Actualidad Médica


Moscas negras y mosquitos tigre
15 de julio 2019
Los últimos años, en ciertas regiones de España y de Europa han aparecido dos nuevos tipos de insectos cuya picadura puede ser bastante molesta, y en casos puntuales dolorosa. Se trata de la mosca negra (llamada jején en algunos países de Hispanoamérica) y del mosquito tigre, llegado de Asia a comienzos de siglo. 

El Mosquito tigre
El mosquito tigre (aedes albopictus) recibe ese nombre por sus llamativas franjas de color blanco y negro. Al contrario que los mosquitos autóctonos, pica a cualquier hora del día y su picadura puede atravesar la ropa. Su picadura no solo provoca hinchazón, molestias y escozor, puede ser factor de transmisión de enfermedades como el dengue, el chikunguña o la fiebre amarilla. Suelen picar en pies, tobillos y piernas, pues acostumbran a volar a ras de suelo.

Originario del sudeste asiático, el mosquito tigre se está expandiendo por toda la Europa mediterránea, donde ya ha provocado brotes de chikunguña en Italia (2007) y en Francia (2011, 2014), y más recientemente (2019) en Alicante, España. En nuestro país, hacia 2017 ya se había extendido por toda la franja mediterránea, desde Cataluña al Estrecho. Paradójicamente, la mejora de la calidad ecológica y la reducción de la contaminación de nuestros ríos estarían favoreciendo la expansión de estas especies invasoras.

Prevenir su expansión
Es conveniente evitar la la acumulación de agua en charcos, macetas, platos y otros recipientes (bebederos de mascotas), pues estos insectos prefieren zonas sombrías y húmedas para criar. Los bebederos deben vaciarse y rellenarse con regularidad. Limpiar la maleza también es aconsejable. Telas mosquiteras e insecticidas son eficaces para evitar su presencia durante la noche. Vestir ropa blanca, una buena higiene personal (les atrae el olor corporal) y evitar perfumes de olor dulzón también ayudan a evitar su picadura.

Tratamiento
La saliva que inyecta el mosquito tigre provoca enrojecimiento, picor y escozor. Es aconsejable no rascarse la picadura para evitar infecciones, y limpiar la picadura con agua fría para reducir la hinchazón. También puede aplicarse una crema a base de cortisona. Cuando la picadura provoca reacción y es especialmente molesta, puede ser necesario emplear medicamentos: debe limpiarse la herida con alcohol para eliminar restos de saliva del mosquito y aplicar amoníaco o antihistamínicos para el picor.

La Mosca negra
La mosca negra o jején (del arahuaco xixén) es un insecto más pequeño que el mosquito que abunda en las costas del mar de las Antillas y de otras regiones de América. En España está presente desde hace varios años, en especial en zonas fluviales como el Ebro o el Segura, donde su presencia masiva ha llegado a alterar las tareas agrícolas. Todavía no se han identificado casos de contagio de enfermedades, pero se teme que puedan hacerlo en el futuro, pues esta misma especie transmite enfermedades peligrosas en África.

Se encuentran allí donde hay ríos o arroyos, pues necesitan poner sus huevos en el agua. Al igual que el mosquito tigre, también se alimentan de sangre de animales de sangre caliente, y su mordedura (no pican, muerden con sus mandíbulas afiladas) puede atravesar la ropa.

La mordedura se inflama al poco rato de producirse. Puede salir un poco de sangre (esta es la forma de distinguirla de la picadura del mosquito), y escuece bastante. También puede ser dolorosa.

Prevención y Tratamiento
Al igual que con el mosquito, vestir manga larga y ropa blanca ayuda a evitar atraer estos insectos. La crema hidratante ayuda a repeler la mosca negra. Debe evitarse la acumulación de agua en balcones y jardines.

En caso de picadura, debe lavarse la mordedura con agua, jabón y antiséptico. Aplicar frío también ayuda a reducir la inflamación. Puede aplicarse una crema a base de corticoides y/o un analgésico para el dolor.

Fuente:   primeros auxilios contra picaduras de insectos


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.