produce dolor y molestias justo por fuera de la articulación, es más común en el hombro, el codo y la rodilla, pero también puede aparecer en la cadera y la muñeca

Normalmente, los tendones están envueltos en una vaina de tejido similar al que recubre las articulaciones y que se denomina tejido sinovial. Este tejido está sujeto a esguinces y estiramientos, a traumatismos directos y a enfermedades inflamatorias. La causa más común de tendinitis es el traumatismo o sobreuso durante el trabajo o el deporte. Ocasionalmente, la responsable de la inflamación es la infección del interior de la vaina del tendón. La tendinitis puede asociarse también a artritis reumatoide.

Si la tendinitis es severa y termina con la rotura del tendón, suele ser necesaria su reparación quirúrgica. Es casi siempre necesario en caso de rotura del tendón de Aquiles, justo por encima del talón. Pero, en muchos casos, el reposo y las medicaciones para el dolor y la inflamación son los únicos tratamientos necesarios. También se pueden adoptar unas sencillas medidas preventivas para reducir las probabilidades de desarrollar una tendinitis.

Signos y síntomas

La tendinitis produce dolor, hipersensibilidad y rigidez de una articulación que se agravan con el movimiento.

Por ejemplo, el codo de tenista produce dolor en la cara externa del antebrazo, cerca del codo, cuando se mueve el antebrazo o se gira la muñeca.

La tendinitis del tendón de Aquiles causa dolor justo por encima del talón.

La tendinitis del aductor produce dolor en la ingle, la tendinitis rotuliana produce dolor justo debajo de la rodilla y la tendinitis del bíceps produce dolor en el hombro.

Si la vaina del tendón sufre cicatrices y se estrecha, puede causar el agarrotamiento del tendón, como en el caso del dedo en martillo.

El dolor de la tendinitis normalmente empeora con las actividades que movilizan el músculo que está unido al tendón afectado.

Factores de riesgo

Existe un mayor riesgo de desarrollar tendinitis si se realizan movimientos repetitivos excesivos de los brazos o las piernas.

Por ejemplo, los jugadores profesionales de béisbol, los nadadores, los tensitas o los golfistas son susceptibles a las tendinitis de hombro, brazo y codo.

Los jugadores de fútbol y baloncesto, los corredores y los bailarines tienen más probabilidades de tendinitis en piernas y pies.

Pero no hay que ser un atleta ni un deportista profesional para desarrollar una tendinitis. La incidencia de tendinitis aumenta con la edad, ya que los músculos y los tendones van perdiendo su elasticidad

Cuándo consultar al médico

La mayoría de casos de tendinitis no requiere asistencia médica. Pero si hay un dolor que interfiere con las actividades diarias normales o existen molestias que no mejoran después de dos semanas de tomar precauciones, hay que consultar con el médico.

Si aparece fiebre y el área afectada por la tendinitis está enrojecida o inflamada, caliente, hinchada, puede existir una sobreinfección y hay que consultar al médico rápidamente.

Diagnóstico

El médico puede sospechar que existe una tendinitis tras observar los signos y síntomas de la enfermedad o al explicárselos usted. Pero, para hacer el diagnóstico de tendinitis suele ser precisa la historia médica y una exploración física del paciente. 

Las radiologia no suele ser de utilidad en el diagnóstico de la tendinitis puesto que los tendones normalmente no son visibles en las radiografías. Sin embargo, se puede solicitar una radiografía para excluir otras enfermedades que afectan a los huesos.

Aunque raramente necesaria, puede ser preciso someterse a una técnica diagnóstica de imagen, la resonancia magnética, para visualizar el debilitamiento o el desgarro del tendón o de la vaina que lo recubre.

El médico puede solicitar también unos análisis de sangre si sospecha de una enfermedad, como la artritis reumatoide, como causa de la tendinitis.

Complicaciones

La tendinitis puede volverse crónica y puede llevar a la rotura del tendón. La tendinitis también puede causar lesión permanente del tejido que forma el tendón.

La tendinitis suele curar más lentamente en personas de edad avanzada y personas que continúan empleando el área afectada. En tales casos, es más probable que la tendinitis progrese hacia la enfermedad crónica, denominada tendinosis. Los tendones en la tendinosis presentan un tejido más débil y más fibroso.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento de la tendinitis son el alivio del dolor y la reducción de la inflamación. Para ello suele ser suficiente con hacer reposo, aplicarse hielo y tomar analgésicos.

En ocasiones, el médico puede inyectar un fármaco esteroideo en el interior del tejido que rodea el tendón para aliviar la tendinitis. Las inyecciones de cortisona reducen la inflamación y ayudan a aliviar el dolor. Estas inyecciones deben usarse con precaución puesto que las inyecciones repetidas pueden debilitar el tendón, con el consiguiente riesgo de rotura, o producir efectos secundarios indeseables.

Las personas con tendinitis y con tendinosis también pueden beneficiarse de un programa de ejercicios específicamente diseñados para fortalecer la capacidad de absorber las fuerzas de la unidad músculo-tendinosa.

Si existe desgarro o rotura puede ser necesaria una intervención reconstructiva para limpiar de tejido inflamatorio la vaina del tendón o aliviar la presión sobre el tendón resecando una porción de hueso. Los cirujanos pueden reparar los desgarros del tendón para reducir el dolor, restaurar la función y en algunos casos, prevenir la rotura del tendón.

Prevención

- Para reducir la probabilidad de desarrollar una tendinitis, hay que evitar las actividades como correr cuesta arriba, ya que produce un estrés excesivo sobre los tendones.

- Si se nota dolor durante un ejercicio, hay que descansar.

- Si un ejercicio o actividad produce un dolor particular y persistente, hay que cambiar de actividad.

- Puede ser de ayuda la combinación de ejercicios de impacto y de carga, por ejemplo la carrera combinada con ejercicios de bajo impacto como montar en bicicleta o nadar.

- Pero si su técnica en una actividad o ejercicio no es buena puede estar facilitando la aparición de problemas en sus tendones, de manera que puede ser interesante tomar lecciones o recibir instrucciones profesionales antes de empezar la práctica de un nuevo deporte o de emplear nuevo material deportivo.

- El estiramiento antes del ejercicio también es importante. Los ejercicios de estiramiento también pueden ayudar a prevenir futuros episodios de tendinitis.

- Las recomendaciones ergonómicas en el lugar de trabajo también son esenciales para garantizar que ningún tendón esté sometido a estrés o sobrecarga.

- Para evitar la recurrencia de una tendinitis, haga ejercicios de calentamiento antes de iniciar la actividad física y ejercicios de estiramiento al finalizar la misma.




Comentarios

julio
2011-10-21 11:46:26
uno puede ir directamente al kinesiologo para tratarse o primero al traumatologo

flor
2009-08-24 06:35:22
Mi problema son las manos, me levanto con ellas hinchadas y agarrotadas, tengo que hacer ejercicios de estiramiento, pero llevo una temporada que durante todo el dia estoy incomoda, mas que nada por la hinchazon. y con el añadido de que en mi trabajo tengo que levantar bastantes pesos. Si alguien está pasando lo mismo....agradecería me dijera como aliviarlo. Muy agradecida


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.