Actualidad Médica


¿El microbioma protege contra el cáncer? Investigan la relación entre cáncer, señales bioeléctricas y microbioma
17 de junio 2014
El microbioma, es decir, las bacterias beneficiosas del organismo, podría cumplir una misión de protección contra el cáncer. Un estudio recientemente publicado ha demostrado que las señales bioeléctricas procedentes de células distantes controlan la incidencia de tumores provocados por genes cancerígenos, y que dicho proceso se ve influido por un tipo de ácido graso producido por bacterias presentes en humanos. Por tanto, el código genético de los genes cancerígenos no es el único factor que determina la aparición o no de un tumor: existen otros factores bioeléctricos y del microbioma. Este descubrimiento, afirman los autores, tienen enormes implicaciones tanto en el diagnóstico del cáncer como en el papel de la genética y de la fisiología en oncología.

Factores no genéticos: microbioma, señales bioeléctricas.
Según el estudio, publicado en Oncotarget, la información genética presente en una célula no basta para determinar si dicha célula se volverá cancerígena: existen otros factores. Ha de tenerse en cuenta la fisiología de la célula, así como las señales bioeléctricas que recibe de otros tejidos. Esto supone enormes implicaciones tanto en el diagnóstico del cáncer como en el papel de la genética y de la fisiología en oncología. “Este descubrimiento abre nuevas posibilidades en la prevención, detección y tratamiento del cáncer”, afirman los autores. Por ejemplo, podrían emplearse fármacos de canales de iones (los denominados “medicamentos electrocéuticos”) algunos de los cuales ya han sido aprobados para uso en humanos, como por ejemplo para el tratamiento de la epilepsia.

Experimentos con renacuajos.
Los investigadores inyectaron oncogenes asociados a muchos cánceres humanos a renacuajos de la especie Xenopus laevis (un tipo de rana africana). Los oncogenes provocaron la aparición de tumores. El estudio demuestra cómo la formación de tumores puede ser reducido por medio de la limitación de la expresión de canales de iones hiperpolarizantes, los cuales controlan el flujo a través de la membrana celular, incluso cuando dichas señales eléctricas se original lejos de la células oncogénicas. Estas señales bioeléctricas suprimían el crecimiento tumoral, a pesar de que las células tenían en todo momento elevados niveles de proteínas cancerígenas. Investigaciones subsiguientes revelaron que los efectos oncosupresores de la hiperpolarización eran regulados por un mecanismo que involucra un ácido graso, el butirato, y su diana, la enzima histona deasetilasa. En el cuerpo humano, el butirato es producido en el colon por el microbioma, las bacterias beneficiosas del organismo. Se ha demostrado que el butirato ejerce una acción protectora contra el cáncer de colon y rectal.

Para confirmar que el butirato producido por las bacterias estaba involucrado de algún modo en la formación de tumores en los renacuajos de X. laevis, se suministró a estos antibióticos. Los antibióticos redujeron la producción de butirato y por tanto interrumpieron la supresión de formación tumoral provocada por el voltaje de las membranas celulares.

¿Programar bacterias para prevenir tumores?
Nuestro estudio descubre una prometedora conexión entre el microbioma y el cáncer, conexión que es controlada por alteraciones en la emisión de señales bioeléctricas. También abre una amplia gama de posibilidades para la biomedicina: “imaginen bacterias programadas metabólicamente para producir niveles de butirato suficientes como para prevenir la aparición de tumores”, comentó uno de los autores del estudio. Se ha conseguido demostrar que las anormalidades bioléctricas en el tejido permiten predecir los puntos más probables de formación de tumores y que el crecimiento de tumores similares al melanoma podría ser provocado por señales bioeléctricas procedentes de células situadas muy lejos de los melanocitos. Los autores del estudio puntualizaron que serán necesarios más estudios para determinar si este tipo de envío de señales también se da en modelos de tumores mamarios y a qué distancia. También tienen intención de investigar si los cánceres emiten información bioeléctrica que puede ser detectado a distancia por los tumores. “Resulta tentador considerar que estas conexiones de larga distancia son bidireccionales”, comentó el Dr. Levin, uno de los biólogos autores del estudio.

Fuente:   Oncotarget

Vivir sin migraña

Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.