Publicidad
Inicio Enfermedades Especialidades Actualidad Zona Prensa Enlaces Consultas Médicas
Medicina 21

Artículos de Medicina 21

Factores de riesgo de la cardiopatía coronaria y el infarto de miocardio
Autor: Salvador Giménez - Revisado: 8 de Marzo 2013
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en nuestro país (34,2%), por delante del cáncer (22,5%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (9,4%). Diversos estudios clínicos y estadísticos han identificado una serie de factores que aumentan significativamente el riesgo de cardiopatía coronaria y de infarto de miocardio, la mayor parte de los cuales pueden ser evitados o tratados.

La salud del corazón pasa por la prevención de los factores de riesgo para la cardiopatía coronaria
Diversos estudios clínicos y estadísticos han identificado varios factores que aumentan el riesgo de cardiopatía coronaria y de infarto de miocardio. Los principales factores de riesgo son aquellos que la investigación ha demostrado que aumentan significativamente el riesgo de enfermedad cardiaca y cardiovascular. Existen otros factores asociados con el aumento del riesgo de las enfermedades cardiovasculares, pero su importancia y frecuencia todavía no han sido bien determinadas; son denominados factores contribuyentes al riesgo.

La Asociación Americana del Corazón (AHA, American Heart Association) ha identificado varios factores de riesgo. Algunos de ellos pueden ser modificados, tratados o controlados; otros no. Cuantos más factores de riesgo se tengan, mayor es la probabilidad de desarrollar una cardiopatía coronaria. Asimismo, cuanto mayor sea el nivel de cada factor de riesgo, mayor es el riesgo. Por ejemplo, una persona con un colesterol total de 300 mg/dl tiene un riesgo mayor que otra con un colesterol total de 240 mg/dl, aun cuando un colesterol total superior de los 240 mg/dl ya se considera de alto riesgo.

Factores de riesgo que no pueden ser cambiados:

Envejecimiento. Cuatro de cada cinco personas que mueren de cardiopatía coronaria tienen 65 o más años de edad. Las mujeres que ya han pasado la menopausia que sufren un ataque al corazón tienen más probabilidad que un hombre.

Sexo masculino (género). Los hombres tienen mayor riesgo de infarto de miocardio que las mujeres, y los sufren a una edad más temprana. Incluso tras la menopausia, si bien aumenta la tasa de muerte por cardiopatía entre las mujeres, no es tan elevada como entre los hombres.

Herencia (origen ético). Los hijos de padres con enfermedad cardiaca tienen mayor probabilidad de desarrollarla. Algunas etnias tienen mayor riesgo de enfermedad cardiaca, aunque esto se debe en parte a una tasa más elevada de obesidad y diabetes. 

De la misma manera que no se puede controlar la edad, el sexo y la raza, tampoco se puede controlar la historia familiar o herencia genética. Por eso es aún más importante el tratamiento y el control de otros factores de riesgo que sí se puede.

Factores de riesgo que se pueden modificar, tratar o controlar por cambios en el estilo de vida o medicación:
Tabaquismo. El riesgo de infarto de miocardio de los fumadores es más del doble que el de los no fumadores. El humo del tabaco es el principal factor de riesgo para la muerte súbita de origen cardiaco y los fumadores tienen de dos a cuatro veces más riesgo que los no fumadores. Los fumadores que tienen un infarto tienen mayor probabilidad de morir y de morir súbitamente (en la primera hora). El humo del tabaco también actúa con otros factores de riesgo para potenciar el riesgo de cardiopatía coronaria. Las personas que fuman puros o en pipa también tienen un mayor riesgo de muerte por cardiopatía coronaria, y probablemente de ictus cerebral, aunque su riesgo es menor que el de los fumadores de cigarrillos. La exposición constante al humo de los fumadores también aumenta el riesgo de cardiopatía entre los no fumadores. Este problema está afectando cada vez más a los países del tercer mundo, donde no existen leyes que restringen el consumo de tabaco en lugares públicos y centros de estudio y trabajo. 

Colesterol elevado. Así como aumentan los niveles sanguíneos de colesterol, también aumenta el riesgo de cardiopatía coronaria. Cuando están presentes otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial o el tabaquismo, el riesgo es aún mayor. El nivel de colesterol de una persona también está relacionado con edad, el sexo, la genética y la alimentación.

Hipertensión arterial. La hipertensión arterial aumenta el trabajo del corazón, lo cual produce su aumento de tamaño y debilitamiento. También aumenta el riesgo de ictus cerebral, infarto de miocardio, insuficiencia renal e insuficiencia cardiaca congestiva. Cuando la hipertensión coexiste con obesidad, tabaquismo, colesterol elevado o diabetes, el riesgo de infarto o ictus aumenta de forma exponencial.

Inactividad física. Un estilo de vida sedentario es un factor de riesgo para la cardiopatía coronaria. La actividad física habitual y moderada ayuda a prevenir las enfermedades cardiacas y cardiovasculares. (Una actividad vigorosa no necesariamente resulta más beneficiosa). El ejercicio puede ayudar a controlar el colesterol, la diabetes y la obesidad, así como a reducir la tensión arterial en algunas personas.

Obesidad y sobrepeso. Las personas que tienen un exceso de grasa, especialmente si se localiza en la cintura, tienen mayor probabilidad de desarrollar una cardiopatía o un ictus aun cuando no tengan otros factores de riesgo. También aumenta la presión arterial y los niveles sanguíneos de colesterol y triglicéridos, y reduce los niveles de colesterol HDL (“bueno”). Muchas personas obesas y con sobrepeso tienen dificultad para bajar el peso; no obstante, basta una reducción de 5 a 10 kilos para reducir de forma significativa el riesgo de enfermedad del corazón.

Diabetes mellitus. La diabetes aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, aun cuando los niveles de glucosa estén bajo control, ya que existe un aumento del riesgo de cardiopatía e ictus cerebral. Alrededor de los dos tercios de las personas con diabetes mueren de alguna enfermedad cardiaca o cardiovascular. 

Otros factores que contribuyen al riesgo cardiovascular
La respuesta individual al estrés puede ser un factor contribuyente. Algunos científicos han encontrado una relación entre el riesgo de cardiopatía coronaria y el estrés en la vida de una persona, sus comportamientos con relación a la salud y su nivel socioeconómico. Estos factores pueden afectar a otros factores de riesgo establecidos. Por ejemplo, las personas sometidas a estrés pueden comer más, empezar a fumar o fumar más que otras personas que no tienen estrés.

Las hormonas sexuales parecen jugar un papel en la cardiopatía. Está bien establecido que los hombres tienen más infartos que las mujeres; las mujeres  tienen muchos menos infartos antes de la menopausia. Varios estudios de población muestran que la pérdida de los estrógenos naturales causados por el envejecimiento puede contribuir al aumento del riesgo de cardiopatía después de la menopausia. Si la menopausia está producida por la extirpación quirúrgica del útero y los ovarios, el riesgo de infarto aumenta de forma notable. Si la menopausia ocurre de forma natural, el aumento del riesgo es menos acusado.

Las hormonas también afectan a los niveles de colesterol. Las hormonas femeninas tienden a elevar los niveles de colesterol HDL (“bueno”) y a reducir los de colesterol total. Las hormonas masculinas hacen lo contrario.

Si tiene la menopausia, natural o quirúrgica, puede consultar con su médico la posibilidad del empleo de una terapia hormonal sustitutiva (estrógenos y progestágenos).

La composición de las píldoras anticonceptivas más antiguas, con dosis elevadas de estrógenos y progestágenos, aumentaban el riesgo de la mujer de cardiopatía e ictus. Esto es especialmente cierto para las mujeres de más edad que fuman. Los anticonceptivos orales más modernos y de dosis bajas tienen mucho menor riesgo de enfermedad cardiovascular, excepto para las mujeres que fuman o tienen hipertensión. 

Tomar anticonceptivos orales supone un factor de riesgo adicional para las mujeres, especialmente si fuma, pues aumenta en gran medida el riesgo de que se produzcan coágulos sanguíneos y de padecer infarto de miocardio. Estos riesgos aumentan aún más por encima de los 35 años de edad. Si está tomando la píldora, controle anualmente su presión arterial y sus niveles de triglicéridos y glucosa.

El consumo excesivo de alcohol puede aumentar la presión arterial y/o producir insuficiencia cardiaca e ictus. Puede contribuir a elevar los triglicéridos, el riesgo de cáncer y otras enfermedades y a producir irregularidades en la frecuencia cardiaca. Contribuye a la obesidad, al alcoholismo, al suicidio y a los accidentes de tráfico.

El riesgo de cardiopatía en las personas que beben cantidades moderadas de alcohol es menor que el de los que no beben alcohol. Se considera una cantidad moderada de alcohol una bebida al día para las mujeres y dos al día para los hombres de:

· 300 cc de cerveza

· 150 cc de vino

· 50 cc de licores: güisqui, vodka, ginebra, coñac, tequila, pisco, etc.

No es recomendable que los que no beben empiecen a hacerlo ni que los que beben aumenten la cantidad de alcohol que beben.

Algunos enlaces de interés:
Página de la OMS sobre enfermedades cardiovasculares.

Calculadora de riesgo cardiovascular de la Fundación Española del Corazón (FEC).

Información de la Comisión Europea sobre enfermedades cardiovasculares (en inglés).


El artículo sólo es informativo.
Si tiene dudas al respecto, puede plantearlas en:


Comentarios
1
susana
2011-04-14 08:45:48
estoy con un colesterol total de 300 mg,colesterol hdl de 31mg,trigliceridos de 388mg y un hipotiroidismo elevado. Los valores se me descontolan, tengo 50 anos y una menopausia quirurgica desde los 35 anos. Será esta la causa de mi desorden fisico ?.

Comentarios Anteriores   

Añadir Comentario
* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.
Nombre:   ( En caso de no querer ser identificado, utilice un pseudónimo )
E-mail:  
Comentario:
Código de seguridad
* Por razones de seguridad introduzca el siguiente código númerico en el recuadro:




Temas Relacionados

We comply with the HONcode standard for trustworhy health information: verify here.

Innobit Wmc

Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.