Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Artículos de Medicina 21

Premio Nobel de Medicina 2005: Helicobacter pylori y úlcera péptica
Autor: Dr. Salvador Giménez - 6 de Octubre 2005
La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska ha decidido galardonar con el Premio Nobel de Medicina a los Dres. Barry J Marshall y J. Robin Warren por su descubrimiento de la bacteria Helicobacter pylori y su papel en la gastritis y la enfermedad ulcerosa péptica.

Helicobacter Pylori
Este año 2005 el Premio Nobel de Medicina ha recaído en dos investigadores que realizaron un impresionante e inesperado descubrimiento: que la inflamación del estómago, o gastritis, así como la úlcera de estómago o duodeno, o enfermedad ulcerosa péptica, eran el resultado de una infección del estómago causada por la bacteria Helicobacter pylori.

Robin Warren (nacido en 1937), un patólogo de Perth, Australia, observó pequeñas bacterias curvadas que colonizaban la parte inferior del estómago, llamada antro, en alrededor del 50% de los pacientes que habían donado muestras para biopsia. Realizó la observación, fundamental, de que siempre estaban presentes los signos de inflamación en la mucosa gástrica cercana al lugar en el que se encontraba la bacteria.

Barry Marshall (nacido en 1951), un joven becario clínico, se interesó por los hallazgos de Warren y ambos iniciaron un estudio de biopsias de 100 pacientes. Tras varios intentos, Marshall consiguió cultivar una especie bacteriana hasta entonces desconocida, y más tarde llamada Helicobacter pylori, a partir de varias de estas biopsias. Encontraron que el microorganismo estaba presente en casi todos los pacientes con inflamación gástrica, úlcera duodenal o úlcera gástrica. Basándose es estos resultados, propusieron que Helicobacter pylori estaba implicado en la etiología de estas enfermedades.

Aunque las úlceras pépticas suelen curarse gracias a la inhibición de la producción de ácido gástrico, con frecuencia son recurrentes, puesto que persisten tanto la bacteria como la inflamación crónica. Marshall y Warren, entre otros, demostraron que se podría curar a los pacientes con enfermedad ulcerosa péptica si se erradicaba la bacteria del estómago. Gracias a su pionero descubrimiento, la enfermedad ulcerosa péptica ha dejado de ser una enfermedad crónica y frecuentemente incapacitante, siendo en su lugar una enfermedad que puede curarse gracias a un tratamiento corto con antibióticos e inhibidores de la secreción ácida  del estómago.

¡La úlcera péptica es una enfermedad infecciosa!

Barry Marshall y Robin Warren se enfrentaron a los dogmas prevalentes con tenacidad y una mente abierta y preparada. Mediante el empleo de las tecnologías disponibles en el momento, como la endoscopia, la tinción de plata de las secciones histológicas y las técnicas de cultivo para bacterias microaerofílicas, construyeron un caso irrefutable de que la bacteria Helicobacter pylori era la causante de la enfermedad. Gracias el cultivo de la bacteria se pudo iniciar un completo estudio científico del tema.

En 1982, cuando Marshall y Warren descubrieron la bacteria, el estrés y el estilo de vida eran considerados como las principales causas de la enfermedad ulcerosa péptica. Ahora está firmemente establecido que Helicobacter pylori causa más del 90% de las úlceras duodenales y hasta el 80% de las úlceras gástricas. La relación entre la infección por Helicobacter pylori y la gastritis y la enfermedad ulcerosa péptica subsiguientes ha sido establecida a través de una serie de estudios en voluntarios humanos, estudios de tratamiento con antibióticos y estudios epidemiológicos.

Helicobacter pylori causa una infección crónica para toda la vida

Helicobacter pylori es una bacteria gramnegativa de forma espiral que coloniza el estómago en alrededor del 50% de los humanos. En los países con niveles socioeconómicos elevados la infección es considerablemente menos frecuente que en los países en desarrollo donde prácticamente todo el mundo está infectado.

Es típico que la infección se contraiga durante la infancia, con frecuencia por transmisión de la madre al hijo, y la bacteria suele permanecer en el estómago para el resto de la vida de la persona. Esta infección crónica se inicia en la parte más inferior del estómago, el antro. Tal como descubrió por primera vez Robin Warren, la presencia de Helicobacter pylori siempre se asocia con una inflamación de la mucosa gástrica subyacente, que puede demostrarse gracias a la infiltración de células inflamatorias.

