Actualidad Médica


Los hábitos de salud del padre influyen en su futura descendencia
24 de octubre 2018
La mayoría de futuros padres saben que los hábitos de una mujer embarazada (alimentación, ejercicio, consumo de tabaco o alcohol, drogas…) tienen efecto sobre la futura salud del bebé. Pero son pocos los que saben que el estilo de vida del padre antes de la concepción podría ejercer un impacto importante sobre la salud a largo plazo de sus hijos.

¿Se heredan los efectos de los hábitos de salud?
Un nuevo estudio publicado en la revista Diabetes sugiere que los hábitos de vida del padre tienen un importante impacto, a corto y largo plazo, sobre la salud metabólica de sus descendientes. Estudios recientes han relacionado el desarrollo de la diabetes tipo 2 y una peor salud metabólica con la dieta inadecuada de ambos padres. No obstante, existen cada vez más evidencias de que la dieta y el ejercicio (o sedentarismo) de los padres juegan un importante papel en la «programación» de la obesidad y del metabolismo de sus hijos.

Los autores del estudio, pertenecientes al centro de investigación de la diabetes y del metabolismo de la Universidad del estado de Ohio (EE. UU.), investigaron de qué forma la forma física del padre podría afectar a la salud metabólica de su descendencia. Para ello, realizaron un experimento con ratones de laboratorio. A un grupo de ratones macho se les suministró una dieta normal, mientras que al segundo se le alimentó con una dieta alta en grasas durante un período de tres semanas. Dentro de los dos grupos, había ratones sedentarios, y ratones a los que se les permitió hacer ejercicio. Transcurridas tres semanas, los ratones y su descendencia fueron alimentados (en condiciones de sedentarismo) con una dieta normal durante un año. Los resultados del estudio revelaron que los ratones descendientes de padres que hacían ejercicio tenían un mejor metabolismo de glucosa, menor peso y niveles reducidos de grasa corporal.

Lo interesante de este estudio, destacan los autores, es que los ratones cuyos padres habían hecho ejercicio, incluso los que recibían una dieta alta en grasas, tenían mejor salud metabólica durante la edad adulta. El equipo de investigadores también descubrió que el ejercicio provocaba cambios en la expresión genética del esperma del padre (por medio de cambios en su ARN pequeño) que suprimían los efectos de la dieta inadecuada. Estos cambios se transmitían a la descendencia. Estudios anteriores del mismo grupo ya habían demostrado que cuando las madres de los ratones hacían ejercicio, su descendencia también experimentaba mejoras en su metabolismo. El siguiente estudio tratará de determinar si el hecho de que ambos progenitores hagan ejercicio podría suponer beneficios aún mayores para el metabolismo y salud general de su descendencia. De ser estos resultados aplicables a seres humanos, concluyen los autores, esto sería de inmensa importancia para la salud de las siguientes generaciones. De hecho, ya sabemos que la obesidad en hombres adultos reduce sus niveles de testosterona, número y motilidad de espermatozoides. Realizar ejercicio moderado durante un mes antes de la concepción podría tener un importante efecto sobre la salud de su esperma, y por tanto también sobre la salud a largo plazo de sus hijos.

Fuente:   Ohio State University (EE. UU).


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.