Actualidad Médica


Identifican nuevo mecanismo de resistencia del melanoma
9 de octubre 2017
Investigadores de la Universidad de Pennsylvania (EE. UU) han identificado una nueva vía que permite al melanoma evitar la medicación existente e incluso hacerse más agresivo. La identificación de ésta nueva vía abre la posibilidad de nuevos fármacos para mejorar la esperanza y calidad de vida de los pacientes con melanoma avanzado.

Identificar vías alternativas
En 2014, llegaron a los hospitales nuevas terapias combinadas para tratar la metástasis del melanoma. Estos nuevos fármacos prolongaban las vidas de los pacientes con enfermedad agresiva, pero tras varios meses de tratamiento, casi todos los pacientes bajo tratamiento sufrieron una recaída en su enfermedad.

Un estudio publicado recientemente en la Revista Nature desvela el mecanismo de la recaída. La terapia combinada bloquea la vía principal que usan las células cancerígenas para alimentar su crecimiento, estas células consiguen superar el bloqueo, utilizando vías alternativas para continuar creciendo y expandiéndose. «Las células tumorales son listas», afirma el Dr. Wei Guo, uno de los autores del estudio. «Una vez bloqueada la vía principal, se activan otras vías, haciendo incluso que la enfermedad se vuelva más agresiva». Estas nuevas vías recién descubiertas, controladas por la familia de encimas PAK, suponen una interesante diana terapéutica para el tratamiento del melanoma. «Nuestros hallazgos proporcionan una posible estrategia para contrarrestar la capacidad de las células metastásicas de melanoma de reorganizar sus redes de señalización» comenta otro de los autores del estudio, el Dr. Meenhard Herlyn, del Instituto Wistar.

Aproximadamente la mitad de los melanomas son atribuibles a una mutación de un gen denominado BRAF. BRAF es una enzima que actúa en una cascada de señalización denominada vía MAPK/ERK. Cuando ésta enzima muta, se vuelve hiperactiva, favoreciendo el aumento del crecimiento celular, uno de los rasgos característicos del cáncer. Esto ha llevado a desarrollar fármacos que inhiben la actividad de BRAF, los cuales han tenido éxito sólo parcialmente, pues algunos pacientes no responden al tratamiento y aquellos que lo hacen prolongan su esperanza de vida pero acaban desarrollando resistencia casi inevitablemente.

Los autores del estudio ya habían detectado en investigadores anteriores que en muchas líneas celulares y muestras de pacientes que desarrollaron resistencia a la medicación el tratamiento con inhibidores de BRAF parecía reactivar la vía de señalización ERK. No obstante, también observaron que en muchas líneas celulares y muestras la vía ERK no se activaba, sino que se activaba una vía paralela, dirigida por la enzima PAK. Cuando se trató las células resistentes a la terapia combinada con un inhibidor de PAK su capacidad de crecimiento se reducía. Cuando los investigadores hicieron lo contrario, activar una proteína PAK en una línea de células metastásicas de melanoma, vieron que las células se hacían aún más resistentes a los inhibidores de la vía MAPK. Resulta interesante observar que en el pasado los oncólogos habían intentado sin éxito una estrategia de tratamiento consistente en bloquear PAK. «Parece ser que PAK sólo se activa cuando la vía ERK es inhibida», comenta el Dr. Guo.

Estos descubrimientos, comentan los autores, podría llevarnos a desarrollar nuevos fármacos con los que actuar sobre PAK. Estos nuevos fármacos serían una nueva herramienta para el tratamiento del melanoma, prolongando la esperanza y calidad de vida de los pacientes de melanoma avanzado.

Fuente:   University of Pennsylvania (EE. UU)


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.