Artículos de Medicina 21


Diagnóstico y tratamiento de la neuralgia del trigémino
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 22 de febrero 2008
La neuralgia del trigémino produce un dolor de gran intensidad y corta duración
La neuralgia del trigémino, también llamado “tic douloureaux”, es una enfermedad que afecta al nervio trigémino o 5º nervio craneal, uno de los nervios más largos de la cabeza. El nervio trigémino es el responsable de la transmisión de la sensibilidad de los impulsos nerviosos del tacto, dolor, presión y temperatura hacia el cerebro desde la cara, la mandíbula, las encías, la frente y alrededor de los ojos

Si bien puede estar causada por la compresión de vasos sanguíneos, tumores y malformaciones vasculares, su mecanismo del dolor sigue siendo desconocido. La enfermedad es más común en mujeres que en hombres (60% frente a 40%) y raramente afecta a los más jóvenes de 50 años. Los pacientes con esclerosis múltiple tienen un mayor riesgo de padecerlo, aunque la inmensa mayoría de los que tienen neuralgia del trigémino no padecen esclerosis múltiple

La neuralgia del trigémino se caracteriza por un dolor lancinante, o tipo choque eléctrico, súbito y severo, sin señales de aviso, que típicamente se siente en un lado de la mandíbula o la mejilla. El dolor puede ir aumentando, para luego descender y volver a aumentar, para desaparecer bruscamente. Los ataques de dolor, que generalmente duran varios segundos y que pueden repetirse uno tras otro, pueden ser desencadenados por hablar, cepillarse los dientes, afeitarse, tocarse la cara, masticar o tragar. También pueden interrumpir el sueño, despertando al paciente del sueño más profundo.

Durante los periodos de dolor, los ataques ocurren cientos de veces al día, pueden ir y venir durante el día y durar varios días, semanas o meses durante cierto periodo de tiempo, para desaparecer luego durante meses o años, y el dolor está totalmente ausente en estos periodos. La recurrencia del dolor es casi siempre en la misma zona de la cara, aunque tiende a extenderse.

Diagnóstico de la neuralgia del trigémino

El diagnóstico se suele realizar en función de la historia médica del paciente y de la descripción de las características del dolor. Puesto que no existe ninguna prueba diagnóstica actualmente disponible que confirme la presencia de la neuralgia del trigémino, las técnicas diagnósticas de imagen, como la tomografía computerizada y la resonancia magnética, se utilizan con frecuencia para descartar la presencia de un tumor u otras alteraciones que pudieran ser causa del dolor.

Junto con la historia médica y la exploración general, se realiza una exploración neurológica para determinar los estímulos desencadenantes, las zonas hipersensibles y la localización exacta del dolor. La exploración debe incluir la inspección de las córneas, las fosas nasales, las encías, la lengua y el interior de las mejillas para determinar la forma en que esas zonas responden al tacto y a los cambios de temperatura, calor y frío.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la neuralgia del trigémino empieza con una terapia a base de fármacos anticonvulsivantes, con el objetivo de suprimir la transmisión de los impulsos del nervio trigémino. La carbamazepina es el fármaco de primera elección. Suele empezarse a dosis bajas,  tomándose con alimentos o líquidos. Los pacientes pueden experimentar irritación gástrica, reducción del recuento de leucocitos y efectos secundarios del sistema nervioso central como mareos y desequilibrio.

La mayoría de los pacientes experimentan cierto alivio, pero eventualmente pueden desarrollar tolerancia a la carbamazepina y dejan de responder tras meses o años de tratamiento. Entonces pueden ensayarse otros fármacos anticonvulsivantes como fenitoína, gabapentina y lamotrigina. Un pequeño número de pacientes no responde bien o en absoluto a los anticonvulsivantes, a los que hay que administrar un fármaco llamado baclofeno, que aunque tienen menos y más leves efectos secundarios que la carbamazepina, puede producir mareos, inestabilidad y fatiga, y también pierde su efectividad con el tiempo. El baclofeno puede administrarse en asociación con os anticonvulsivantes.

Otros fármacos utilizados con menos frecuencia para el tratamiento de la neuralgia del trigémino son valproato, corticosteroides y mexiletine. Por suerte, la mayoría de pacientes obtienen alivio con un fármaco o una combinación de fármacos.

Cuando la terapia con fármacos no es útil, se ensayan los procedimientos invasivos. El bloqueo nervioso mediante anestésicos locales que se inyectan en las zonas “gatillo” o desencadenantes, o en las zonas del dolor, pueden proporcionar un alivio temporal. Las inyecciones de glicerol, que pueden administrarse bajo anestesia general o tras sedación intravenosa, pueden destruir las fibras que conducen los impulsos desencadenantes, con menor pérdida sensorial. Aún cuando las inyecciones de glicerol tienen una elevada tasa de respuesta inicial, la incidencia de recurrencia del dolor es elevada, a los cinco años.

La técnica quirúrgica más comúnmente utilizada es la descompresión microvascular, un procedimiento hospitalario que requiere anestesia general y que permite a los cirujanos reposicionar las arterias o las venas que presionan sobre el nervio trigémino. Hasta el 80% de los pacientes experimentan alivio del dolor a largo plazo y retienen una sensibilidad normal en la cara con una baja incidencia de recurrencias.

