Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Especialidades Médicas - Neurología

Los cambios en la dieta afectan a los biomarcadores asociados al Alzheimer
15 de Junio 2011
Seguir una dieta baja en grasas saturadas e índice glicémico bajo parece modular el riesgo de desarrollar demencia, una enfermedad que acaba convirtiéndose en Alzheimer, aunque cambiar estos patrones de alimentación podría no proteger a aquellas personas que ya sufren dificultades cognitivas. Así lo demuestra un estudio desarrollado por investigadores estadounidenses y publicado este mes de junio en Archives of Neurology.

Anteriores investigaciones ya habían sugerido la existencia de vínculos entre la dieta y la capacidad cognitiva, según reseñan los autores de este último trabajo. Las situaciones sanitarias en las que la resistencia a la insulina (la incapacidad del organismo para utilizar la insulina de forma efectiva) es un factor --como la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares o los niveles altos de colesterol-- han sido asociadas con un "envejecimiento cerebral patológico".

Sin embargo, estudios realizados sobre alimentos específicos no habían encontrado evidencias concluyentes de la existencia de una influencia sobre el riesgo de sufrir enfermedad de Alzheimer. "Así --escriben los autores-- una aproximación más prometedora al estudio sobre los factores dietéticos en Alzheimer podría implicar el uso de intervenciones dietéticas completas, con mayor validez ecológica, y preservar el entorno nutricional en el que se produce el consumo de grasa y carbohidrato".

El equipo de Jennifer L. Bayer-Carter, del Veterans Affairs Puget Sound Health Care System, en Seattle, se propusieron comparar una dieta rica en grasas saturadas e hidratos de carbono simples --un patrón de macronutrientes asociado con la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina-- con una dieta baja en grasas saturadas e hidratos de carbono simples. Las intervenciones se denominaron HIGH y LOW, respectivamente.

Los autores de este trabajo evaluaron los efectos de estas dos dietas en 20 adultos mayores sanos y 29 adultos mayores que sufrían un deterioro cognitivo amnésico leve (aMCI), lo que significa que experimentaban algunos problemas de memoria. El aMCI avanzado se considera a menudo un precursor de la enfermedad de Alzheimer.

En un ensayo controlado y randomizado que duró cuatro semanas, un total de 24 participantes siguieron la dieta HIGH en otros 25 la dieta LOW. Los investigadores estudiaron el comportamiento de estos participantes con test de memoria, así como sus niveles de biomarcadores --las sustancias biológicas indicativas de la enfermedad de Alzheimer--, como la insulina, el colesterol, los niveles de glucosa en sangre, los niveles de lípidos en sangre y los componentes del líquido cefalorraquídeo (LCR).

Los resultados del estudio fueron diferentes para el grupo que tenía aMCI y para el grupo de participantes sanos. En este último grupo, la dieta LOW redujo algunos de los biomarcadores CSF de Alzheimer así como sus niveles totales de colesterol. Sin embargo, entre los individuos como aMCI, la dieta LOW incrementó los niveles de estos biomarcadores.

Algunos cambios en los biomarcadores, como los niveles de insulina LCR, fueron observados en ambos grupos. Adicionalmente, la dieta LOW mejoró el comportamiento en los test de memoria visual retardada tanto en los participantes sanos como en los que presentaban una memoria deteriorada, pero no afectó a las puntaciones en otros indicadores cognitivos.

Estos resultados indican que, "para los adultos sanos, la dieta HIGH movió los biomarcadores LCR en una dirección que puede caracterizar un estado pre-sintomático de enfermedad de Alzheimer". Los autores creen que los diferentes resultados obtenidos en los participantes con aMCI podrían demostrar que las intervenciones dietéticas no son tan efectivas en etapas tardías del deterioro cognitivo.

"Los efectos terapéuticos de una intervención dietética a largo plazo podrían ser una prometedora vía de exploración", apuntan estos autores, quienes añaden que, además, "identificar los cambios patofisiológicos que subyacen bajo los efectos de la dieta pueden revelar importantes dianas terapéuticas que pueden ser moduladas a través de intervenciones dietéticas o farmacológicas dirigidas", concluyen.

Fuente: Europa Press / Arch Neurol. 2011;68(6):743-752





Comentarios
0
No hay comentarios sobre este tema

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc

Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.