Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Enfermedades - Autismo
Seleccione el comienzo de la enfermedad de la cual desea saber más

¿Qué es la Esquizofrenia?
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 30 de Julio 2007
La esquizofrenia es un trastorno mental que deteriora la capacidad de la persona para pensar con claridad, controlar sus emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás

La esquizofrenia es un trastorno mental objetivo del Día Mundial de la Salud de 2001 dedicado a la Salud Mental
La esquizofrenia es una trastorno mental que afecta aproximadamente al 1-2% de la población. Puede afectar a cualquiera, a cualquier edad, pero la mayoría de casos se desarrollan entre la adolescencia y los 30 años. Los niños también pueden padecerla, pero es raro. La esquizofrenia deteriora la capacidad de la persona para pensar con claridad, controlar sus emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás.

Síntomas de la esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia se dividen generalmente en tres grandes categorías: síntomas positivos, desorganizados y negativos.

Síntomas positivos o síntomas psicóticos:

Delirios y alucinaciones puesto que el paciente ha perdido el contacto con la realidad de varias formas importantes. En este caso “positivo” no quiere decir “bueno”, sino que se refiere a la presencia de síntomas evidentes, que no deberían estar presentes. Los delirios pueden producir que el paciente crea que la gente le lee el pensamiento o conspira contra él, que lo vigilan estrechamente o que lo amenazan, o que él puede controlar la mente de los demás. Las alucinaciones producen que el paciente oiga o vea cosas que no existen.

Síntomas desorganizados:

Pensamiento y habla confusa y comportamiento sin sentido. Por ejemplo, las personas con esquizofrenia tienen en ocasiones problemas para comunicar frases coherentes o mantener una conversación con otras personas; se mueven más lentamente, repiten gestos rítmicos o hacen movimientos tales como caminar en círculos o marcando el paso; tienen dificultades para tengan sentido lo que ven, oyen o sienten cada día.

Síntomas negativos:

Inexpresividad emocional o falta de expresión, incapacidad de iniciar y continuar con las actividades, habla escasa y falta de contenido y ausencia de placer o de interés por la vida. “Negativo” en este caso no se refiere a la actitud de la persona, sino a la falta de ciertas características que deberían estar presentes.

Diagnóstico de la esquizofrenia

Para el diagnóstico de esquizofrenia, el paciente debe mostrar los síntomas psicóticos de “pérdida de la realidad” durante al menos seis meses y mostrar dificultad creciente en el funcionamiento diario normal.

Antes de diagnosticar esquizofrenia es imprescindible que el médico excluya otros problemas que pueden semejarla, como los síntomas psicóticos producidos por el uso de drogas u otras enfermedades médicas; episodios de depresión mayor o de manía con características psicóticas; trastorno esquizoafectivo, que tiene características tanto de trastorno del estado de ánimo como de esquizofrenia; trastorno  de delirio, sin alucinaciones, habla y pensamiento desorganizado o ausencia de emociones; y trastorno de autismo o trastornos de la personalidad, especialmente trastornos con personalidad esquizotípica, esquizoide o paranoide.

Tratamiento de la esquizofrenia

Aunque no existe cura para la esquizofrenia, es un trastorno que tiene un buen tratamiento. De hecho, la eficacia del tratamiento de la esquizofrenia es del 60%, en comparación con el 50% de los pacientes del corazón.

Es importante diagnosticar y tratar la esquizofrenia lo más precozmente posible para ayudar a los pacientes a evitar o reducir las recaídas y las hospitalizaciones frecuentes. Varios grandes estudios, prometedores, sugieren que la intervención precoz puede mejorar el mal pronóstico a largo plazo de este tremendo desorden cerebral.

Los pacientes que experimentan síntomas agudos de esquizofrenia pueden requerir un tratamiento intensivo, en ocasiones con hospitalización, que es necesaria para tratar los delirios o las alucinaciones graves, las tendencias suicidas agudas, la incapacidad de cuidarse de uno mismo, o los problemas graves con el alcohol o las drogas.

Es fundamental que los pacientes con esquizofrenia sigan el tratamiento aún cuando se hayan recuperado de un episodio agudo. Alrededor del 80% de los que dejan de tomar la medicación tras un episodio agudo tendrán una recaída en el primer año, mientras que solamente el 30% experimentarán una recaída en el mismo plazo de tiempo si siguen el tratamiento.

La medicación parece mejorar el pronóstico a largo plazo de muchos pacientes con esquizofrenia. Los estudios muestran que tras 10 años de tratamiento, una cuarta parte de los pacientes se han recuperado completamente, una cuarta parte han mejorado considerablemente y otra cuarta parte han mejorado modestamente. El 15% no muestra mejoría y el 10% restante ha muerto, generalmente por suicidio o accidente.

Los individuos que reciben tratamiento por esquizofrenia no son más propensos a la violencia que la población general, a pesar de las excepciones de las que se hacen eco los medios de comunicación.

Medicamentos antipsicóticos

En el tratamiento de la esquizofrenia se utilizan los medicamentos antipsicóticos. Estos agentes ayudan a evitar los delirios, las alucinaciones y los problemas de pensamiento asociados con este grave trastorno. Estos fármacos parecen actuar corrigiendo el desequilibrio entre los compuestos químicos que ayudan a las células cerebrales a comunicarse entre ellas. Igual que con otroa tratamientos farmacológicos con otras enfermedades físicas, algunos pacientes con enfermedades mentales severas tienen que probar diferentes medicamentos antipsicóticos antes de encontrar el que mejor les funciona, o una combinación de varios fármacos que sea más eficaz que un fármaco solo.

Son fármacos antipsicóticos convencionales la clorpromazina, la flufenazina, el haloperidol, el tiotiseno, la trifluoperazina, la perfenazina y la tioridazina. Antipsicóticos más recientemente introducidos en la clínica son la risperidona, la cloazpina, la olanzapina, la quetiapina y la ziprasidona.

El tratamiento suele iniciarse con uno de estos fármacos y como no actúan de forma inmediata, esperar unas semanas a que haga efecto, antes de modificar la dosis, cambiar o añadir otro fármaco. Los fármacos suelen administrarse diariamente en comprimidos o líquido, en inyección de acción prolongada, denominadas formulaciones de depósito o “depot” a intervalos de una a cuatro semanas, que pueden facilitar el tratamiento en determinados pacientes y circunstancias.

Como grupo, los medicamentos antipsicóticos son seguros y los efectos secundarios graves que pueden producir son relativamente raros. Algunos pacientes experimentan efectos secundarios que pueden ser molestos o desagradables, pero que no son graves. Entre los más comunes se encuentran: sequedad de boca, estreñimiento, visión borrosa y mareos. Si aparecen efectos secundarios poco frecuentes o más graves, suele ser necesaria la consulta con el especialista y la modificación del tratamiento antipsicótico.




El artículo sólo es informativo.
Si tiene dudas al respecto, puede plantearlas en:


Comentarios
1
luisa1961
2013-02-05 08:11:56
buens tardes. se corrige el gatismo o costumbre de defecarse orinarse ademas de negarse a obedecer en los pacientes esquizofenicos con el uso de antipsicoticos?

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc

Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.