La gangliolisis por radiofrecuencia implica la lesión del ganglio de Gasser, la gran raíz plana del nervio trigémino. Mediante guía radiológica, el cirujano inserta una aguja a través de la mejilla hasta el interior de las raíces detrás del ganglio de Gasser para enviar una corriente de radiofrecuencia. Esta corriente calienta y destruye porciones seleccionadas del ganglio de Gasser, que se cree responsable del dolor. Este procedimiento percutáneo proporciona alivio al casi todos los pacientes; sin embargo, la tasa de recurrencia es del 20 al 30% y suele utilizarse especialmente en pacientes debilitados o ancianos que no pueden ser sometidos a los riesgos de una cirugía mayor.

En los casos en que la descompresión microvascular no puede ser tolerada o donde ha fallado la gangliolisis por radiofrecuencia, puede realizarse la neurectomía o neurolisis periférica. Esta destrucción quirúrgica y química de las ramas periféricas del nervio trigémino produce un gran entumecimiento para aliviar el dolor. El alivio del dolor raramente dura más de un año, por lo que se necesita repetir el procedimiento.

Pronóstico

La enfermedad se caracteriza por recurrencias y remisiones y las sucesivas recurrencias pueden incapacitar al paciente. A causa de la intensidad del dolor, incluso el temor anticipado del ataque puede impedir cualquier actividad. La neuralgia del trigémino no amenaza la vida del paciente. Sin embargo, el resultado es un paciente física y mentalmente incapacitado, que tiene temor de comer y evita actividades higiénicas personales. Cuando el dolor es especialmente intenso y prolongado, predispone a la depresión e incluso a tendencias suicidas. No es infrecuente que el paciente consulte con el dentista creyendo que el dolor de la mandíbula es debido a problemas de los dientes, por lo que puede sufrir extracciones dentales innecesarias.

© Medicina 21 - Ediciones Farmavet



Comentarios

Ediht
2016-04-15 06:18:54
Hola. Hace 6años sufro neuralgia del trigemino. Hace tres en forma interrumpida.he tomado toda clase de desinflamatorios. Ahora tomó dos o tres i buprofenos por día. Estoy haciendo biomagnetismo con un kinesiologo. Disminuyó parcialmente el dolor. Tengo temor a las intervención quirúrgica.

Carolina
2016-03-29 06:29:24
Hola, llevo más de 6 años usando carbamazepina, nunca he presentado efectos secundarios. últimamente veo problemas de inflamación de encías en mis dientes, mi pregunta es: tiene esto alguna relación o es un problema de higiene dental?

Mike
2016-03-22 07:02:27
Padezco hace un año y durante una semana no podia comer ni lavarme los dientes ya que todo lo que introducia a mi boca desataba el dolor punzamte y no se quitaba hasta que no tenia nada en la boca ni agua podia tomar despues me dio un dolor muy intenso a la altura fe la cien ya no era pinzante tipo shock sentia que me taladraban la cabeza no podia hablar y queria golpearme la cabeza con tal de que desapareciera el dolor me duro cinco interminanles minutos no sabes que es y de verdad quieres suicidarte despues encontré dos amigos que lo padecieron y me recomendaron consultar al neurólogo me mando gabapentima, luego remitio unos meses pero ya iniciaron nuevamente aunque con menor intensidad, lo que al momento concluyo es que cada caso es diferente si debemos acudir al neurólogo y tomar en cuenta que los medicamentos sólo son paleativos y que cada uno responderá a ellos de manera diferente.

muela juicio
2016-03-11 07:26:23
Mi caso aparecio tras sensibilidad dental en uno de mis.dientes en el que me hicieron una endodoncia araiz de esta endodoncia me parecio esa tortura que duro un mes pero que me dejo hundido moralmente por fin acudi a un medico cirujano q tenia una clinica dental muy importante me saco las dos muelas del juicio y todo termino. Mi pregunta es si esto me puede volver a suceder ya que yo lo he dado por solucionado no quiero pensae en volver a pasar por eso. Solo os digo q ojala acaben algun dia con esta enfermedad xq es espantosa, eso si mucho animo y no dejeis de luchar

Selene
2016-03-04 07:18:21
Hola Luisa, tengo neuralgia del trigemino hace 9 meses y a raíz de eso me hicieron una resonancia, y me han diagnosticado esclerosis múltiple, antes de todo esto y continuamente tengo mareos, dificultad en el habla, debilidad en las piernas y brazos. Por esta razón te lo comento, por si no te han hecho resonancia para descartar esta enfermedad que tiene como sintomas los que has descrito y que yo he tenido.

JACINTA
2016-03-01 07:25:52
Hola! Tengo 40 años y empece hace 2 años con los sintomas, primero dolor punzante en el oido, despues ardor o quemazon en la mejilla, cosquilleo u hormigueo en los labios y dolor en las encias superior e inferior, siempre del lado izquierdo. Recurri al medico clinico y me derivo al neurologo, quien me indico hacer una resonancia , luego del resultado me dignostico NEURALGIA DEL TRIGEMINO, el tratamiento que me recomendo fue con AMITRIPTILINA al principio con una dosis baja pero la tuve q incrementar porque no tenia respuesta, luego llegue a q desaparecieran los sintomas pero este año intente dejar la medicacion en forma paulatina y con el aval del medico pero a la semana de no estar tomandola aparecieron los todos los sintomas otra vez con el agregado de un dolor punzante en la cabeza. Volvi al tratamiento nuevamente y de a poco fueron mermando. No se si en algun momento podre dejar la medicacion. Espero q le sirva a alguien mi experiencia.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.