Actualidad Médica


Ensayan con éxito una nueva terapia para integrar a personas con esquizofrenia
14 de diciembre 2017
Una nueva terapia diseñada para ayudar a jóvenes con esquizofrenia a reconectarse y volver a interactuar con su entorno ha mostrado resultados positivos, según los resultados del estudio SUPEREDEN3 de la Universidad de Sussex, Reino Unido.

La población joven es el mayor grupo de riesgo
La terapia, denominada Social Recovery Therapy (Terapia de Recuperación Social, SRT) ayuda a sujetos profundamente desconectados de su entorno social y familiar a identificar objetivos personales y a establecer, día a día, actividades que pueden cumplir, para que así puedan reintegrarse en la vida familiar y social. El Dr. David Fowler, psicólogo de la Universidad de Sussex, diseñó la terapia junto a colaboradores de las Universidades de East Anglia y Manchester. Según el Dr. Fowler, «La psicosis no afectiva, o esquizofrenia, afecta al uno por ciento de la población. El mayor grupo de riesgo son jóvenes al comienzo de la adolescencia.» «Los servicios que proporciona el sistema sanitario», prosigue Fowler, «tales como terapia cognitiva conductual o intervención médica, son efectivos, pero sólo para aquellos que están motivados para seguir la terapia. Existen numerosos casos con problemas complejos que quedan aislados y podrían seguir siendo discapacitados sociales durante toda su vida».

El ensayo, publicado en la revista The Lancet Psychiatry, se denomina SUPEREDEN3 (Sustaining and Enhancing Positive Engagement and Recovery in first episode psychosis using Social Recovery Therapy in combination with Early Intervention Services), y fue empleada para el tratamiento de 154 pacientes, de edades comprendidas entre los 16 y los 35 años de edad durante un período de dos años. Los mejores resultados del ensayo se dieron en aquellos pacientes que habían recibido servicios de intervención temprana proporcionados por el Sistema Nacional de Salud británico, seguidos de nueve meses de la nueva terapia SRT. Durante el período de terapia SRT, tanto pacientes como terapeutas trabajaron conjuntamente en un programa de tres pasos: identificar objetivos y expectativas, seguido de preparar el camino para alcanzar dichos objetivos (esto incluía dirigirse a agencias de orientación profesional, centros formativos y proveedores comunitarios de actividades sociales y deportivas.

La fase final del programa requería que pacientes y terapeutas se centrasen en el manejo de síntomas debilitantes tales como creencias negativas y sentimiento de estigmatización, al tiempo que se implicaban en la realización de nuevas actividades. «La clave de esta terapia es visitar a los pacientes en sus casas y trabajar estrechamente con ellos», afirma el Dr. Fowler. «Consideramos que los casos más retraídos socialmente eran aquellos que pasaban menos de 30 horas a la semana fuera de casa. Llegamos a la conclusión de que, mediante una combinación de servicios de intervención temprana y terapia SRT, podemos aumentar la actividad semanal en unas ocho horas. Esto es un éxito significativo y mesurable, que proporciona esperanzas no sólo a los pacientes, sino también a sus familias. Esperamos que esto proporcione un marco para formar a otros terapeutas, en especial para identificar a jóvenes en riesgo de desarrollar trastornos psicológicos a edades tempranas».

Una reseña independiente de los resultados de este estudio, que será publicada en la revista The Lancet Psychiatry junto al artículo, afirma que este trabajo «es uno de los estudios más prometedores en muchos años para esta severamente afectada población».

Fuente:   The Lancet Psychiatry


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.