Actualidad Médica


Una dieta rica en fruta y verdura protege los pulmones de los efectos del tabaco y del envejecimiento
3 de enero 2018
Los beneficios de una dieta rica en frutas y verduras son múltiples: previenen cardiopatías, cáncer, diabetes y síndrome metabólico, entre otros muchos. Ahora, un estudio ha revelado que sus efectos beneficiosos ayudarían a prevenir la pérdida de función pulmonar provocada por el tabaquismo y por el proceso de envejecimiento natural.

Investigadores del Imperial College de Londres han observado que la pérdida natural de la función pulmonar durante un período de diez años era más lenta entre antiguos fumadores que consumían una dieta rica en tomates y en fruta, en especial manzanas, lo cual, en opinión de los científicos, sugeriría que esos alimentos contienen algún componente que ayuda a reparar los daños causados por el tabaquismo en los pulmones. Un segundo estudio también ha descubierto que el consumo regular de tomate ayuda a ralentizar el deterioro natural de la función pulmonar provocado por el envejecimiento.

Los investigadores observaron que los adultos que comían una media de dos tomates o más de tres porciones de fruta fresca al día tenían una pérdida de función pulmonar más lenta en comparación con aquellos que comían menos de un tomate o menos de una porción de fruta diaria. Los investigadores también analizaron otras fuentes de nutrición tales como alimentos procesados que contenían frutas y verduras (como por ejemplo la salsa de tomate) pero sólo se identificó un efecto protector en las frutas y verduras frescas.

Este estudio, que forma parte del estudio ALEC (Ageing Lungs in European Cohorts) para el estudio del envejecimiento pulmonar en la población europea, también identificó una pérdida de función pulmonar más lenta en todos los adultos, también entre aquellos que nunca habían fumado o que habían dejado de hacerlo, que tenían un consumo más elevado de tomate. Una mala función pulmonar se asocia a un mayor riesgo de mortalidad a causa de diversas enfermedades, entre ellas la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cardiopatías y cáncer de pulmón.

«Este estudio demuestra que la dieta podría ayudar a reparar el daño pulmonar en personas que han dejado de fumar. Pero también sugiere que una dieta rica en fruta puede ralentizar el proceso natural de envejecimiento del pulmón, incluso si nunca se ha fumado,» afirma Vanessa García-Larsen, autora principal del estudio. «Estos hallazgos refuerzan la necesidad de recomendaciones alimenticias, en especial para personas en riesgo de desarrollar patologías pulmonares con la EPOC.»

El estudio ha sido publicado en el número de diciembre de la European Respiratory Journal.

Fuente:   John Hopkins School of Medicine


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.