Actualidad Médica


Asocian contaminación del aire con mayor riesgo de resistencia a la insulina en niños
13 de mayo 2013
Un nuevo estudio del Helmholtz Zentrum (Alemania) indicaría una relación entre crecer en una zona con altos índices de contaminación atmosférica y un mayor riesgo de desarrollar resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina acaba provocando diabetes tipo 2.

Contaminación, resistencia a la insulina, diabetes
El estudio ha sido coordinado por los doctores Elisabeth Thiering y Joachim Heinrich, del Helmholtz Zentrum München de Alemania. Anteriores estudios ya apuntaban a una posible relación entre contaminación atmosférica y afecciones como el autismo, pérdida de capacidades cognitivas, la arteriosclerosis o las cardiopatías. Este nuevo estudio, publicado en Diabetologia, órgano oficial de la asociación europea para el estudio de la diabetes, tenía como objetivo estudiar la posible asociación entre contaminación del aire y resistencia a la insulina en niños, relación que hasta ahora había sido poco estudiada.

Todos los contaminantes del aire son considerados, sin excepción, potentes agentes oxidantes tanto sobre los lípidos como sobre las proteínas o de forma indirecta por medio de la activación de otras vías oxidativas. Por tanto, el estrés oxidativo provocado por la exposición a los contaminantes podría tener un papel en el desarrollo de la resistencia a la insulina. Otros estudios ya habían informado que el aumento a la exposición a partículas aéreas y a dióxido de nitrógeno (NO2) aumenta, a corto y largo plazo, los niveles de biomarcadores de inflamación, otros de los mecanismos que podrían causar resistencia a la insulina.

En el estudio dirigido por los Drs. Thiering y Heinrich se extrajeron muestras de sangre de 397 niños de 10 años de edad, se evaluó el nivel de exposición a la contaminación provocada por tráfico rodado y se calculó la posible asociación entre exposición a contaminantes ambientales y resistencia a la insulina. El modelo fue ajustado en base a posibles elementos distorsionadores: estatus socioeconómico familiar, peso al nacer, índice de masa corporal o tabaquismo pasivo, entre otros. Los datos revelaron que los niveles de resistencia a la insulina eran mayores en los niños expuestos a mayores niveles de contaminación atmosférica: la resistencia a la insulina aumentaba un 17% por cada aumento de 10,6 µg/m3 de partículas en el aire, y un 19% por cada aumento de 6 µg/m3 de partículas de diámetro inferior a 10 µm. Asimismo, los sujetos que vivían cerca de carreteras principales mostraban un mayor índice de resistencia a la insulina directamente proporcional a la distancia a la que vivían.

Seguimiento futuro.
El estudio todavía no ha concluido. Ahora, los investigadores plantean estudiar los posibles efectos de cambios de residencia sobre los índices de resistencia a la insulina: qué ocurre cuando los participantes en el estudio se trasladan de un área no contaminada a una que sí que lo esté, y viceversa. 

Todavía está por demostrar que el mayor riesgo de resistencia a la insulina por exposición a la contaminación tenga alguna aplicación clínica; no obstante, los resultados de este estudio refuerzan la noción de que el desarrollo de la diabetes en adultos podría tener su origen en la exposición a niveles elevados de contaminación atmosférica durante la infancia.

Fuente:   Helmholz Zentrum München (Alemania)


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.