Actualidad Médica


Un nuevo biomarcador para la detección precoz del Alzhéimer
23 de enero 2019
Los cambios de nivel de una proteína podrían alertar de la presencia de daño cerebral más de una década antes de que se desarrollen los síntomas del Alzhéimer.

La detección precoz del Alzhéimer es clave tanto para su tratamiento como para el desarrollo de nuevos fármacos que prevengan los mecanismos causantes de la enfermedad. Uno de los principales motivos del fracaso de muchos nuevos tratamientos es la dificultad de detectar la enfermedad de forma temprana. Conseguir avanzar en la detección precoz de la enfermedad de Alzheimer supondría un avance en el tratamiento y prevención de la enfermedad, lo cual mejoraría indudablemente la calidad de vida de los enfermos y de las personas de su entorno familiar, además de facilitar el trabajo de cuidadores y profesionales médicos.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Nature Medicine, ha profundizado la investigación en un biomarcador de la enfermedad. Se trata de una proteína que podría identificar el desarrollo incipiente de Alzhéimer en el cerebro. El biomarcador identifica una proteína presente en la sangre, por lo que se podría identificar los futuros casos de Alzhéimer por medio de una simple muestra de sangre. Sabemos que la enfermedad de Alzhéimer “comienza en el cerebro una o dos décadas antes de desarrollar los síntomas”, comenta uno de los co-autores del estudio, el profesor Mathias Jucker, del centro alemán de enfermedades neurodegenerativas (DZNE) de Tubinga. “También sabemos que toda terapia debe interferir 10 años (antes de los síntomas) o antes incluso para poder tener éxito e incidir sobre la causa de la enfermedad de Alzhéimer”. La prueba de sangre podría servir para demostrar si los fármacos están ejerciendo efecto, lo cual mejoraría significativamente los ensayos clínicos.

Los investigadores estudiaron los niveles de la proteína NfL en la sangre y fluido medular de los participantes, la cual se genera en el interior de las neuronas. De hecho, estudios anteriores ya habían demostrado que un aumento de los niveles de esta proteína en ratones se asocia a mayores niveles de daño cerebral. Otros estudios ya habían sugerido que la proteína NfL podía ser un biomarcador de utilidad para monitorizar la progresión de la enfermedad de Alzhéimer y de otras patologías neuronales. El estudio analizó los niveles de NfL en 243 personas con una mutación genética que les predisponía a padecer Alzhéimer, y 162 personas sin la mutación. Las personas con la mutación genética desarrollaban Alzhéimer a edades bien definidas, lo cual permitió al equipo medir los niveles de NfL en momentos puntuales antes de la fecha prevista para los primeros síntomas. El equipo de investigación detectó que los niveles de NfL en los fluidos de los participantes comenzaron a modificarse de forma significativa unos 6,8 años antes de la aparición de los primeros síntomas. Los niveles más elevados se dieron en aquellos con una mutación genética de predisposición del Alzhéimer, tanto en sangre como en fluido medular. Es más , el incremento de NfL fue más pronunciado durante los años previos a los primeros síntomas, para luego estabilizarse una vez aparecieron estos. “No son los niveles absolutos lo que nos dice que existe neurodegeneración, sino el ritmo de cambio de estos”, comentan los autores. “Este ritmo es realmente importante y en un momento muy incipiente, y eso es exactamente lo que necesitamos para los estudios clínicos”. Estudios adicionales sugieren que un nivel más elevado de NfL en la sangre, y un aumento más pronunciado de los niveles de esta podría estar vinculado por igual a la reducción de la región de la corteza cerebral que sabemos que es afectada por el Alzhéimer, así como a una pérdida más acelerada de memoria y capacidad cognitiva.

Fuente:   DZNE (Deutsches Zentrum für Neurodegenerative Ekrankungen)

Vivir sin migraña

Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.