Artículos de Medicina 21


Diagnóstico y tratamiento de la neuralgia del trigémino
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 22 de Febrero 2008
La neuralgia del trigémino, también llamado “tic douloureaux”, es una enfermedad que afecta al nervio trigémino o 5º nervio craneal, uno de los nervios más largos de la cabeza. El nervio trigémino es el responsable de la transmisión de la sensibilidad de los impulsos nerviosos del tacto, dolor, presión y temperatura hacia el cerebro desde la cara, la mandíbula, las encías, la frente y alrededor de los ojos

Si bien puede estar causada por la compresión de vasos sanguíneos, tumores y malformaciones vasculares, su mecanismo del dolor sigue siendo desconocido. La enfermedad es más común en mujeres que en hombres (60% frente a 40%) y raramente afecta a los más jóvenes de 50 años. Los pacientes con esclerosis múltiple tienen un mayor riesgo de padecerlo, aunque la inmensa mayoría de los que tienen neuralgia del trigémino no padecen esclerosis múltiple

La neuralgia del trigémino se caracteriza por un dolor lancinante, o tipo choque eléctrico, súbito y severo, sin señales de aviso, que típicamente se siente en un lado de la mandíbula o la mejilla. El dolor puede ir aumentando, para luego descender y volver a aumentar, para desaparecer bruscamente. Los ataques de dolor, que generalmente duran varios segundos y que pueden repetirse uno tras otro, pueden ser desencadenados por hablar, cepillarse los dientes, afeitarse, tocarse la cara, masticar o tragar. También pueden interrumpir el sueño, despertando al paciente del sueño más profundo.

Durante los periodos de dolor, los ataques ocurren cientos de veces al día, pueden ir y venir durante el día y durar varios días, semanas o meses durante cierto periodo de tiempo, para desaparecer luego durante meses o años, y el dolor está totalmente ausente en estos periodos. La recurrencia del dolor es casi siempre en la misma zona de la cara, aunque tiende a extenderse.

Diagnóstico de la neuralgia del trigémino

El diagnóstico se suele realizar en función de la historia médica del paciente y de la descripción de las características del dolor. Puesto que no existe ninguna prueba diagnóstica actualmente disponible que confirme la presencia de la neuralgia del trigémino, las técnicas diagnósticas de imagen, como la tomografía computerizada y la resonancia magnética, se utilizan con frecuencia para descartar la presencia de un tumor u otras alteraciones que pudieran ser causa del dolor.

Junto con la historia médica y la exploración general, se realiza una exploración neurológica para determinar los estímulos desencadenantes, las zonas hipersensibles y la localización exacta del dolor. La exploración debe incluir la inspección de las córneas, las fosas nasales, las encías, la lengua y el interior de las mejillas para determinar la forma en que esas zonas responden al tacto y a los cambios de temperatura, calor y frío.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la neuralgia del trigémino empieza con una terapia a base de fármacos anticonvulsivantes, con el objetivo de suprimir la transmisión de los impulsos del nervio trigémino. La carbamazepina es el fármaco de primera elección. Suele empezarse a dosis bajas,  tomándose con alimentos o líquidos. Los pacientes pueden experimentar irritación gástrica, reducción del recuento de leucocitos y efectos secundarios del sistema nervioso central como mareos y desequilibrio.

La mayoría de los pacientes experimentan cierto alivio, pero eventualmente pueden desarrollar tolerancia a la carbamazepina y dejan de responder tras meses o años de tratamiento. Entonces pueden ensayarse otros fármacos anticonvulsivantes como fenitoína, gabapentina y lamotrigina. Un pequeño número de pacientes no responde bien o en absoluto a los anticonvulsivantes, a los que hay que administrar un fármaco llamado baclofeno, que aunque tienen menos y más leves efectos secundarios que la carbamazepina, puede producir mareos, inestabilidad y fatiga, y también pierde su efectividad con el tiempo. El baclofeno puede administrarse en asociación con os anticonvulsivantes.

Otros fármacos utilizados con menos frecuencia para el tratamiento de la neuralgia del trigémino son valproato, corticosteroides y mexiletine. Por suerte, la mayoría de pacientes obtienen alivio con un fármaco o una combinación de fármacos.

Cuando la terapia con fármacos no es útil, se ensayan los procedimientos invasivos. El bloqueo nervioso mediante anestésicos locales que se inyectan en las zonas “gatillo” o desencadenantes, o en las zonas del dolor, pueden proporcionar un alivio temporal. Las inyecciones de glicerol, que pueden administrarse bajo anestesia general o tras sedación intravenosa, pueden destruir las fibras que conducen los impulsos desencadenantes, con menor pérdida sensorial. Aún cuando las inyecciones de glicerol tienen una elevada tasa de respuesta inicial, la incidencia de recurrencia del dolor es elevada, a los cinco años.

