Actualidad Médica


La dieta mediterránea también protege la salud renal
5 de noviembre 2014
Un estudio publicado en Clinical Journal of the American Society of Nephrology (CJASN) asocial la dieta mediterránea o similares con una reducción del 50% del riesgo de desarrollar insuficiencia renal.

Controlar la insuficiencia renal

La insuficiencia renal es un problema cada vez más común. Aunque se han conseguido mejoras en la protección de la función renal por medio del control de factores de riesgo como la hipertensión o la diabetes, muchas personas sufren pérdida de función renal a medida que envejecen. Cada vez existen más indicios que apuntarían a que unos malos hábitos alimentarios estarían asociados a la insuficiencia renal, por lo que los investigadores plantearon si una mejora en la alimentación podría contribuir a mejorar la función renal. Para ello, examinaron la asociación entre diversos grados de adherencia a la dieta mediterránea con la función renal a largo plazo en un estudio observacional en el que participaron más de 900 voluntarios durante casi siete años.

Numerosos estudios ya habían asociado la dieta mediterránea con efectos beneficiosos en diversos trastornos como las cardiopatías, enfermedad de Alzheimer, diabetes y cáncer, entre otras. Los resultados de este nuevo estudio mostraron que por cada punto sumado en la su puntuación de dieta mediterránea el riesgo de insuficiencia renal descendía en un 17%. Las pautas alimenticias más próximas a la dieta mediterránea (5 o más puntos) se asociaban a un riesgo un 50% inferior de desarrollar insuficiencia renal y con un riesgo 42% menor de experimentar pérdida acelerada de la función renal.

El artículo, titulado The Association between a Mediterranean-Style Diet and Kidney Function in the Northern Manhattan Study Cohort, fue publicado online en la web de la CJASN el pasado 30 de octubre de 2014.

Ventajas de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea se basa en un alto consumo de fruta, verdura, pescado, legumbres y grasas cardio saludables, minimizando el consumo de carnes rojas, alimentos pre cocinados y dulces. La adopción de una dieta estilo mediterránea, rica en fruta, vegetales y cereales, en la que el aceite de oliva es la principal fuente de grasas, es una excelente forma de mejorar el factor "nutrición" implicado en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Además de los numerosos estudios científicos que demuestran los beneficiosos efectos del aceite de oliva, las recomendaciones sobre alimentación sana para el corazón y las arterias pueden ser satisfechas fácilmente gracias a la Dieta Mediterránea, simplemente incluyendo los vegetales disponibles en cada parte del mundo. Las ventajas de la dieta mediterránea incluirían:

  • menor tasa de mortalidad por cardiopatía coronaria
  • el consumo de aceite de oliva se asocia con un mejor perfil de riesgo coronario
  • una dieta rica en aceite de oliva reduce la necesidad de medicación antihipertensiva
  • al ser rica en vegetales y en potasio, parece tener un saludable efecto en la reducción de la presión arterial y puede proteger frente a la mortalidad asociada al ictus
  • al ser rica en antioxidantes, vitaminas E y C, carotenoides y compuestos polifenólicos (aceite de oliva y vino), parece tener un papel protector en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento
  • al ser rica en grasas monoinsaturadas, mejora el control de la diabetes
  • aunque no es una dieta pobre en grasa, puede contribuir a la prevención y al tratamiento de la obesidad, gracias a su palatabilidad y su variedad, ya que es controlada en cuanto a las calorías
  • parece proteger frente a la declinación cognitiva relacionada con la edad



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.