Artículos de Medicina 21


Causas comunes de demencia
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 0 de 0000
Enfermedades muy diferentes pueden producir demencia. La enfermedad de Alzheimer representa más de la mitad de todos los casos de demencia. Sin embargo, hay muchas otras causas y algunas de ellas son tratables, como la depresión

¿Qué es exactamente la demencia? La demencia es un trastorno mental caracterizado por una pérdida de la capacidad de pensar, razonar y recordar. La mayoría de los distintos tipos de demencia son progresivos, es decir, empeoran con el tiempo. Finalmente, los síntomas asociados con la demencia se vuelven lo suficientemente severos como para interferir con la capacidad laboral, las actividades sociales y el funcionamiento diario. Hasta no hace mucho. Se la llamaba “senilidad” y se consideraba como una parte inevitable del envejecimiento. Hoy se sabe que la demencia no es una parte normal del proceso de envejecimiento y que está causada por ciertas enfermedades subyacentes que afectan al cerebro.

Los síntomas de la demencia pueden variar en severidad y orden de aparición. Pero todas las demencias implican cierto grado de deterioro de la memoria, el pensamiento, el razonamiento y el lenguaje. Con la progresión de la enfermedad suelen aparecer cambios en la personalidad y comportamientos anormales.

Enfermedades muy diferentes pueden producir demencia. La enfermedad de Alzheimer representa más de la mitad de todos los casos de demencia. Sin embargo, hay muchas otras causas y algunas de ellas son tratables, como la depresión. Por tanto, es fundamental diagnosticar los signos y síntomas particulares de una demencia con objeto de identificar su causa subyacente y establecer el tratamiento apropiado.

Siete causas comunes de demencia

Enfermedad de Alzheimer. Es la más común de las causas de demencia. El médico alemán Alois Alzheimer describió la enfermedad en 1906, al examinar el tejido cerebral de una mujer que murió de una enfermedad mental poco corriente. Identificó las placas y los haces de fibras en el tejido cerebral que caracterizan la enfermedad.

Los cambios cerebrales delas personas con enfermedad de Alzheimer incluyen la pérdida de células nerviosas o neuronas, en las áreas cerebrales vitales para la memoria y otras funciones mentales. Existen también unos bajos niveles de compuestos químicos cerebrales que transportan los complejos mensajes arriba y abajo entre las neuronas, llamados neurotransmisores.

El primer signo de la enfermedad de Alzheimer puede ser la pérdida de memoria leve. La enfermedad progresa hasta afectar el lenguaje, el razonamiento, la compresión, la lectura y la escritura. Finalmente, las personas con enfermedad de Alzheimer pueden volverse ansiosos o agresivos e incluso pueden huir de casa. La enfermedad de Alzheimer es difícil de diagnosticar con una precisión del 100% y solamente puede ser confirmada mediante la autopsia.

Demencia vascular. Otra forma común de demencia se conoce con el nombre de demencia vascular. Esta enfermedad es el resultado del estrechamiento y obstrucción de las arterias que llevan sangre al cerebro o de coágulos que causan la interrupción del flujo sanguíneo en el interior del cerebro (ictus o infarto cerebral). Con frecuencia el inicio de los síntomas es brusco, pero en ocasiones la enfermedad progresa lentamente, haciendo difícil su distinción de la enfermedad de Alzheimer. La parálisis, las dificultades del lenguaje y la pérdida de visión son comunes. En general, la demencia vascular se considera irreversible.

Enfermedad de Parkinson. Hasta el 30-40% de los pacientes con enfermedad de Parkinson, una enfermedad degenerativa y progresiva del sistema nervioso, desarrollarán demencia durante las fases finales de la enfermedad. Asimismo, algunas personas con enfermedad de Alzheimer desarrollan síntomas físicos similares a los asociados con le enfermedad de Parkinson: rigidez de las extremidades, temblor de reposo, deterioro del habla y deterioro de la marcha.

Demencia con cuerpos de Lewy. Los cuerpos de Lewy son depósitos de proteínas que se encuentran en las neuronas lesionadas. A menudo aparecen en las regiones profundas dañadas del interior del cerebro de las personas con enfermedad de Parkinson. Pero cuando la enfermedad está dispersa por todo el cerebro, los cuerpos de Lewy causan síntomas similares a los de la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, la demencia con cuerpos de Lewy progresa diferente de la enfermedad de Alzheimer. La demencia con cuerpos de Lewy puede afectar a la velocidad de pensamiento, la orientación espacial (la persona con esta enfermedad puede perderse fácilmente), la memoria, el lenguaje, el juicio y el razonamiento. Las personas con demencia con cuerpos de Lewy también pueden experimentar alucinaciones, haciéndoles difícil discernir lo real de lo irreal. Aunque los efectos tempranos de la demencia con cuerpos de Lewy tienden a fluctuar, finalmente el deterioro es severo, constante e irreversible.