La infección es habitualmente asintomática, pero puede causar úlcera péptica

La severidad de esta inflamación y su localización en el estómago son de fundamental importancia para las enfermedades que son el resultado de la infección por Helicobacter pylori. En la mayoría de individuos, la infección por Helicobacter pylori es asintomática. Sin embargo, alrededor del 10-15% de los individuos infectados experimentarán en algún momento una enfermedad ulcerosa péptica. Estas úlceras son más comunes en el duodeno que en el estómago. Las complicaciones graves de estas úlceras son la hemorragia y la perforación.

La opinión actual es que la inflamación crónica de la parte distal del estómago causada por la infección por Helicobacter pylori produce un aumento de la producción de ácido desde la región superior no infectada del cuerpo del estómago. Esto predispone al desarrollo de la úlcera en un duodeno más vulnerable.

Helicobacter pylori también se asocia con enfermedades malignas

En algunos individuos, Helicobacter pylori también afecta a la región del cuerpo del estómago. Esto resulta en una inflamación más generalizada que predispone no solo a la úlcera en la región del cuerpo, sino también al cáncer de estómago. Este tipo de cáncer ha reducido su incidencia en muchos países durante el último medio siglo, pero sigue siendo el número dos en el mundo, en términos de muertes por cáncer.

La inflamación de la mucosa del estómago también es un factor de riesgo para un tipo especial de neoplasia linfática del estómago, el linfoma MALT, del tejido linfoide asociado a la mucosa. Puesto que este tipo de linfoma puede mostrar regresión cuando Helicobacter pylori es erradicada mediante antibióticos, está claro que la bacteria juega un importante papel en la perpetuación de este tumor maligno.

Enfermedad o no: interacción entre la bacteria y el huésped humano

Helicobacter pylori está presente solamente en humanos y se ha adaptado al medioambiente del estómago. Solo una minóría de individuos afectados desarrolla la enfermedad gástrica. Tras el descubrimiento de Marshall y Warren, la investigación ha sido intensa. Continuamente se están desvelando detalles subyacentes a los mecanismos patogénicos exactos.

La propia bacteria es extremadamente variable y la cepas difieren marcadamente en muchos aspectos, tales como la adherencia a la mucosa gástrica y la capacidad para provocar inflamación. Incluso en un único individuo infectado, todas las bacterias no son idénticas, y durante el curso de la infección crónica, la bacteria se adapta a las cambiantes condiciones del estómago a lo largo del tiempo.   De la misma forma, las variaciones genéticas entre los humanos pueden modificar la susceptibilidad a Helicobacter pylori. No ha sido hasta hace poco que se ha establecido un modelo animal, el jerbo de Mongolia. En este animal, los estudios de la enfermedad ulcerosa péptica y de la transformación maligna, prometen proporcionar una información más detallada sobre los mecanismos de la enfermedad.

Los antibióticos curan pero pueden producir resistencia

La infección por Helicobacter pylori puede diagnosticarse por pruebas de anticuerpos, gracias a la identificación del microorganismo en biopsias tomadas durante la endoscopia, o a través de la prueba no invasiva del aliento, que identifica la producción de un enzima bacteriano en el estómago.

Un empleo indiscriminado de antibióticos para erradicar Helicobacter pylori también de los portadores sanos pueden conducir a graves problemas de resistencia bacteriana frente a estos fármacos. De manera que el tratamiento frente a la infección por Helicobacter pylori debe ser empleado exclusivamente en pacientes con enfermedad ulcerosa gástrica o duodenal documentada.

¿Es microbiológico el origen de otras enfermedades inflamatorias crónicas?

Muchas enfermedades humanas como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la artritis reumatoide y la aterosclerosis son debidas a inflamación crónica. El descubrimiento de que una de las enfermedades más comunes de la humanidad, la enfermedad ulcerosa crónica, tiene una causa microbiana, ha estimulado la búsqueda de microorganismos como posibles causantes de otras enfermedades inflamatorias crónicas.

Aunque todavía no hay respuestas definitivas a estas cuestiones, los datos más recientes sugieren claramente que la disfunción del reconocimiento de los productos bacterianos por parte del sistema inmunitario humano puede resultar en el desarrollo de una enfermedad. El descubrimiento de Helicobacter pylori ha conducido a una mayor comprensión de la conexión entre infección crónica, inflamación y cáncer.




El artículo sólo es informativo.
Si tiene dudas al respecto, puede plantearlas en:


Comentarios
1
Nellys
2009-07-14 09:10:32
muy buenas tardes, mi comentario es que me realizaron la endoscopia por un dolor que tenia en el estomago y el resultado de la bipsia fue que tengo la bacteria Helicobacter pylori, quisiera saber si con esa bacteria puedo contagiar a mi hija y pareja por favor necesito que me den informcion de eso gracias

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc