Actualidad Médica


Las infecciones durante la infancia podrían aumentar el riesgo de trastornos mentales
10 de diciembre 2018
Un estudio de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) ha establecido una asociación entre infecciones contraídas durante la infancia y mayor riesgo de trastornos mentales durante la infancia y adolescencia. Esto viene a ampliar nuestra comprensión del papel del sistema inmunitario en el desarrollo de trastornos mentales.

Sistema inmunitario, infecciones y trastornos mentales
La fiebre, irritación de garganta y las infecciones sufridas durante la infancia pueden incrementar el riesgo de sufrir un trastorno mental durante la infancia o adolescencia: tales son las conclusiones de un estudio sobre la relación entre infecciones y patologías mentales llevado a cabo en niños nacidos en Dinamarca entre el 1 de enero de 1995 y el 30 de junio de 2012. Según uno de los autores del estudio, «Los ingresos hospitalarios por infecciones se asocian en particular con un mayor riesgo de trastornos mentales, pero esto también se da con infecciones menos graves que son tratadas por el médico de cabecera con fármacos». Según los datos del estudio, los niños hospitalizados por una infección tenían un aumento del riesgo del 84% de sufrir un trastorno mental, y un aumento del riesgo del 42% de recibir tratamiento farmacológico contra una afección mental. Además, también se detectó un mayor riesgo de una serie de trastornos mentales específicos, entre los que se incluían brotes psicóticos, TOC, tics, trastornos de personalidadautismo y TDAH.

El estudio, que ha sido publicado recientemente en JAMA Psychiatry, forma parte del proyecto danés iPSYCH. Así, según los autores, «también hemos visto que el riesgo de trastorno mental es más elevado justo después de la infección, lo cual confirmaría la idea de que la infección tiene algún tipo de papel en el desarrollo del trastorno». De hecho, a juicio de los autores, la correlación temporal entre infección y diagnóstico de una alteración mental era «particularmente notable», pues la posibilidad de diagnóstico aumentaba 5,66 veces durante los tres primeros meses posteriores al contacto con el hospital a causa de una infección, y se duplicaba durante el año siguiente a este. Esto apuntaría a que las infecciones y la reacción inflamatoria subsiguiente puede afectar al cerebro y contribuir de algún modo al proceso de desarrollo de un trastorno mental severo. No obstante, esta correlación podría explicarse por otros factores tales como un riesgo genético más elevado de sufrir más infecciones o trastornos mentales, de ahí que sean necesarios muchos más estudios antes de comenzar a determinar los posibles mecanismos causantes de esta correlación.

Fuente:   Universidad de Aarhus (Dinamarca)

Vivir sin migraña

Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.