La técnica quirúrgica más comúnmente utilizada es la descompresión microvascular, un procedimiento hospitalario que requiere anestesia general y que permite a los cirujanos reposicionar las arterias o las venas que presionan sobre el nervio trigémino. Hasta el 80% de los pacientes experimentan alivio del dolor a largo plazo y retienen una sensibilidad normal en la cara con una baja incidencia de recurrencias.

La gangliolisis por radiofrecuencia implica la lesión del ganglio de Gasser, la gran raíz plana del nervio trigémino. Mediante guía radiológica, el cirujano inserta una aguja a través de la mejilla hasta el interior de las raíces detrás del ganglio de Gasser para enviar una corriente de radiofrecuencia. Esta corriente calienta y destruye porciones seleccionadas del ganglio de Gasser, que se cree responsable del dolor. Este procedimiento percutáneo proporciona alivio al casi todos los pacientes; sin embargo, la tasa de recurrencia es del 20 al 30% y suele utilizarse especialmente en pacientes debilitados o ancianos que no pueden ser sometidos a los riesgos de una cirugía mayor.

En los casos en que la descompresión microvascular no puede ser tolerada o donde ha fallado la gangliolisis por radiofrecuencia, puede realizarse la neurectomía o neurolisis periférica. Esta destrucción quirúrgica y química de las ramas periféricas del nervio trigémino produce un gran entumecimiento para aliviar el dolor. El alivio del dolor raramente dura más de un año, por lo que se necesita repetir el procedimiento.

Pronóstico

La enfermedad se caracteriza por recurrencias y remisiones y las sucesivas recurrencias pueden incapacitar al paciente. A causa de la intensidad del dolor, incluso el temor anticipado del ataque puede impedir cualquier actividad. La neuralgia del trigémino no amenaza la vida del paciente. Sin embargo, el resultado es un paciente física y mentalmente incapacitado, que tiene temor de comer y evita actividades higiénicas personales. Cuando el dolor es especialmente intenso y prolongado, predispone a la depresión e incluso a tendencias suicidas. No es infrecuente que el paciente consulte con el dentista creyendo que el dolor de la mandíbula es debido a problemas de los dientes, por lo que puede sufrir extracciones dentales innecesarias.




Comentarios

Neyma
2015-06-15 06:27:51
Hola, yo tengo aproximadamente 10 años con este padecimiento y primero me dijeron que era por la muela del juicio y me la quitaron, pero las molestias continuaron y me mandaron con un médico maxilofacial y el me diagnóstico neuralgia del trigémino en la segunda rama, me dio carbamazepina y luego me agregaron gabapentina, hasta que el dolor ganó. Luego el me mando con un doctor en clínica del dolor y este doctor me infiltra el nervio y me dura entre uno y dos años dormido. Mi medico es el doctor Alfonso Neri, en la ciudad de Chihuahua, Chih.

Yuraima
2015-06-01 06:39:18
Yo comence con un dolor de muela me mandaron hacer una panorámica dicen que la cordal no es pq nunca salio y ya a mis 50 no tiene importancia entonces me trataron un premolar con tratamiento de conducto el dolor persiste ahora me dicen que debe ser el trigemino oh no! S.O.S

jose luis
2015-05-22 06:29:09
Yo tengo este problema desde hace 2 años , como con miedo , me duele al sepillarme los dientes ,ya me estoy acostumbrando a convivir con el dolor ,fui al odontólogo pensando que era un trastorno odontológico me duele el solo roce de mi mano la zona del bigote y el ala de la nariz del lado derecho que se irradia por la órbita del ojo y la región parietal del lado derecho , ya no se que hacer el dolor es insoportable que me paraliza por unos segundo , y se repiten durante el día varias veses , desde hace 2 años

Sergio Cajas Cuesta
2015-05-15 06:26:24
yo llevo 6 años y hasta ahora mi nuevo dentista con una resonancia magnética que tenía infecciones en las encías y una de esta presiona el nervio, llevo 4 días de operado de una encía con raspado y tomando antibiótico y Carbamazepina desde hace 6 semanas y me siento mucho mejor.

mario anabalon
2015-05-12 13:42:48
Estimados: Junto con saludarles ruego a ud hacer respuesta a : Es posible que esta enfermedad sea provocada por golpes y o una fuerte caída???

ADOJ
2015-04-30 06:47:44
Yo hace 4 años sufro de esta enfermedad, durante 3 años utilice carbamazepina y fue efectiva hasta q s volvió resistente, ahora estoy iniciando un tratamiento de orxabacepina, dicen q es lo mejor q hay, tratare de verificarlo y después conmentare...Es importante pedir la paciencia y ayuda de Dios porque es insoportable humanamete el dolor q produce esta enfermedad. Yo oro mucho a Dios y tomo la medicina....saludos a todos y paciencia para seguir con nuestra vida.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.