Actualidad Médica


El estrés favorece la metástasis del cáncer a los huesos
19 de julio 2012
Las metástasis de cáncer y de pulmón causan la mayoría de fallecimientos de pacientes de cáncer de mama. Un artículo publicado esta semana en PLoS Biology demuestra que la activación del sistema nervioso simpático crea unas condiciones ideales para la metástasis del cáncer de mama

Investigadores del Centro Vanderbilt para la investigación de la biología ósea (Nashville, Tennessee, EE.UU.) han descubierto que cuando se activa el sistema nervioso simpático en ratones de laboratorio se crean las condiciones idóneas para la metástasis de cáncer de mama. Los científicos pudieron evitar esto empleando propranolol, un medicamento que se emplea sobre todo para el tratamiento de la hipertensión. La activación del sistema nervioso simpático es la respuesta habitual a situaciones de estrés. Dilata las pupilas, aumenta la fuerza y el ritmo del corazón y en general nos prepara para la acción: para pelear o para escapar.

Diversos estudios han demostrado que los pacientes de cáncer de pecho que sufren de estrés o depresión después de haber sido intervenidos tienen porcentajes de supervivencia mucho menores. Los investigadores del centro Vanderbilt propusieron la teoría de que la activación del sistema nervioso simpático podría remodelar el entorno de los huesos, preparando el terreno por así decirlo para que las células cancerígenas desarrollen metástasis en los huesos o en el pulmón.

Con el fin de explorar la posible asociación entre sistema nervioso simpático y cáncer, los investigadores estudiaron la metástasis en ratones transgénicos. Introdujeron células de cáncer mamario “marcadas” por medio de material fluorescente en ratones de laboratorio con el fin de modelar de qué forma las células cancerosas se trasladan desde el tumor primario y se expanden por medio de la circulación sanguínea.

Los investigadores descubrieron que cuando se trataba a los ratones con una droga que imita la activación del sistema nervioso simpático causada por el estrés tenían lugar más lesiones cancerosas en los huesos. Por el contrario, cuando se les suministraba propranolol, el número de lesiones óseas se reducía.

También han descubierto que la activación del sistema nervioso simpático aumenta los niveles en hueso de una molécula denominada RANKL, de la que se sabe que fomenta la formación de osteoclastos. Cuando una célula cancerígena llega al hueso, ésta secreta una hormona denominada PTRH, la cual activa osteoclastos en el hueso. Una vez activados, los osteoclastos degradan el hueso y liberan substancias como TGF- (factor de crecimiento), las cuales a su vez activan la célula tumoral para que siga secretando PTRH. Este proceso es lo que desencadena la metástasis ósea.

RANKL, según han demostrado los investigadores del instituto Vanderbilt, está asociada a la migración de las células cancerígenas al hueso. Este descubrimiento indica que los medicamentos que interfieren en la señalización de RANKL podrían ser de utilidad para bloquear la metástasis ósea del cáncer de mama: en este sentido, podrían emplearse el propranolol y otros medicamentos similares, los cuales son baratos y seguros para la mayoría de pacientes. Asimismo, reducir el estrés y la ansiedad en los pacientes de cáncer de mama podría significar un gran aumento de sus posibilidades de supervivencia.


Fuente:   PLoS Biology


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.