Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Artículos de Medicina 21

Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades autoinmunes
Autor: Dr. Salvador Giménez - 21 de Febrero 2002
No siempre se puede diagnosticar una enfermedad autoinmune en sus primeras fases. Una vez diagnosticada, los controles por parte del médico han de ser frecuentes y generalmente para toda la vida

Las enfermedades autoinmunes están producidas por la afectación del sistema inmunitario que ataca al propio organismo
Diagnóstico

El diagnóstico de una enfermedad autoinmune se basa en los síntomas del individuo, los hallazgos de la exploración física y los resultados de las pruebas de laboratorio. Las enfermedades autoinmunes pueden ser difíciles de diagnosticar, especialmente al principio de la evolución de la enfermedad. Los síntomas comunes de muchas de ellas, como la fatiga, son inespecíficos. Los resultados de las pruebas de laboratorio pueden ayudar pero con frecuencia no sirven para confirmar el diagnóstico.

Si un individuo tiene síntomas esqueléticos, como dolor en las articulaciones y una prueba de laboratorio positiva pero inespecífica, puede ser diagnosticado con el confuso y vago término de “enfermedad del tejido conectivo inicial o indiferenciada”. En estos casos, el médico debe seguir estrechamente la evolución de la enfermedad mediante visitas frecuentes con el paciente. Las fases iniciales de estas enfermedades pueden ser una época muy frustrante tanto para el médico como para el paciente. Además, los síntomas pueden ser de breve duración y las pruebas de laboratorio no concluyentes.

En algunos casos se puede hacer un diagnóstico específicos en las fases precoces de la enfermedad, lo que permite iniciar un tratamiento médico precoz y agresivo; y en algunas enfermedades los pacientes responden completamente al tratamiento

Aunque las enfermedades autoinmunes son crónicas, su curso es impredecible. Un médico no puede pronosticar lo que pasará basándose solamente en la forma de inicio de la enfermedad. Los pacientes deben ser controlados estrechamente por su o sus médicos, de manera que puedan identificarse y evitarse los factores que desencadenan o empeoran la enfermedad y se pueda iniciar una nueva terapia médica lo antes posible. Asimismo, las visitas frecuentes del paciente a su médico también permite manejar los complejos regímenes del tratamiento y vigilar la aparición de efectos secundarios de la medicación.

Tratamiento

Las enfermedades autoinmunes son con frecuencia crónicas, de manera que requieren un control y una asistencia de por vida, aun cuando la persona parezca o pueda estar bien. En la actualidad, muy pocas enfermedades autoinmunes pueden ser curadas o “desaparecer” con el tratamiento; sin embargo, muchas personas con estas enfermedades pueden vivir su vida con normalidad mientras reciban la apropiada asistencia médica.

En las personas con diabetes mellitus tipo 1, los médicos prescriben insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre, con el objetivo de que no se lesionen los riñones, los ojos, los vasos sanguíneos y los nervios a causa de unos niveles de azúcar en sangre demasiado elevados.

En algunas enfermedades como el lupus o la artritis reumatoide, la medicación puede enlentecer o detener la destrucción del riñón y las articulaciones por el sistema inmune, gracias al empleo de los medicamentos inmunosupresores: corticoides como la prednisona, metotrexato, ciclofosfamida, azatioprina y ciclosporina. Lamentablemente, estas medicaciones también suprimen la capacidad del sistema inmune de luchar contra las infecciones y tienen otros efectos secundarios potencialmente graves.

En algunas personas, el empleo de un limitado número de medicaciones inmunosupresoras puede producir la “remisión” de la enfermedad. Remisión es un término médico que significa la “desaparición” de la enfermedad durante gran cantidad de tiempo. Aun con la enfermedad en remisión, raramente un paciente puede dejar de tomar la medicación y la posibilidad de que reaparezca la enfermedad una vez se interrumpa la medicación debe estar equilibrada con los efectos secundarios a largo plazo de la medicación inmunosupresora.

El objetivo actual de la terapia de las enfermedades autoinmunes es la de disponer de medicamentos que produzcan su remisión, pero con pocos o ningún efecto secundario, por ejemplo los anticuerpos contra moléculas específicas de las células T. El objetivo final de la ciencia médica es diseñar terapias que sean capaces de prevenir las enfermedades autoinmunes.




El artículo sólo es informativo.
Si tiene dudas al respecto, puede plantearlas en:


Comentarios
1
Miryan
2009-11-23 08:27:05
hola mi hermana tiene un aenfermedad autiinmune ( eso cren los doctores y nosotros) peor no le han podido diagnosticar que enfermedad tiene. su medico internista le dijo la semana pasada que a el le había quedado grande este caso y que ya no podia hacer nada. quisiera saber si ustedes conocen un buen medico o clinica del diagnostico que nos pudiera ayudar se los agradecería mucho. Gracias miryan

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc

Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.