Actualidad Médica


Los aditivos alimentarios basados en fosfatos, un riesgo para la salud
22 de febrero 2012

Un consumo excesivo de fosfatos es dañino para la salud; por lo tanto, aquellos alimentos que contengan aditivos a base de fosfatos deberían llevar una etiqueta que advierta a los consumidores. Tanto consumidores como profesionales sanitarios deberían ser concienciados de los peligros para la salud de esos tipos de aditivos. Tales serían las conclusiones del artículo aparecido en el último número de la gaceta médica alemana (Deutsches Ärzteblatt International).

El artículo Phosphate Additives in Food-a Health Risk, firmado por un equipo encabezado por el Dr. Eberhard Ritz, del centro de nefrología de Heidelberg, Alemania, revisa toda la literatura científica publicada sobre el tema, llegando a la conclusión, a la vista de los datos publicados, que un consumo excesivo de fosfatos eleva la mortalidad en pacientes de insuficiencia renal. La hiperfosfatemia (niveles de fosfatos en sangre anormalmente elevados) ha sido identificada como un importante factor de predicción de mortalidad en pacientes de insuficiencia renal avanzada: aquellas personas que padecen de insuficiencia renal tienen unas concentraciones de fosfato en sangre notablemente elevadas. Así, un estudio de pacientes con enfermedad crónica avanzada reveló que un 12% de todos los fallecimientos por esta causa podían atribuirse a una elevada concentración de fosfato sérico en sangre.

Asimismo, también se ha demostrado que una elevada concentración de fosfato sérico serviría como factor de predicción independiente de accidentes cardiovasculares y de mortalidad en la población general. Por lo tanto, el uso de fosfatos en los alimentos es un motivo de preocupación, cuyo impacto potencial sobre la salud podría hacer sido subestimado. Estudios recientes también han demostrado que el fosfato daña los vasos sanguíneos y acelera los procesos de envejecimiento.

Los aditivos a base de fosfatos se emplean en diversos tipos de comida rápida o fast food. La comida rápida suele formar parte de la dieta de personas de bajo nivel socioeconómico, y probablemente está asociada a la cada vez mayor prevalencia de enfermedades cardiovasculares entre toda la población. Por tanto, los autores afirman que tanto el personal médico como el público general deberían ser informados de los peligros de los aditivos de fosfatos para la salud.

Fuente:   Deutsches Ärzteblatt International


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.