Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Enfermedades - Glaucoma
Seleccione el comienzo de la enfermedad de la cual desea saber más

Fármacos broncodilatadores para la bronquitis
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 13 de Julio 2007
Los fármacos broncodilatadores producen relajación de la musculatura bronquial, aumentando así el calibre de las vías aéreas y facilitando la respiración

Los broncodilatadores son fármacos que se administran generalmente por vía inhalatoria
Los fármacos broncodilatadores producen relajación de la musculatura bronquial, aumentando así el calibre de las vías aéreas y facilitando la respiración. No curan enfermedades, no mejoran la función pulmonar (o lo hacen ligeramente), ni alargan la vida del paciente, pero mejoran su calidad de vida. Únicamente son útiles para el tratamiento sintomático del broncoespasmo tan común en enfermedades como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Distinguiremos los siguientes broncodilatadores:

-          Estimulantes beta-adrenérgicos: de acción rápida (salbutamol, terbutalina) y de acción larga o sostenida (salmeterol, formoterol).

-          Anticolinérgicos: bromuro de ipratropio.

-          Bases xánticas: teofilina.

La vía inhalatoria es la escogida para la administración de la mayoría de estos fármacos, porque produce el mismo efecto terapéutico, pero con dosis más bajas y con menos efectos secundarios. A excepción de la teofilina que se administra por vía oral.

La eficiacia y la seguridad de los fármacos inhalados dependen de una correcta técnica inhalatoria. Los sistemas utilizados generalmente son:

-          Inhaladores en aerosol, también llamados inhaladores dosificados a presión (IDP). Tienen el inconveniente que requieren una técnica de inhalación correcta para conseguir la inyección de dosis precisas directamente a los pulmones. Por este motivo se recomienda el uso de espaciadores, en niños, personas mayores y personas con dificultades de coordinación motora y sensorial. 

-          Los espaciadores se denominan también “cámaras de retención” y se utilizan como un dispositivo añadido al aerosol. Permiten retardar la velocidad de chorro entre el inhalador y la boca del paciente, de esta manera no es necesaria la coordinación entre la pulsación del aerosol y la aspiración del paciente. Estas cámaras por otro lado son aparatosas y también requieren una técnica específica de utilización.

-          Inhaladores de polvo seco sin aire que se activan con la respiración (Ej: turbohaler). No se requiere  coordinación entre la pulsación y la inspiración, la facilidad de su empleo permite su utilización incluso en niños y personas con una capacidad respiratoria disminuida. El principal problema que presenta, especialmente al iniciarse el tratamiento, es que muchas veces el paciente no es consciente de que se haya tomado la medicación correctamente, porque no nota nada. Para evitar problemas de sobredosificación, el especialista debe advertir al paciente que la administración del fármaco no produce sensación de impacto ni tiene ningún sabor. 

Los estimulantes beta-adrenérgicos de acción rápida (salbutamol, terbutalina), tienen un efecto inmediato pero poco duradero (de 3 a 5 horas). El bromuro de ipratropio, tarda de 30 a 60 minutos en hacer efecto, con lo cual el paciente suele preferir los broncodilatadores adrenérgicos. Este anticolinérgico es más útil en EPOC que en asma y resulta interesante en ancianos, ya que la respuesta a los adrenérgicos se deteriora con la edad. Pacientes que no responden a la terapia adrenérgica convencional pueden ser tratados con la asociación de adrenérgico con bromuro de ipratropio.

Los estimulantes beta- adrenérgicos de larga duración (salmeterol, formoterol), no producen un efecto broncodilatador inmediato pero su acción dura unas 12 horas.  Por esta razón no son de elección en el tratamiento ocasional del broncoespasmo. Se reservan en pacientes que también utilizan corticoides inhalados porque permiten reducir las dosis de estos últimos. Según estudios comparativos, el salmeterol y el formoterol parecen ser igual de beneficiosos, aunque el formoterol puede tener una acción más rápida y un mejor efecto en la espiración máxima durante la noche.

La teofilina se reserva para pacientes con enfermedad grave que no responden a otros tratamientos, porque su efecto es limitado. Las dosis deben ajustarse individualmente porque hay variaciones en la respuesta. Una vez instaurada la dosis óptima suele mantenerse estable a no ser que se administren otros medicamentos que puedan interaccionar con la teofilina (cimetidina, ciprofloxacina, eritromicina) o que se produzcan alteraciones hepáticas o renales.

Citaremos los diferentes efectos secundarios que pueden provocar estos fármacos:

-          Los estimulantes beta-adrenérgicos pueden producir temblor, nerviosismo, cefalea y a dosis altas, taquicardia y arritmias. Se debe tener precaución en pacientes con hipertensión, cardiopatía isquémica, arritmias o hipertiroidismo.

-          El bromuro de ipratropio puede dar lugar a sequedad de boca, irritación faríngea, gusto amargo y  más raramente dará lugar a los efectos llamados anticolinérgicos (estreñimiento, retención urinaria y palpitaciones). Debe prestarse especial atención en caso de glaucoma de ángulo estrecho e hipertrofia prostática.

-          La teofilina puede provocar problemas gastrointestinales (nauseas, vómitos, diarrea y dolor epigástrico), temblor, irritabilidad, nerviosismo, insomnio, cefalea y palpitaciones. A concentraciones plasmáticas elevadas puede producir convulsiones y arritmias.

Recordaremos las diferentes especialidades farmacéuticas que contienen estos principios activos:

-          Salbutamol: Buto Asma, Salbutamol Aldo Unión, Ventolin.

-          Terbutalina: Terbasmin.

-          Salmeterol: Beglan, Betamican, Inaspir, Serevent.

-          Formoterol: Broncoral, Foradil, Neblik, Oxis.

-          Bromuro de ipratropio: Atrovent.

-          Teofilina: AsmoHubber, Chantaline, Elixifilin, Eufilina, Nistafilin, Piridasmin, Pulmeno, TeofilinaAristegui, TeofilinaRatiopharm, Teolixir, TheoDur, TheoMax, Theolair, Theoplus, Unilong, VentRetard.   

Por último resaltar que en los casos persistentes y graves de Asma y de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, el uso de broncodilatadores no es suficiente y que siempre irá acompañado de un tratamiento antiinfllamatorio (en la mayoría de los casos se seguirá una terapia corticoide).

Fuente:  Bosch M, Diogène E. Indice Farmacológico 2000. Acadèmia de CiènciesMèdiques de Catallunya i de Balears, 2000    




El artículo sólo es informativo.
Si tiene dudas al respecto, puede plantearlas en:


Comentarios
2
nieves
2012-01-26 08:59:51
estoy tomando terbasmin por una bronquitis aguda y me pongo muy nerviosa, con temblores el corazón se me dispara, fatal, lo malo es que soy diabética y a veces no sé si me está dando un bajón de azúcar porque los síntomas son muy parecidos, además se me ponen las mejillas congestionadas, no sé si es normal pero lo estoy pasando fatal y no duermo nada, si alguien puede decirme algo se lo agradecería.

jose rodriguez
2011-07-11 08:59:41
saludos esta nota me ayuda mucho gracias por la informacion pues soy paciente con 6 años de epoc grado 4 y esos medicamentos los usos desde 5 años atras gracias

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc