Artículos de Medicina 21


Verdades y mitos del resfriado y la gripe
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 31 de octubre 2016
El resfriado y la gripe ¿son lo mismo? ¿están producidos por los mismos virus? ¿pueden confundirse sus síntomas? ¿la vacuna contra la gripe previene también contra el resfriado? ¿se puede coger la gripe después de haberse vacunado? ¿y a causa de la vacuna? Respuestas a estas y otras dudas frecuentes acerca de estas infecciones tan comunes en nuestro medio

¿Qué es?
Un resfriado es una infección leve de la nariz y la garganta que dura entre unos pocos días y unas pocas semanas. Hasta cinco familias distintas de virus causan los resfriados, con un total de más de 200 tipos distintos de virus. La familia Rhinovirus sola causa prácticamente la mitad de todos los resfriados a causa de sus más de 100 tipos de virus distintos. Dada la gran cantidad de virus distintos que pueden producir la infección, es improbable que pueda llegar a existir una vacuna efectiva para la protección de la población frente al resfriado común. El resfriado es una infección frecuente. Los adultos pueden padecer entre 2 y 4 resfriados por año de media y los niños entre 6 y 8. Generalmente se padecen entre septiembre y mayo, los resfriados de verano son más raros.
 
La gripe es una infección de las vías respiratorias causada por el virus influenza. Existen tres tipos de virus, denominados A, B y C, que producen infección tipo epidemia durante los meses de invierno. Durante estas epidemias hasta el 40% de la población puede estar infectado de una enfermedad que dura unas semanas. La gripe produce una única infección epidémica cada año. Las proteínas que recubren el virus de la gripe cambian constantemente. Como resultado, nuestro sistema inmunitario no lo reconoce y no puede protegernos frente las nuevas formas del virus. Estas nuevas cepas del virus de la gripe circulan alrededor del mundo cada pocos años causando epidemias frecuentes y generalizadas.

 

Mitos del resfriado

Las grandes dosis de vitamina C no han demostrado ser capaces de prevenir eficazmente o de curar los resfriados. Sin embargo, es importante tomar las cantidades mínimas necesarias diariamente, mejor a partir de los alimentos.

Los suplementos de zinc pueden ayudar a una recuperación más rápida del resfriado, o no. Las evidencias de las investigaciones actuales no dan una respuesta clara al respecto.

"Ponte un jersey o pillarás un resfriado". Improbable. Las investigaciones demuestran que la exposición al frío puede producir neumonía, pero no resfriados o gripe. Sin embargo, es importante abrigarse cuando hace frío, para prevenir también las neumonías.

Ir al trabajo con un resfriado. Ir a trabajar o al colegio no prolongará la duración del resfriado, pero aumentará el riesgo de contagiarlo a los demás. Utilizar pañuelos desechables y lavarse las manos frecuentemente ayudan a reducir el riesgo de contagio.

"Ayunar durante el resfriado y comer durante la fiebre" no parece ser un buen consejo. La ingesta de líquidos, agua y zumos debe ser aumentada cuando se tiene un resfriado. Las bebidas calientes pueden ayudar a mejorar la tos y en general hay que comer lo suficiente para satisfacer el apetito.

Los remedios a base de hierbas, como la equinácea, que se recomiendan ampliamente como terapia alternativa para los resfriados, no han demostrado en las investigaciones tal efecto, como tampoco lo han demostrado otros remedios similares a base de hierbas y plantas.

Beber alcohol. Habría que evitar el alcohol cuando uno está resfriado.

El caldo de pollo es una buena fuente de líquidos calientes, pero no tiene efectos curativos especiales.

 

Mitos de la gripe

La "gripe intestinal". Es un término erróneo. La gripe puede producir molestias digestivas en uno de cada tres pacientes, pero muy raramente son los principales o únicos síntomas de la gripe. Muchos otros virus y bacterias son más capaces de producir síntomas digestivos como náuseas, vómitos y diarrea tanto en niños como en adultos.

"Pillar la gripe a causa de la vacuna". Falso, esto no puede ocurrir, porque aunque la vacuna tenga algunos efectos secundarios como fiebre y dolor en el lugar de la inyección, no se puede desarrollar una infección por la vacuna porque las vacunas actuales ya no contienen virus de la gripe, solamente contienen las moléculas que desencadenan la respuesta defensiva de nuestro sistema inmunitario.

"Abrígate que vas a pillar la gripe". Las epidemias de la gripe aparecen durante los meses de invierno que es cuando el virus se disemina por la población. No guarda relación con estar al aire libre con tiempo frío. Lo que sí aumenta en estas condiciones es la neumonía, por eso vale la pena abrigarse y no pasar frío.


Contagio de la infección
Para que una persona padezca un resfriado o la gripe, los virus que los causan debe entrar en contacto con la mucosa de la nariz; algunos virus pueden penetrar en nuestro organismo también a través de las mucosas de los ojos o de la boca.

La vía de transmisión más probable de los virus del resfriado es el contacto directo. Por ejemplo, un niño resfriado se toca la cara, diseminando partículas de moco y virus a sus manos, que más tarde tocarán las manos o la cara de su madre, y permitirán la transmisión del virus a su mucosa nasal. También es posible la transmisión indirecta, por medio de superficies u objetos que ha tocado un paciente resfriado y que se pone en contacto con las manos o la cara de otra persona, transmitiéndole los virus del resfriado. 
 
A diferencia del resfriado, cuya vía de contagio más probable es el contacto directo, el virus de la gripe se disemina mediante transmisión aérea, cuando una persona habla, tose o estornuda, por la emisión de gotitas microscópicas que contienen los virus de la gripe. Estas gotitas son tan pequeñas que se mantienen en el aire durante el tiempo suficiente para que otra persona las inhale cuando respira. Una vez el virus llega a la mucosa de la nariz o vías aéreas, invade las células del nuevo huésped y empieza a reproducirse rápidamente.


Síntomas
Casi todo el mundo conoce los síntomas del resfriado. Generalmente se desarrollan entre uno y tres días tras la infección por el virus. Y duran hasta una semana, dos como máximo en uno de cada cuatro casos. Los síntomas más habituales son la mucosidad nasal, la dificultad respiratoria por la nariz, los estornudos, el dolor de garganta y la tos. Puede aparecer algo de fiebre, especialmente en los niños.

Los síntomas de la gripe son más severos que los del resfriado. Una epidemia leve de gripe se puede parecer mucho a un resfriado. Pero, más a menudo, la gripe tiene un inicio más brusco, con mayor dolor de cabeza, fiebre más elevada, más dolores musculares, más cansancio general, tos y dolor de garganta, el popular "trancazo". Estos síntomas típicamente empiezan de una forma tan súbita que el paciente puede decir la hora exacta en la que se puso enfermo. En la mayoría de casos, las personas con gripe se recuperan totalmente en una semana. Sin embargo, algunos pacientes, en particular los ancianos, desarrollan una debilidad persistente tras la gripe, que puede durar varias semanas.
 
Prevención
Los resfriados son tan comunes que prácticamente es imposible evitar el contagio. Sin embargo existen varias recomendaciones que pueden reducir el riesgo:
 
Evitar el contacto con personas resfriadas, si es posible, especialmente durante los primeros tres días en los que es más probable la diseminación de la infección
 
Lavarse las manos tras tocar la piel del paciente con un resfriado, o tras tocar algún objeto que éste haya tocado anteriormente
 
No tocarse la cara, la nariz ni los ojos con las manos
 
También puede hacerse algo para no diseminar la enfermedad entre los demás si uno está resfriado:
 
Taparse la nariz y la boca al toser o estornudar con pañuelos desechables
 
Lavarse las manos tras toser o estornudar
 
Si es posible evitar entrar en contacto con personas con asma crónica o enfermedades respiratorias cuando se padece un resfriado, especialmente durante los primeros tres días, en que hay mayor riesgo de contagio
 
Desde finales de la década de los 40, la vacuna contra la gripe ha sido la mejor manera de prevenir la gripe o de reducir su severidad. Puesto que el virus es capaz de cambiar constantemente, cada año se desarrolla una nueva vacuna para proteger a la población frente a los virus que más probablemente pueden causar la infección de ese año. Como la mayoría de vacunas, la de la gripe se administra en una única dosis inyectable. El mejor momento de recibir la vacuna es a principios del otoño, durante el mes de octubre y principios de noviembre.
 
Actualmente está en proceso de investigación una vacuna contra la gripe en forma de espray nasal, que podrá ser utilizada en adultos y en niños y se estima que estará disponible para todo el mundo en unos pocos años.
 
Tratamiento
Resfriado:
Es importante beber la cantidad apropiada de líquidos, agua o zumos. Una buena hidratación ayuda a prevenir la sequedad de las mucosas de la nariz y la garganta, a hacer el moco más fluido y a eliminarlo mejor. Evitar las bebidas con cafeína, ya que predisponen a la deshidratación.
 
No existe cura para el resfriado. Los antibióticos no son útiles puesto que no afectan a los virus, solo a las bacterias. Tomar antibióticos lo único que hace es fomentar la resistencia a los antibióticos.
 
Aunque no hay cura, sí que hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas del resfriado: analgésicos- antiinflamatorios tipo aspirina, paracetamol, descongestionantes nasales, antihistamínicos, antitusígenos, mucolíticos.
 
El tratamiento precoz es mejor. Tan pronto como se noten los primeros síntomas habría que iniciar el tratamiento.
 
No fumar activa ni pasivamente.
 
Gripe:
La vacuna de la gripe puede ayudar a prevenir o a reducir la severidad de muchos casos de gripe causados por los virus tipo A y B. 
 
Algunos fármacos antivíricos pueden ayudar a prevenir la infección o a acelerar la recuperación de una gripe producida por el virus tipo A, pero solo si se toman durante las 24-48 primeras horas tras el inicio de la infección. 
 
Otros medicamentos pueden ser utilizados para el alivio de los síntomas de la gripe: antitérmicos, analgésicos-antiinflamatorios, descongestionantes nasales, antihistamínicos, antitusígenos, mucolíticos.


Complicaciones

Los resfriados son infecciones autolimitadas. Es decir, que tanto con tratamiento como sin él, duran unos días o unas semanas. Sin embargo, en algunos casos pueden afectar a la mucosa de las vías respiratorias y predisponer a otras infecciones como sinusitis, otitis o bronquitis. Los pacientes con asma, enfisema o bronquitis crónica pueden desarrollar un episodio de su enfermedad crónica a causa de un resfriado.
Habría que consultar con el médico si se presenta cualquiera de estas situaciones:
 
Síntomas severos junto con fiebre elevada
 
Sinusitis o dolor de dientes
 
Otitis o dolor de oídos
 
La tos empeora con mejoría o no de los síntomas del resfriado
 
La principal complicación de la gripe es la neumonía o pulmonía, es decir, la infección de los pulmones. La neumonía puede estar causada por el propio virus de la gripe o por una bacteria que se aprovecha de la debilidad de las defensas inmunitarias que ha producido la gripe. Un empeoramiento de los síntomas, un aumento de la tos o la aparición de dificultad respiratoria pueden hacer sospechar esta complicación y hacer necesaria la consulta con el médico. 
 
El síndrome de Reye es una rara enfermedad que ha aparecido en algunos casos de niños con gripe  producida por el virus del tipo A, tratados con ácido acetilsalicílico. El síndrome de Reye afecta al hígado y al cerebro, puede ser fatal en aproximadamente el 10% de los casos y también se ha relacionado con el virus de la varicela.
 
 



Comentarios

victor vasquez
2015-06-24 10:38:02
Tengo entendido que un refriado dura como 4 semanas. Actualmente yo tengo 5 semanas y me siento el pecho apretado como si tuviera asma he tomado de todo y no se me cura voy a tener que ir a un médico de los pulmones para me examine los pulmones.

leslie
2014-10-06 06:42:56
si me curo de una gripe comun, o sea resfriado en que tiempo me puedo volver a contagiar teniendo contacto con personas que todavia tengan gripe

rosarina
2014-08-29 06:40:29
lo unico que quiero saber si con gripe o resfrio me puedo tenir el pelo a baniarme?

