Artículos de Medicina 21


“En las enfermedades cardiovasculares, la prevención es la base del éxito”
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 9 de diciembre 2009

El doctor Xavier Pintó, jefe de la Unidad Funcional de Riesgo Vascular del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), coordinador del Programa de Riesgos Vasculares del mismo hospital y Profesor Asociado de Medicina de la Universidad de Barcelona, nos ofrece en esta entrevista algunas recomendaciones para mantener una buena salud cardiovascular


La enfermedad cardiovascular es la 1ª causa de muerte en España. ¿Qué es lo que falla para que esto sea así?

La principal causa de ello es la muy elevada prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular en la población. Estos factores son la causa principal de que aparezcan las enfermedades cardiovasculares y son el exceso de colesterol, la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes, la obesidad y el sedentarismo.

Concretamente, en cuanto a obesidad y diabetes estamos empeorando, con un incremento progresivo en los últimos años. Actualmente una casi tercera parte de la población adulta presenta un síndrome metabólico, que se caracteriza por la agrupación de al menos 3 de las alteraciones siguientes: obesidad abdominal, alteraciones de los triglicéridos o del colesterol bueno (c-HDL), exceso de glucosa en la sangre e hipertensión.

¿Qué importancia tiene la prevención cuando hablamos de enfermedades cardiovasculares?

Como en muchas otras enfermedades en la prevención está la verdadera clave del éxito. La verdadera prevención ha de ir dirigida a evitar la aparición de los factores de riesgo, lo que se conoce como prevención primordial. Si logramos que la población sea activa y no aumente demasiado de peso, evitaremos que una gran proporción sea diabética, hipertensa o hipercolesterolémica. Así, evitaremos tener que utilizar medicaciones paliativas, pero que no son curativas. Una vez una persona necesita tomar medicamentos para el colesterol, la presión o la diabetes, los necesita tomar a largo plazo.

¿Qué personas son las que deben poner más atención en prevenir las enfermedades cardiovasculares?

Sobre todo las que tienen antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular en sus parientes de primer grado, es decir, padres, hermanos o hijos, en particular si ellos la han padecido de forma prematura, es decir antes de los 55 años en los hombres y de los 65 en las mujeres.

También las que padecen alteraciones genéticas del metabolismo del colesterol, como la hipercolesterolemia familiar o la hiperlipemia familiar combinada, los diabéticos y los que presentan un conjunto de factores de riesgo, como por ejemplo los fumadores que al mismo tiempo son hipertensos y obesos.

¿Cuál es la importancia de la dieta en el paciente con problemas vasculares?

La forma de alimentarnos tiene una importancia crucial sobre la salud vascular. En los pacientes con enfermedad vascular la alimentación ha de aportar la energía en forma de hidratos de carbono complejos, como las patatas, las legumbres, el pan, la pasta italiana y el arroz, sobre todo en su forma integral, proteínas de origen vegetal o del pescado, grasas monoinsaturadas a partir del aceite de oliva o los frutos secos, y muchos vegetales que aportarán los antioxidantes, la fibra, los minerales y las vitaminas. Este tipo de alimentación tiene un efecto preventivo muy importante, para evitar las recaídas de la enfermedad.

Hace poco se publicó un estudio que afirmaba que más del 80% de la población abusa de la sal en las comidas. ¿Qué consecuencias tiene este hecho para la salud cardiovascular?

Es cierto que los alimentos que tenemos a nuestro alcance tienen en muchos casos un contenido excesivo de sal. La sal aumenta el sabor y hace a los alimentos más apetecibles, lo que determina que los productores de alimentos la incluyan en sus productos, con frecuencia en cantidades excesivas. La sal, por su contenido en sodio, hace que el organismo retenga agua, que aumente el volumen de fluido en el interior de las arterias y que aumente la presión de la sangre. El exceso de presión arterial, lo que se conoce como hipertensión, es un factor de riesgo de accidente vascular cerebral y también de infarto de miocardio y de enfermedad de las arterias de las extremidades inferiores.

¿Cuál es la importancia de un tratamiento apropiado para tratar la hipertensión?

Numerosos estudios han demostrado de forma muy evidente que tratar la hipertensión disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y de morir por esta causa. Además, tratar adecuadamente la presión arterial disminuye el riesgo de que se altere la función del riñón, es decir de padecer una insuficiencia renal y de requerir diálisis y de insuficiencia cardiaca. El beneficio de tratar la hipertensión se ha demostrado en los hombres, en las mujeres, en los jóvenes y en los ancianos.

En un paciente que no recibe tratamiento, ¿cuáles son las principales características de la hipertensión?

El problema de la hipertensión, igual que ocurre con otros factores de riesgo, es que en la mayoría de los casos no suele dar síntomas hasta que es tarde. Por ello, es necesario tomarse la presión arterial periódicamente, al menos una vez al año en todas las personas adultas.

¿Existen diferentes manifestaciones de enfermedad cardiovascular en la mujer y en el hombre?

En las mujeres las enfermedades cardiovasculares aparecen unos 10 años más tarde que en los hombres, pero ellas también sufren, como los hombres, infarto de miocardio y accidentes vasculares cerebrales. En las mujeres se suele actuar de forma no tan enérgica que en los hombres y es más habitual que ocurran retrasos en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades circulatorias, con respecto a los hombres.

¿Cómo debería promoverse el control de la hipertensión en la población?

Sobre todo con hábitos saludables, es decir con ejercicio, evitando la obesidad y limitando el consumo de sal y de alcohol en la población general. Con estas medidas evitaríamos que muchas personas llegasen a ser hipertensos. Por otro lado, es necesario que todas las personas adultas se tomen la presión arterial al menos una vez al año y en las que estén por encima de unos determinados valores se traten con cambio de los hábitos de vida y con fármacos cuando sea necesario, en particular cuando las cifras de presión arterial sistólica son mayores de 90 mm Hg y las presión arterial diastólica son mayores de 140 mm Hg.

¿Cómo se vislumbra el futuro en términos de salud cardiovascular?


En los últimos años han mejorado las tasas de enfermedad cardiovascular si las ajustamos a la edad, es decir hoy una persona de una determinada edad tiene menos riesgo de morir de infarto que una persona de su misma edad y sexo hace 10 o 20 años. Sin embargo, la prevalencia de la enfermedad, es decir el número de pacientes con enfermedad cardiovascular ha ido aumentando, debido al progresivo envejecimiento de la población. Además, es preocupante el progresivo aumento de la obesidad, diabetes y el síndrome metabólico. Tanto los profesionales sanitarios, como las autoridades, los productores de alimentos y todas las entidades y organismos con competencias en la materia deberían implicarse en fomentar la actividad física y la alimentación saludable para mejorar esta situación. Por otro lado, cada día disponemos de mejores fármacos para controlar la diabetes, la hipertensión y las alteraciones del metabolismo del colesterol.




Comentarios

raul
2009-12-09 07:31:25
Hablamos muchísimo de la prevención y para mí el secretó es en la educación. Mejorar su salud se debe hacer cada día e no cuando tenemos una epidemia. Con simples consejos de un sitio web he aprendido astucias básicas per tener una vida sana. El sitio qué se llama consejos de Abuelas o trucos de la abuela da algunos de estas astucias: Consejos de la Abuela


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.