Enfermedad de Huntington. La corea de Huntington es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta al cuerpo y a la mente. Es el resultado de un trastorno cerebral que causa la destrucción de determinadas células nerviosas. Con la progresión de la enfermedad, la persona con corea de Huntington experimenta cambios en la personalidad y deterioro intelectual, de la memoria, el habla y el juicio. La demencia suele desarrollarse en las fases avanzadas de la enfermedad. La enfermedad de Huntington está causada por un trastorno genético y se ha identificado el gen responsable.

Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. En ocasiones aparece demencia en gente joven o de mediana edad. Su causa puede ser la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, un trastorno cerebral raro y fatal que se cree causado por “priones” (como la variante humana del “mal de las vacas locas”), unas sustancias que son capaces de transformar las moléculas proteicas normales en infecciosas, letales. Los síntomas tempranos de la enfermedad son el deterioro de la memoria y los cambios en el comportamiento. La enfermedad progresa rápidamente  con deterioro mental, movimientos involuntarios tipo espasmos musculares, debilidad de las piernas, ceguera y finalmente coma.

Enfermedad de Pick. La enfermedad de Pick o demencia frontotemporal es un raro trastorno cerebral caracterizado por alteraciones de la personalidad y finalmente de la memoria. La enfermedad es lentamente progresiva y finalmente incluye deterioro del lenguaje, comportamiento errático y demencia. A causa del extraño comportamiento asociado con la enfermedad, el psiquiatra suele ser el primero en realizar el diagnóstico inicial de esta enfermedad. Al igual que en la enfermedad de Alzheimer, el diagnóstico solamente puede ser confirmado mediante la autopsia.

Otras causas que simulan o mimetizan la demencia

Existen algunas enfermedades potencialmente reversibles que pueden causar o simular una demencia. Entre ellas se encuentran los tumores cerebrales, los traumatismos craneales, las alteraciones metabólicas, las enfermedades del tiroides y las deficiencias nutricionales. Los tóxicos, incluidos el abuso crónico de alcohol, drogas o medicamentos, pueden causar confusión, deterioro cognitivo y demencia.

La hidrocefalia a presión normal es una enfermedad infrecuente caracterizada por una obstrucción en el flujo del líquido cefalorraquídeo, el líquido claro y transparente que rodea el cerebro y la médula espinal. Esta obstrucción causa la acumulación del líquido en el interior del cerebro. Entre los síntomas de la enfermedad se encuentran la demencia, la incontinencia urinaria y la dificultad para caminar. Esta enfermedad puede estar causada por meningitis, encefalitis o traumatismo cerebral. Si se diagnostica de forma temprana, la hidrocefalia a presión normal tiene tratamiento quirúrgico, por medio de la colocación de un shunt o canal artificial, para permitir el desagüe del líquido cefalorraquídeo del cerebro.

A menudo la depresión se confunde con la demencia en los adultos de más edad, así como la demencia con la depresión. Entre los síntomas de la depresión se encuentran la tristeza, la dificultad para pensar con claridad y para concentrarse, los sentimientos de desesperanza y la inactividad. Cuando la depresión es severa pueden desarrollarse también dificultad para la concentración y limitación de la atención. Cuando la demencia y la depresión se presentan conjuntamente, lo que puede ocurrir hasta en el 40% de los casos de demencia, el deterioro intelectual puede ser muy severo. La depresión, sola o en combinación con la demencia, tiene tratamiento. El reto para el médico es hacer una valoración precoz y sospechar la enfermedad.

El delirio es un estado de confusión mental agudo y pasajero, común entre los ancianos que tienen enfermedad cardiaca o pulmonar, infecciones crónicas, mala nutrición, interacciones medicamentosas o enfermedades hormonales. El tratamiento urgente del delirio es fundamental puesto que la causa subyacente también puede ser una enfermedad médica grave como la meningitis bacteriana. Una persona que muestra un deterioro cognitivo, una desorientación o una pérdida de la conciencia de forma brusca, es más probable que tenga delirio en lugar de demencia. Sin embargo, en ocasiones estos síntomas se confunden con la demencia.




Comentarios

Luz Aurora
2014-02-24 07:39:12
Mas que comentar,desearía que por favor me respondan si alguién que haya sufrido la enfermedad de meningitis bacteriana,con los años puede desarrollar demencia? muchas gracias!!


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.