Giovani
2013-12-10 09:11:56
Muy bueno el articulo. Los consenjos los pondre en el futuro en practica

joaquín
2013-05-14 06:29:02
Muy clarificador, el artículo. Enhorabuena. Mi caso es el siguiente: Soy bastante mayor. Me vacuné en octubre. No he tenido la gripe, pero en enero cogí un resfriado que me duró un mes. Cuando ya me consideraba curado, volví a resfriarme de forma más virulenta si cabe, de forma que, después de dos meses o más, sigo sin estar curado. He llegado a la conclusión de que padezco de bronquitis, quizá ya crónica. Me alimento de manera sana y natural: verduras, ensaladas, poca carne, sólo algo de vino en las comidas; no fumo, hago ejercicio todos los días y deporte un día a la semana. Mi problema, claro, es la edad avanzada, pero yo no me rindo tan fácilmente. Así que, aparte de ir al médico, que poco ha podido hacer con medicamentos contra el virus, he procurado llevar mi enfermedad con filosofía tratando de encontrar algún remedio casero eficaz (vapores, una buena sudada en la cama y posterior ducha, beber mucho líquido, etc). Pero en esta ocasión todo fracasaba, hasta que, finalmente, he encontrado una receta que me va muy bien. La fiebre de 37,5º, permanente durante las ultimas semanas, se me ha normalizado con sólo día y medio desde que llevo utilizándola, tuso menos, la "olla" de los bronquios va cediendo rápidamente y me encuentro más a gusto con mi cuerpo que estaba, el pobre, hecho una piltrafa. ¿Cuál es la receta milagrosa? Pues es tan simple que me asombro de no haberla descubierto antes. Veréis: siempre he sabido que para este tipo de enfermedades es bueno beber mucho líquido, y yo trataba de hacerlo, pero no procedía correctamente. Beber mucha agua sola, por lo menos en mi caso, es un suplicio. Le ponía algo de sal y me iba mejor, pero no era la solución. Beber zumos envasados, casi todos azucarados, tampoco. Añadir al agua suero de la farmacia (no quiero citar marcas), tampoco. Intentaba hacerme zumos naturales de frutas (naranjas, etc), pero tampoco era práctico. Así, por eliminación, llegué a bosquejar el tipo de líquido que necesitaba, y fue entonces cuando pensé en las sabrosas sopas de verdura con mucho caldo que suele prepararme mi mujer como primer plato para la cena. Me dije entonces: ¡Eureka!... Y sin molestarla a ella, que bastantes tareas tiene la pobre aparte de soportarme sin rechistar, me puse manos a la obra (esto fue anteayer).. Cogí la olla más grande de la cocina, le puse más de dos litros de agua (3/4 de su capacidad) y le metí, troceadas, toda clase de verduras que encontré en la despensa y el frigorífico: lechuga, espinacas, endibia, cebolla, carlota, pimiento, tomate, peregil, apio... ¡Sobretodo apio, que le da muy buen aroma! Y, naturalmente, sal, la justa, pero suficiente para que no estuviera soso. Y lo dejé hervir hasta que estuvo todo cocido. Hecho esto, he ido cogiendo de la olla tazones de caldo solo y los he ido bebiendo a tutiplén, sin ninguna restricción...¡Qué gozada! Por fin bebía líquido en abundancia, sin ningún problema y disfrutando al tragarlo. Lo he bebido templadito mientras conservaba el calor la olla, y ha sido un bálsamo para mis vías respiratorias. Ventajas: bebo toda la cantidad que me apetece sin que me repugne, ingiero minerales naturales, no ingiero edulcorantes, ni hidratos de carbono ni proteínas (no me quita, por tanto, las ganas de comer), orino más y mejor, y disfruto bebiendo... Lo que no comprendo es cómo he tardado tanto en descubrirlo, con lo sencillo que es... Como a mi me está yendo de maravilla este remedio casero, lo aconsejo a todo el mundo que esté luchando infructuosamente con el catarro o la bronquitis. Contraindicación o efecto secundario: ninguno, que yo sepa, salvo el efecto beneficioso. ¡Suerte!

Jou
2012-09-25 14:10:25
Buena información pero también considero que las hierbas no ayudan mucho en los resfriados


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.